Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Morir en el tráfico

Las muertes en el tránsito son la segunda causa de muerte violenta en el país después de los homicidios y la primera entre la población joven. En el eje cafetero la tendencia en el tiempo no muestra avances importantes e indica que algo en la estrategia está fallando.

Natalia Escobar Santander
Natalia Escobar Santander
Directora de Manizales Cómo Vamos
18 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

392

0

03 de Octubre de 2018

Luz Mary Carvajal de García de 61 años tenía siete nietos y dos hijos vivos. Residía en el barrio San Cayetano, en Manizales. Con su esposo de 76 años transitaba por la vía al Guamo, sector del barrio Samaria, cuando un colectivo de transporte escolar los atropelló cuanto intentaban cruzar la vía. Luz Mary murió luego de permanecer cinco días hospitalizada.

Ella es una de las 36 victimas de siniestros viales en Manizales este año y su familia se suma a las más de 253 familias que han perdido a algún ser querido en los últimos cinco años por causa de los mal llamados accidentes de tránsito. Cada año la historia se repite, pues Manizales lleva al menos una década con la misma cifra de muertos por esta causa, como lo hemos revelado en los

De acuerdo con cifras de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, los siniestros de tránsito le cuestan al país entre 20 y 25 billones de pesos, el equivalente tres veces el presupuesto de inversión en transporte. Además, las muertes en el tránsito son la segunda causa de muerte violenta en el país, después de los homicidios y la primera entre la población joven.

Según la última información de Medicina Legal, en Manizales se presentaron 47 muertos en accidentes de tránsito, 5 menos que el año anterior, pero igual número al obtenido en 2015 y 2011. La tendencia en el tiempo es errática, no muestra avances importantes e indica que algo en la estrategia está fallando. 

En Armenia se presentó la situación más crítica. 80 personas fallecieron por cuenta de los siniestros viales, una cifra 32% superior a la observada en 2016. Por su parte, en Pereira se presentó una reducción equivalente al 20%, al pasar de 88 a 70 casos.

96% de los muertos en accidentes de tránsito en Manizales en 2017 se presentaron en los usuarios vulnerables de la vía pública, peatones (40%), motociclistas (43%) y ciclistas (13%), mientras en el contexto internacional la proporción de muertes en este tipo de vehículos es cercana al 25%. Aunque no tan marcado, en las otras ciudades del eje cafetero el panorama no es muy diferente. En Pereira corresponde al 89% de las víctimas y en Armenia al 85%.

Peatones, los más vulnerables

La OMS recomienda que promuevan métodos activos como caminar o usar la bicicleta. La evidencia indica que las políticas medioambientales que influyen en el modo de transporte que utiliza la población traen consigo importantes beneficios para la salud.

A pesar de ser considerados, al menos en el papel, como el actor más importante en la estructura de movilidad de los centros urbanos, los peatones siguen poniendo sus vidas en riesgo, pues representaron cerca del 40% de las víctimas en las tres ciudades del eje cafetero. A nivel internacional, los peatones fallecidos representaron alrededor del 15% de las víctimas, por lo que las Manizales, Pereira y Armenia están frente a un reto de seguridad vial.

Según Medicina Legal, las tres ciudades del eje cafetero se encuentran por encima de la tasa nacional de peatones muertos por accidentes de tránsito. Entre las principales ciudades del país, Armenia fue la ciudad con mayor mortalidad de peatones en siniestros viales, Pereira la tercera y Manizales la octava.

Aproximadamente el 70% de las víctimas peatones correspondieron a personas mayores de 60 años. Si no hay un cambio en el modelo de movilidad, es muy posible que esta tendencia se mantenga e incluso se incremente, pues la transición demográfica del país se ha dado de manera más acelerada en las ciudades del eje cafetero. Según los datos preliminares del Censo General de población 2018, Quindío, Caldas y Risaralda se encuentran entre los departamentos con mayor

Las autoridades argumentan que según la los adultos mayores deberían salir acompañados a la calle, sin embargo según la Corte Constitucional la intención de esta ley no es restringir la circulación o el derecho a la autonomía, sino reiterar el deber de solidaridad de la sociedad con las personas mayores. Teniendo en cuenta la transición demográfica, ¿no es hora de que pensemos mejor en construir ciudades en donde todos, niños y ancianos, puedan caminar seguros por las calles?

