Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Chupando petróleo

De un mal a otro. En la industria petrolera de Norte de Santander merman los ataques a la infraestructura. Ahora se dispara el hurto de combustible que se presenta en el oleoducto Caño Limón Coveñas, que afecta la producción de campo Tibú.

Andrés Vargas Ferro
Andrés Vargas Ferro
Politólogo y periodista
183 Seguidores173 Siguiendo

0 Debates

29 Columnas

Columna

172

0

30 de Junio de 2016

Uno de los perjuicios que se fortalece en las zonas petroleras además de los atentados (suman 10 ataques aproximadamente para el 2016 entre Norte de Santander y Arauca), son mafías que actúan como una especie de “vampiros”, que instalan pegas ilícitas para robar el crudo de los oleoductos en las regiones.

Por ejemplo para el caso de Caño Limón - Coveñas se han identificado 300 válvulas hechizas en el tramo que corresponde a Norte de Santander, donde extraen ilegalmente el combustible. Muchas veces para el procesamiento de la coca o entre refinerías clandestinas, de las cuales según afirma la fuerza pública, han sido destruidas más de 45 entre 2015 y 2016, en municipios como El Tarra, Sardinata y la Zona Rural de Cucutá

Las 300 válvulas han succionado aproximadamente unos 310 mil barriles de petróleo y según afirma Ecopetrol, por su método artesanal de extracción, el uso de las chupas ilícitas a ocasionado el vertimiento indiscriminado del combustible, contaminado las fuentes hídricas como las de los ríos El Tarra y Tibú. Cada una de las "válvulas vampiro" puede extraer aproximadamente 1.000 barriles de crudo, lo que equivale a cerca del 0,11% de la producción nacional, por cada una de las pegas. 

Así se amplía un contexto de ilegalidad donde hay menos contrabando, pero más hurto. Tras el cierre de la frontera con Venezuela las bandas criminales se las han ingeniado para abastecerse del combustible de una forma mal habida de la producción local para mantener vigente el tráfico de combustible. La frontera es una zona delicada que merece más atención por parte de las autoridades locales y salidas económicas concertadas para mermar dichas actividades que afectan directamente la riqueza nacional.