Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

La movilización social en Medellín: pulso político ganado

Se demostró que el movimiento estudiantil está igual de fuerte al de la época de la MANE y que tiene una convocatoria amplia. Eso demuestra el respaldo masivo que tuvo la Marcha, no solo de sus participantes sino también de los ciudadanos que la presenciaron. 

Diego Alejandro Casas
Diego Alejandro Casas
Subdirector del portal Al Poniente
9 Seguidores1 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

831

0

13 de Octubre de 2018

Definir exactamente cuántas personas asisten a una marcha es un imposible, a lo sumo, se puede hacer una aproximación teniendo en cuenta varios factores; de los números de la marcha del día miércoles se ha especulado mucho en redes sociales y medios de comunicación (Desde los que afirman que fueron 50.000 hasta los que dicen que fueron 200.000). En lo que sí hay un consenso es que es la marcha más grande que se ha llevado a cabo en Medellín en los últimos años, incluso más que la de la Paz en el 2016.

Se demostró que el movimiento estudiantil esta igual de fuerte al de la época de la MANE, que tiene una convocatoria amplia. Eso, lo demuestra el respaldo masivo que tuvo la marcha, no solo de sus participantes sino también de los ciudadanos que la presenciaron. Además, de mostrar la imaginación que tienen los estudiantes para manifestar su descontento con la política educativa de los últimos gobiernos. Pero esta marcha dejó varios puntos para analizar y reflexionar, teniendo en cuenta el ámbito nacional con perspectiva en lo local:

 

Las privadas a las calles

La movilización en defensa de la educación pública es la primera gran protesta que se le hace el gobierno de Iván Duque y a su ministra de educación. Semanas después de haberse posesionado el presidente, ya se anunciaban acciones contra su propuesta educativa.

En Medellín, la manifestación no solo aglutinó a los estudiantes de distintas universidades públicas de Antioquia, sino que también a los distintos movimientos que tradicionalmente acompañan las manifestaciones sociales y políticas: sindicatos, colectivos feministas, movimientos ecologistas, grupos de víctimas, entre otros.

El plus de la marcha fue el acompañamiento de los estudiantes de universidades privadas, a las cuales tradicionalmente se les ha catalogado como apáticos con el movimiento estudiantil colombiano. Alumnos de Eafit, Bolivariana, Luis Amigó, Autónoma, entre otras, estuvieron presentes en todo el recorrido.

Incluso muchos de estos estudiantes estuvieron desde antes participando en la articulación de la marcha y del movimiento estudiantil a nivel nacional.  Tanto en la UNEES como en la ACREES tuvieron participación de alumnos de estas instituciones privadas. Lo importante es que estas no solo marcharon a favor de las necesidades de las públicas, sino que también tenían sus propias razones para protestar: Créditos del Icetex y ánimo de lucro.

La seguridad de la marcha

Desde que se comenzó a divulgar la marcha, se hizo hincapié en que sería pacífica, y así lo fue. En todo el recorrido no hubo significativas alteraciones a la seguridad ciudadana. Esto es un punto positivo no solo para el movimiento estudiantil sino para todo el movimiento social en el pulso contra Duque, por un tema en particular: las declaraciones del ministro de defensa.

Desde que Botero estaba en Fenalco le ha lanzado ´dardos´ a la movilización social.   También en este informe, aseguran que las protestas van en aumento desde el año 2010 hasta el 2016 (Periodos de Juan Manuel Santos).

 

Fuente: Base de Datos de Luchas Sociales CINEP

Archila y García, más que comparar datos, aseguran que lo que busca Fenalco y el Ministro Botero con esas cifras es dar la idea de que las manifestaciones en el país se están desbordando. A partir de eso quieren legitimar la intervención y el control de estas.

Pero la marcha del día miércoles mostró que la violencia se ha ido relegando de las manifestaciones. Que el derecho fundamental a protestar no puede ser reprimido. Desde que empezó la marcha en el Parque de los deseos, hasta que terminó en el Politécnico, los locales comerciales, ni los centros comerciales cerraron sus puertas, como era costumbre anteriormente.

También quedó demostrado, una vez más, la inoperancia del Esmad. La prevención y la individualización es la mejor manera de asegurar el desarrollo pacífico de las marchas, así muchos quieran seguir insinuando que hay insurgentes infiltrados en estas, que se financian por dineros ilegales y que el Esmad es fundamental para conservar la tranquilidad de la ciudadanía.  

Una marcha política es una marcha politizada (en términos académicos)

El termino ´politizado´ es uno de los tantos que se ha desdibujado y se ha usado vacíamente, a menudo se usa como un término despectivo. Pues bien, politizar algo es, según el profesor de Ciencia Política, Juan Carlos Monedero, hacer consciente el conflicto inevitable entre los intereses de los individuos y los del colectivo. En ese sentido despolitizar algo es negar el conflicto existente.

Lo vemos cuando Paloma Valencia, por ejemplo, le dice a Jorge Robledo en una plenaria del senado que “él hace debates de control politizados" o .Lo cierto es que una marcha, un paro, una arenga o una huelga siempre es política.

Que un político o un partido político haya apoyado la movilización de los alumnos no está mal, mostrar el conflicto existente en la sociedad es labor y responsabilidad de ellos. Politizar es diferente a politiquería. El movimiento social no es sustituto de los partidos y viceversa. El problema es quitarle la autonomía que tiene el movimiento estudiantil y querer apropiarse de él.

Si bien la marcha, al igual que la Consulta Anti-corrupción, no se le puede endosar en a ningún sector político, sí podemos decir que los que se fortalecen con ella son del espectro que está en oposición a Duque. Pues como dice el profesor Pedro Piedrahita “en la dinámica natural de la democracia hay quienes tienen unas banderas políticas que defienden". El sector que defiende ese tipo de educación por la que se protestaba es el que está en la oposición”.   

Por: Diego Alejandro Casas.

*Esta columna no representa los puntos de vista de ninguna organización en particular.

Interactiva: