Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

David vs Goliat: la puja por la conducción empresarial en Santander

Los empresarios, tenemos que estar atentos a una movida que se nos viene en menos de un mes: Las elecciones de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Bucaramanga. Breve reflexión sobre el proceso democratico privado más imporante en Santander.

Sebastian Galvis
Sebastian Galvis
Empresario
3 Seguidores63 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

905

0

21 de Noviembre de 2018

Por estos días, los empresarios santandereanos, tenemos que estar muy pendientes de una movida importante que se nos viene en menos de un mes, quizás, es el proceso democrático privado más importante en Santander: Las elecciones de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, entidad que reúne a un poco más de 85.000 empresarios inscritos, y que sólo para este año, ha tenido un importante presupuesto, de aproximadamente $29 mil millones, según los reportes en su página oficial, para ejecución de proyectos, contratación, gestión, entre otros.

La Cámara de Comercio es un socio estratégico vital para el desarrollo de la región, ya que aparte de cumplir algunas funciones públicas, como registros públicos o mercantiles, es el organismo encargado de desarrollar y ejecutar las políticas correctas para promover el emprendimiento, el buen comercio, el fortalecimiento de los diferentes clústeres, el desarrollo económico y es una entidad “jalonadora” de inversión a nuestro Santander.

Por su parte, la Junta Directiva de esta entidad, es el organismo de gran control y poder en dónde se diseñan estas políticas, sirve de enlace entre el sector público y privado, hace seguimiento a millonarios recursos en contratación, y toman decisiones con algunas inversiones importantes. Está compuesta por 12 miembros, 8 elegidos por votación y 4 puestos por el gobierno, todo esto, lo hace un organismo tan apetecido para los diferentes grupos económicos y, sobre todo, políticos.

A pesar de la gran importancia de este acontecimiento, las cifras de participación en esas elecciones son decepcionantes, ya que, de los 85.000 empresarios inscritos, sólo están habilitados para votar cerca de 1.900, es decir, el 2% de nuestros empresarios.

Podemos ser la cuarta o quinta ciudad más competitiva de nuestro país, pero no podemos dejar que nuestra Cámara de Comercio esté en lugar mediocre de participación, de las 57 cámaras de comercio del país.

Precisamente, la poca participación, de los empresarios en nuestra región, hace que esta contienda, hoy en día, sea una pelea de “David” vs “Goliat”.

Por un lado, están los “Goliat”, que son esos empresarios, de las familias tradicionales, y consideraros, los “cacaos” de Santander, por tener tradicionalmente el control de los diferentes organismos, en diferentes sectores de nuestra economía local, sea medios de comunicación, universidades, transporte, producción, avícolas, constructoras, institutos de salud, entre otros, e incluso, otros gremios y juntas directivas importantes de nuestra región. También son reconocidos por influir en la política regional y local moviendo sus fichas para verse favorecidos. 

Por el otro lado, están los “David”, facción conformada por empresarios micro, pequeños y medianos, que se dieron cuenta de la importancia de estos organismos, y unieron fuerzas para tener voz y voto, para el beneficio de todos.

Es de resaltar la labor que han hecho estos “David” en los últimos tres periodos (2006-2010, 2010-2014 y 2014-2018) por estar ganándose su espacio en la Junta Directiva y haber implementado políticas incluyentes para el verdadero desarrollo empresarial de la región.

Para notar el aporte positivo de los “David”, basta con ver los registros de las últimas Juntas Directivas de la entidad y su relación con los indicadores de gestión y sus logros, como, por ejemplo: incremento en número de afiliados, ampliación de la CCB llegando a municipios estratégicos de Santander, programas para emprendedores y micro/pequeñas empresas, entre otros.

Hay que resaltar que nuestra Cámara de Comercio no ha estado en problemas graves recientes de corrupción o politización, cómo en Bogotá o la Costa Caribe. 

Por eso, amigo empresario, póngase una tarea antes de este jueves 06 de diciembre: verifique si cumple los requisitos para votar, tómese el tiempo para leer y conocer bien las listas, si puede acercarse y conocer las propuestas hágalo, y verifique que no sea una lista con influencia política, para seguir evitando que esa entidad se politice.

Piense y elija muy bien si se siente identificado con los David, o con los Goliat, y deposite su voto. Tenga en cuenta que las personas que estarán siendo elegidas, tendrán la responsabilidad de beneficiarnos y representarnos a todos los empresarios de la región, durante los próximos cuatro años.

Si usted no puede participar en las elecciones lo invito a que se ponga al día con los requisitos y lo haga dentro de cuatro años para que no dependa de las decisiones de solo el 2 por ciento de los empresarios de la región.

 

Interactiva: