Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

La Niña viene, pero no hay que entrar en pánico

Existe un 76 por ciento de probabilidad de que venga un fenómeno de La Niña. Algo que puede asustar mucho porque recuera la ola invernal del 2010 y 2011. Pero no hay que entrar en pánico.

Jeimar Tapasco
Jeimar Tapasco
Investigador del International Center for Tropical Agriculture (CIAT)
200 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

231

0

29 de Junio de 2016

De acuerdo con el Centro de Predicciones Climáticas/NCEP/NWS y el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad, El Niño se disipó. Actualmente nos encontramos en condición ENSO-Neutral, un período de transición entre el fenómeno de El Niño y La Niña cuando la temperatura superficial del mar está entre 0.5 y -0.5 ºC (cuando hay neutralidad, no es Niño ni es Niña).

Sin embargo, existe una alta probabilidad que un fenómeno de La Niña leve o moderado comience entre agosto y diciembre de de este año; parece, porque no se puede afirmar con certeza ya que la probabilidad es de 76 por ciento. 

Cuando se habla del fenómeno de La Niña la gente se preocupa porque viene a la mente lo sucedido la ola invernal del 2010 y el 2011, dónde según el BID y la Cepal el total de daños ascendió a 11.2 billones de pesos, de los cuales 0.7 billones ocurrieron en el sector agropecuario, siendo Bolívar, Valle del Cauca y Atlántico los departamentos más afectados. 

Según los modelos, este nuevo fenómeno de La Niña iniciaría entre agosto y diciembre de 2016. Aunque esto no quiere decir que los impactos sean inmediatos en ese último trimestre de 2016 ni de la gravedad de lo ocurrido en el año 2011.

Bajo ese escenario, en el primer semestre de 2017 podrían surgir varios riesgos para la agricultura dependiendo de la intensidad del evento.

Hasta el momento se habla de una Niña entre leve y moderada pero es preferible esperar hasta septiembre para decir algo al respecto (ya que los riesgos son para el primer semestre de 2017).

Si el evento es leve, seguramente los impactos no serán mayores para la agricultura, pero si es moderado si pueden existir riesgos para ciertos cultivos de la región Andina, Caribe Seco, Norte del pacifico y occidente Antioqueño que, de acuerdo con el Ideam, son las zonas dónde generalmente incrementan las precipitaciones debidas a este fenómeno.

El mayor riesgo tiene que ver con el incremento de enfermedades en los cultivos de arroz (Costa Norte y Centro del país), maíz (Costa Norte y Centro del país), papa, palma de aceite (Costa Norte), café (plantaciones susceptibles a la roya), plátano y banano, y en este caso la vigilancia, las medidas de aireación de los cultivos y medidas preventivas son muy importantes.

Otro problema son los encharcamientos de los lotes en zonas planas, y en este caso una buena preparación del suelo y mantenimiento de los sistemas de drenaje y mantenimiento de canales son indispensables. Esto sumado a una revisión de los jarillones para evitar inundaciones.

Como los mayores riesgos se presentarían en el primer semestre de 2017, los agricultores deberían aprovechar el segundo semestre de 2016 para sacar muy buenas cosechas.

Es muy importante que la gente no entre en pánico frente a los anuncios de La Niña. Es importante que la gente no deje de sembrar en los próximos meses, ya que no hay mayores riesgos para estas siembras.