Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Lo que piden los taxistas cuando protestan

En Medellín cientos de taxis bloquearon vías y paralizaron sus actividades para exigir sanciones contra Uber. Durante años han señalado que sus ingresos cayeron, mientras que los acuerdos a los que llegan con la administración municipal no se cumplen.

Amaury Núñez González
Amaury Núñez González
Politólogo y estudiante de periodismo
323 Seguidores2 Siguiendo

0 Debates

25 Columnas

Columna

531

1

25 de Agosto de 2018

Taxistas de Medellín bloquearon vías y paralizaron su servicio el 22 de agosto. Según ellos las plataformas digitales de transporte, que consideran ilegales, operan con ventajas que ellos no tienen.

No pagan impuestos como los taxis, no compran un cupo para ofrecer servicio público como los taxis, no tienen una tarifa regulada como los taxis, pero ofrecen el mismo servicio que los taxis.

"Pedimos que se cumpla la ley con control efectivo a la ilegalidad. En Colombia el servicio público individual de pasajeros no puede ser prestado en vehículos particulares, tiene que ser en vehículos se servicio público que pertenezcan a empresas debidamente certificadas”, dice Miguel Ángel Sepúlveda, presidente de Enrutados para la Vida, asociación que agrupa a 270 taxistas.

Sepúlveda advierte que, según cuentas del gremio, los vehículos particulares que compiten con los taxis han crecido un 300 por ciento en cinco años, al punto que por cada taxi hay 12 vehículos usados en plataformas como Uber y Cabify.

 

El peso de Uber

Aunque su reclamo señala a todas las plataformas tecnológicas que ofrecen servicio de transporte con vehículos particulares, Uber es la más importante.

Esa multinacional nació en el año 2009 en California, Estados Unidos. En 2016 tuvo ingresos por 6.500 millones de dólares y está valorada en 70 mil millones de dólares. Algunos de sus accionistas son Google Ventures, BlackRock, TPG, Benchmark y Goldman Sachs. Hoy tiene presencia en 67 países.

En Colombia opera bajo dos modalidades. Los Uber Blancos, vehículos adscritos al funcionamiento de transporte privado, y Uber X, donde cualquier persona puede ofrecer el servicio con su vehículo particular.

Desde el mes de noviembre de 2015 el gobierno nacional, tras discutirlo con los líderes taxistas y la empresa, definió vía decreto una serie de condiciones para regular ese servicio de transporte.

Algunas son que deben contar con plataformas tecnológicas o usarlas través de contratos con terceros y demostrar que sus conductores están certificados en competencias laborales con capacitación en atención al usuario, con un mínimo de 50 horas.

Así mismo cumplir indicaciones de servicio, que reglamentará el Ministerio de Transporte, y establecer una base de datos de los usuarios que utilicen el nivel de servicio de lujo. Pero nada de eso se ha cumplido, dicen los taxistas.

Aunque la multinacional se defiende al señalar que no son una empresa de transporte, sino una plataforma digital, decisiones como la proferida el año pasado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea señalan lo contrario.

Uber “está indisociablemente vinculado a un servicio de transporte”, “está excluido del ámbito de aplicación de la libre prestación de servicios en general” y no corresponde a “servicio de la sociedad de la información”, dice el fallo del 21 de diciembre de 2017.

Uber y taxi comparten una oferta sustituible. Las únicas diferencias existentes en la operación es el tipo de convocatoria del servicio, como es el empleo de la plataforma digital, y los métodos de pago, que en el caso de la multinacional se combinan la tarjeta de crédito y el efectivo.

 

Servicio ilegal y acuerdos incumplidos

Los taxis deben comprar tres seguros que encarecen su operación. El extracontractual, que cubre cualquier daño ocurrido fuera del vehículo, como lesionados no pasajeros. El intracontractual, que cubre cualquier daño a pasajeros en accidentes. Y el seguro de accidentes personales, que cubre todo lo que le suceda al conductor en su jornada, como una agresión por parte de un pasajero o en medio de un hurto.

Tres seguros que se llevan más de un millón de pesos al año. Eso es lo que piden revisar. En Medellín, desde mayo de 2016 se instaló una mesa de negociación con la administración.

Miguel Ángel Sepúlveda lleva 28 años manejando taxi, y desde que Uber opera en Colombia sus ingresos cayeron un 40 por ciento.

“Los acuerdos fueron combatir el transporte ilegal, instalar vallas informativas oficiales en las que rechacen esos servicios y promocionen el servicio legal, facilitar los acopios en los eventos de ciudad para los taxistas, restricción a los vidrios polarizados en el transporte particular y estudiar la eliminación del carril Solo bus. Todos ignorados”, afirma.

 

Más “trabajo”, peor pagado

Uber tiene actualmente cerca de 20 mil conductores en el país. El modo de vinculación de estos también ha sido criticado. La empresa no hace ningún aporte en salud y pensión, ni tampoco existe entre ambas partes un vínculo contractual. Quienes prestan el servicio a través de Uber X reciben 51 por ciento menos ingresos sobre el pago del consumidor que quienes lo hacen a través de los Uber Blancos.

“Mientras que en varios estados de Estados Unidos la comisión que cobra Uber puede llegar al 5 por ciento, en Colombia y otros lugares donde mantienen el monopolio, pretenden aumentar el cobro hasta el 30 por ciento”, le contó un conductor de Uber a Blu Radio en marzo del año pasado.

Al comparar el cobro que hace la aplicación a sus conductores, de acuerdo con información del mismo medio, Uber cobra hasta 500 mil pesos mensuales al conductor, mientras que las aplicaciones usadas por los taxistas cobran menos de 40 mil pesos.

 

Un servicio cuestionado, pero popular

Antonio Lopera trabajó 22 años conduciendo taxi y hoy lleva cuatro años detrás del volante de su propio vehículo, trabajando como Uber.

"Uber es un servicio personalizado que tiene ciertas ventajas para el usuario. Si los taxistas no mejoran el servicio se van a ver desplazados porque la tecnología es lo que manda. Al final se van a dar cuenta que lo que va a comandar todo es la tecnología y lo virtual”, dijo Lopera.

Para él, a pesar de ser validas muchas de las críticas que el gremio taxista hace a su principal competidor, recalca que hay aspectos de su servicio que al usuario no le convencen, por lo que tendrían que hacer cambios. En un sentido similar se expresó Fernando López, vocero de la asociación Fuerza Amarilla.

“Los taxistas no prestamos un mal servicio y no se puede generalizar. Este gremio es muy heterogéneo y, desde luego, hay cosas que mejorar, pero lo principal es que la ilegalidad de Uber perjudica a miles de familias que tienen su sustento de la actividad que nosotros hacemos y nos están quebrando”, agregó.

Ambos coinciden en que la competencia que ejerce la multinacional resulta desleal por las condiciones en las que desempeña sus actividades.

“Un cupo de un taxi vale tres o cuatro veces lo que vale un taxi. El dueño paga impuestos, la seguridad social del conductor, entre otras obligaciones. El gobierno debería aflojar porque sus demandas son justas”, comentó Lopera.

 

Responsabilidad compartida para mejorar el servicio

Según datos de Proantioquia, en 2007 el número de vehículos en el Área Metropolitana del Valle de Aburrá era de 700 mil. En 2015 eran 1 millón 300 mil. Un aumento de ocho por ciento anual. Entre tanto la densidad vial de la ciudad no registró ningún incremento considerable. En ese periodo pasó de 2027 a 2053 kilómetros.

Los que sí aumentaron fueron los minutos gastados en un desplazamiento de un punto de la ciudad a otro. En el año 2005 un desplazamiento se gastaba 25 minutos. Diez años después se gasta 38 minutos en el mismo desplazamiento. Según la agremiación de taxistas Fuerza Amarilla, los taxis pasaron de recorrer entre 230 y 250 kilómetros por día a alrededor de 140. "Un taxi si no recorre no produce”, señalan.

Según las agremiaciones de taxistas lo que buscan es retomar el diálogo y el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en concertaciones pasadas. El viernes 24 de agosto permanecían encadenados 7 taxistas en el Parque de las Luces. Esperaban una respuesta de la Alcaldía de Medellín y la Secretaría de Movilidad.

Comentarios (1)

Andres Felipe Garcia Rovira

26 de Agosto

2 Seguidores

Lo de los seguros es valido, pero en principio se pensaria que Uber seria el r...+ ver más

Lo de los seguros es valido, pero en principio se pensaria que Uber seria el responsable por ser el de bolsillos llenos en cualquier reclamaciòn y como funcionan los seguros en Colombia no es que uno este mucho mas protegido en un taxi. Los taxistas no declaran todo lo que ganan y no pagan seguridad social con esa base, asi que realmente es similar la competencia en el campo de la formalizaciòn.

Lo del cupo es muy interesante, un privado le paga a otro privado por una placa de un servicio que esta congelado en el tiempo para generar una renta economica, si no se incrementan los taxis como se incrementa la poblaciòn, eso significa que el usuario de taxi tiene cada vez menos posibilidad de acceder al servicio, por un ejercicio diseñado exclusivamente para generar rentas economicas, en el taxi, el valor del cupo no tiene que ver con lo que generaba el taxi, sino con que no se sacan mas placas al mercado, en un bus cuando se compra un cupo realmente el activo si refleja el movimiento del mismo, asì que en lugar de defender a los taxistas, porque no pensamos que si las administraciones locales hubieran cumplido con los usuarios definiendo el numero de placas que permitirian prestar un servicio optimo no estariamos en estas. Antes de Uber coger un taxi para el aeropuerto a ciertas horas era imposible, es racional que las personas que esten dispuestas a pagar por el taxi porque valoran su tiempo(pago que no llega al estado y se queda en los privados) no tengan acceso a una oferta que este acorde con la necesidad?