Las motos, un jugador que llegó para quedarse

Cerca de 200 mil motos se encuentran registradas en las tres ciudades del eje cafetero.  Manizales y Pereira concentraron el 80% de estos vehículos. Para el caso de Manizales, con respecto al 2009 las motos matriculadas en la ciudad han aumentado un 167%. Estamos frente a un vehículo que es económico y alcanza velocidades promedio superiores, pero tiene grandes externalidades negativas en accidentalidad. Este es uno de los principales desafíos para la gestión de la movilidad en las urbes colombianas.

Colombia es uno de los países con más alta mortalidad de motociclistas en América Latina, con 7 motociclistas fallecidos en accidentes de tránsito por cada 100 mil habitantes mientras por ejemplo Brasil registró 2,9 por cada 100 mil habitantes y Paraguay 2,5 por cada 100 mil habitantes.

Durante 2017 aumentaron las muertes en moto en Manizales y en Armenia. El caso más alarmante es nuevamente el de Armenia, en donde las víctimas motociclistas se incrementaron un 44% en el último año, seguida de Manizales, en donde el aumento fue del 11%.

Los conflictos entre peatones y motociclistas también son un asunto de atención, por la popularidad que ha ganado la moto como medio de transporte y por representar una amenaza para los peatones por su conducción “en la mitad de la vía”. 43% de los peatones fueron atropellados por motos, que sumados al 39% de fallecidos motociclistas, da como resultado que, para el caso de Manizales, en dos de cada tres accidentes estuvo involucrada una moto.

Manizales, Pereira y Armenia, al igual que casi todas las ciudades colombianas tienen tasas de mortalidad de motociclistas de al menos el doble del promedio latinoamericano. En general las ciudades colombianas se están enfrentando un problema de salud pública que parece rebasar sus capacidades institucionales.

Visión Cero, enfoque necesario en seguridad vial

Para alcanzar las metas propuestas será bien importante hacer una revisión, crítica y a conciencia de las acciones que se han venido adelantando. Focalizar los esfuerzos en campañas de prevención y educación ciudadana, como se ha hecho tradicionalmente en las ciudades colombianas, muestra una baja eficacia. Si bien el trabajo educativo es importante, no es suficiente para reducir los muertos en las vías y que se necesitan intervenciones más completas, en infraestructura, diseño y control.

En cuanto a seguridad vial, la política que se está aplicando con mayor fuerza a nivel internacional, y recientemente a nivel nacional, es Visión Cero, que es desarrollada con mayor detalle en esta entrada de Ha sido aplicada en países del norte de Europa con bastante éxito y actualmente es implementada en ciudades como Nueva York, Ciudad de México y Bogotá.

Esta política implica un cambio de enfoque en la responsabilidad, que ya no es solo del conductor o de la víctima, sino que se comparte con los diseñadores de las vías. En consecuencia, las metas que se trazan los administradores de políticas de movilidad son, ante todo, reducir la mortalidad a cero, partiendo del principio básico en el cual “la vida y la salud nunca pueden ser intercambiadas por otros beneficios dentro de la sociedad”.  Algunas de las acciones que se llevan a cabo son reducir velocidades de circulación, diseño vial que salve vidas, reconocer que los seres humanos por naturaleza cometen errores, aplicar la ley privilegiando la vida y responsabilidad compartida.

Una aplicación de Visión Cero a las ciudades del eje cafetero empezaría por reconocer el rol protagónico de los peatones en la movilidad, pues en las tres ciudades la proporción de peatones es superior al del resto del país. También por reconocer que el diseño urbano debe adaptarse a la población, no al revés, lo que implica pensar ciudades amables y seguras para adultos mayores y niños.

Es hora de tomar decisiones menos populares, pero que, ante todo, protejan la vida de las personas.



Luego de una acción legal interpuesta por la Secretaría de Tránsito, en septiembre de 2018 Medicina Legal ajustó la cifra de 56 a 47 víctimas por accidentes de tránsito.

 

Interactiva: