Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

La integración de la población venezolana: desafío social y público (Caso Eje Cafetero)

La migración de población venezolana a Colombia se mantendrá o incluso se acelerará en los próximos años por la tendencia a la reunificación de los hogares que han sido divididos en el proceso migratorio.

Beatriz Peralta
Beatriz Peralta
Exsecretaria de Agricultura de Caldas. Docente e Investigadora U de Caldas
3 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

549

0

15 de Noviembre de 2018

La presente deliberación centra la atención en la migración de la población de Venezuela (PV) en la región del Eje Cafetero como un asunto que se constituye en desafío social y público para ser abordado de forma inmediata en Colombia. Esta mirada desde lo micro permite comprender el conjunto del problema a nivel macro.

La región del Eje Cafetero no se encuentra entre los territorios de más confluencia de desplazamiento de la PV con un total de 5.031 respecto de 1’236.000 (BIRF y BM, 2018) en el país. Sin embargo, el estudio sí permite comprender este problema en el ámbito nacional por su interdependencia que se expresa en un momento histórico de profunda desigualdad económica, conflicto armado e intolerancia cultural y de manera simultánea con el avance de los procesos institucionales y comunitarios que desarrollan el acuerdo firmado en la Habana de 2016.

Ahora bien, el enfoque que se plantea en esta disertación sobre la integración de la población de Venezuela (PV) en momentos de crisis de Colombia y transcender el fenómeno de la migración de problema social a problema público se aleja de los enfoques de análisis estado – centralistas, y focaliza su atención en la manera como una sociedad determinada debe abordar sus problemas colectivos y elaborar respuestas de solución (Suárez y Vargas, 2017).

Por lo tanto, se trata de contribuir con la visibilidad del problema en cuestión y llamar la atención al gobierno nacional sobre la pertinencia de reconocer el fenómeno del desplazamiento de la PV como un problema público que precisa de políticas de migración y políticas sociales integrales considerando el rol actuante y participativo de los actores sociales y comunidades.

Asimismo, requiere el diálogo internacional para promover instrumentos de políticas orientados a la protección de sus derechos que se han visto precisados a desplazarse a nuestro país y a otros países por razones políticas, económicas, sociales, entre otros.

De otra parte, la presencia de la PV puede permitir de forma oportuna reformular la política social de Colombia y transformar ese enfoque asistencial, residual y focalizado hacia grupos sociales vulnerables que ha predominado por un enfoque de políticas públicas integrales fundamentadas en la justicia social.  

En este sentido, Petit (2003), plantea que la migración como fenómeno humano conlleva nuevos problemas sociales, legales y culturales donde las políticas tradicionales son mínimas para asumir estos desafíos en Latinoamérica.

 

El problema

Para comprender la importancia de la integración social, humana y económica de la PV en Colombia con alcance legislativo, responde a la cooperación mutua que ha existido entre los dos países a través de la historia.

Venezuela, en el SXX, se torna el segundo destino más importante de los colombianos por el factor petrolero muy relevante en su dinámica económica; le antecedía Estados Unidos.

Así, para la década de los 80 fueron los colombianos quienes determinaron la migración más alta a este país, aportando alrededor del 83% del total de dicha población. (Álvarez, 2009, citado por Martínez, 2015).

Contrario a lo anterior, en la actualidad, es Colombia quien recibe la PV de forma “masiva” por efecto de los cambios que operan en la historia política y social de este país y simplemente responde a una dialéctica de relaciones donde la cooperación debe ser indudablemente oportuna en nuestro territorio y en doble vía.  

 

                          

Ilustraciones: Juan Carlos Arroyo Sosa, 11/11/2018.

 

Desde lo anterior, Migración Nacional en el documento de “Caracterización Sociodemográfica y Laboral de los trabajadores temporales extranjeros en Colombia, 2013” evidencia que la mayoría de los extranjeros que llegan al país es por causa laboral como consecuencia de una economía poco beneficiosa en el país de origen.

Tres de cada 4 migrantes laborales son venezolanos. Cabe destacar que hay alrededor de un millar de ejecutivos, ingenieros, geólogos y otros expertos venezolanos en petróleo que contribuyen con el desarrollo de los diferentes sectores productivos y tecnológicos en el país. (Martínez, 2015).

Asimismo, recién presenta el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento/Banco Mundial (2018) un informe que titula, “Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto y mediano plazo”, muestra la necesidad en la que se encuentra inmersa la institución gubernamental para dar respuesta a las demandas de trabajo, servicios de salud, vivienda, educación, protección social en un contexto de crisis y escases de recursos en los municipios y departamentos del país.

Según este informe, la migración de PV se mantendrá o incluso se acelerará en los próximos años por la tendencia a la reunificación de los hogares que han sido divididos en el proceso migratorio (BIRF/BM, 2018).

Si bien, los municipios de la región del Eje Cafetero no muestran una recepción alta de población inmigrante como acontece en las zonas fronterizas (Norte de Santander, Arauca y La Guajira), Bogotá y la Costa Atlántica, es necesario significar que la presencia de 5.031 PV se ha convertido en problema social regional y nacional y, como tal, debe arrogarse con el carácter de problema público; esto implica activar los distintos  niveles de acción gubernamental y de la acción colectiva para trazar diseños de política de migración y de una política social integral en el país y políticas públicas regionales que potencien las capacidades propias de estos.

Según el informe del BIRF y BM (2018) han llegado a Colombia 1’236.000 (PV), ver tabla siguiente, las autoridades afirman que hay PV que por su condición de indocumentados aún no se registran en la base de datos del gobierno.

 

 Tabla #1: Población de Venezuela en la región del Eje Cafetero y Colombia.  Elaboración propia, 02/11/2018

Colombia Eje Cafetero Fuente Fecha Total P.V. en Colombia Total P.V. en el
Eje Cafetero
  Caldas Unidad de Gestión del Riesgo Municipal y Departamental 07/06/2018   1.460
  Quindío Hernando Ferrucho, director regional de Migración Colombia para el Eje Cafetero 09/07/2018   1.171
  Risaralda Fernando Fontal Bueno, Secretaría de Desarrollo Social y Político de la Alcaldía Municipal. 16/09/2018   2.400
Colombia   BIRF/BM 02/11/2018 1’236.000 5.031
  1’236.000 5.031
 
 

Departamento de Caldas

El censo que entregan la Unidad de Gestión del Riesgo de Manizales y Caldas indica es de aproximadamente 460 P.V. en la ciudad de Manizales y 1.000 P.V. en los demás municipios del departamento de Caldas.

Esta acción gubernamental de identificar cifras exactas de P.V. es oportuna y responde a la responsabilidad de proteger los derechos fundamentales; necesaria para plantear rutas de atención.

En este sentido, el gobierno a manera de respuesta coyuntural entrega el Sisbén (atención de salud), pero condicionado a los lineamientos definidos por el Departamento de Planeación Nacional.

Afirma Germán Montoya (2018), que la situación más crítica es la falta de documentación, ya salieron de Venezuela, llegaron a Colombia sin permisos y muchos sin pasaporte y este último es el que les permite tener salud y empleo.

Otra limitante para que los migrantes puedan establecerse en Manizales (en el país) es el acceso a vivienda, por cuanto las inmobiliarias de la ciudad y, en general en Colombia, condicionan certificados de ingresos y codeudores para un contrato de arrendamiento de vivienda.

Entre las iniciativas que emergen de la PV en la ciudad es la creación de la Fundación Sin Fronteras que tiene entre sus objetivos fomentar programas de formación en emprendimiento y potenciar proyectos productivos en diversos sectores.

Es una idea que se constituye en un desafío para los integrantes de esta Fundación y también para las instituciones públicas y privadas con mecanismos posibles para cristalizar dichas iniciativas.  

En cuanto a la ocupación de la PV en los demás municipios del departamento de Caldas se significa la recolección de café y que de manera oportuna se presenta esta demanda de empleo en un momento de escases de mano de obra colombiana en los últimos años en el país.

 

Departamento del Quindío

Según la Unidad de Gestión de Riesgo y Desastres, UNGERD hay un total de 1.171 PV en el departamento del Quindío (La Crónica, 2018). Cabe destacar que la revisión que procede del diario regional en los tres últimos meses es muy detallada en aspectos relacionados con el Permiso Especial de Permanencia (PEP) que se exige para formalizar la permanencia en el país para acceder a salud (atención primaria) y empleo.

No obstante, es recurrente el trabajo informal de la PV y la habitabilidad en la calle. (Sánchez, 2018). En general, en el departamento del Quindío las autoridades se han visto precisados en atender las necesidades básicas de la PV referidas a elementos de aseo, vestido, entre otros.

Es una situación adversa humana que exige de inmediato planes estructurales donde converja no solo el Estado sino la corresponsabilidad de la institucionalidad social.  

La migración PV es un fenómeno en crecimiento que debe atenuar Colombia con un nuevo marco de política migratoria, pero con planes estructurales de índole social los cuales se han planteado inicialmente en esta reflexión.

 

Departamento de Risaralda

Con respecto al departamento de Risaralda hay un total de P.V. de 2.400 (Umaña, 2018) y se señala que la información empírica evidencia una mayor complejidad del problema en la región de la PV de forma particular en Pereira (ciudad capital): a) La mayoría de los migrantes son ilegales (muchos escondidos), b) un buen número de PV se ubica en los semáforos para cambiar ‘bolívares’ por monedas o pesos colombianos, c) Han emergido manifestaciones de xenofobia hacia la PV en la ciudad de Pereira , d) Algunas venezolanas se dedicado a ejercer la prostitución. Es decir, es una realidad que ha ocasionado impacto social de forma severa por el número de PV que demanda atención humanitaria.

Por último, solo se ha avanzado con la medida inicial de identificación de los migrantes a través del censo con el fin de entregar el permiso especial de permanencia (PEP) para acceder a empleo, atención primaria en salud y educación.

 

Aproximación conceptual

Problema social, problema público e integración

El desplazamiento de PV a Colombia no tiene antecedentes en nuestra historia sociopolítica y como fenómeno social emergen muchas preguntas aun sin visos de respuestas; entre estas se plantean: ¿cómo se puede transitar en las representaciones sociales y gubernamentales la migración de la PV de problema social a problema público? ¿Cuál es el enfoque de política posible para la integración de los migrantes en el entorno nacional?

Precisamente, las sociedades en el Estado moderno inquieren por acciones públicas en este tipo de asuntos colectivos que surgen en el contexto con requerimiento de intervenciones inmediata, pero con trazos de soluciones sostenibles en el tiempo.

Se solicita y se exige asimismo en la democracia participativa, legitimar las voces de la ciudadanía y de los actores sociales en la orientación de los bienes públicos.

Dice Suarez y Vargas (2017) al respecto, resulta fundamental desglosar los procesos en los cuales los problemas brotan, llegan a ser identificados, definidos e incluso transformados y buscar valor a los esfuerzos de los diversos actores.  

Por tanto, en la actual coyuntura de movimiento migratorio de la PV y el reconocimiento social de su integración que se reclama a través de los diferentes medios de comunicación (publicitación) con la emergencia de traducir objetivos de bienestar no solo para los migrantes en el país sino también para la sociedad en general con base en los propósitos del posacuerdo para la paz. Son políticas públicas en construcción que deben concebir planes y programas gubernamentales basados en el enfoque de derechos y en la justicia social. 

Es una apuesta de equidad económica y de redistribución de bienes y servicios siendo una deuda social acumulada que hoy la ciudadanía en Colombia demanda y espera superar hacia procesos de transformación social y política.

Ahora, el concepto de integración del inmigrante Dávila (2002) plantea que es uno de los presupuestos básicos con relación a las consecuencias sociales de la migración es el de la capacidad y condiciones del inmigrante para integrarse a la sociedad receptora y la pertinencia del problema con las políticas tomadas. Hay que dilucidar las fronteras a veces confusas, entre las políticas migratorias y sociales.

 

Sobre las teorías de Migraciones

Cierto es, que la migración de personas y familias ha sido una constante a través de los tiempos en todas las sociedades. Por ejemplo, la llegada masiva de refugiados a Europa después de la segunda guerra mundial y en la actualidad,

Las consecuencias de la profunda desestabilización (sin visos de solución, según parece) de la región de Oriente Próximo y Medio a raíz de las mal calculadas, temerariamente cortas de miras y, reconozcámoslo, frustradas políticas y aventuras militares de las potencias occidentales en la zona (Bauman, 2016, p. 7).

Ahora, es relevante significar como se ha expuesto inicialmente en este texto que Estados Unidos ha sido el mayor receptor de migrantes en el mundo con el 20% del total del flujo en los últimos 25 años.

Para el 2015 este país albergó un total de 46.6 millones de personas. (BBC Mundo, 2017) y, en la actualidad se desplazan caravanas con migrantes que proceden de Guatemala y Honduras con el propósito de llegar a este país. Este comportamiento se explica desde la teoría neoclásica que los migrantes tienen como principio intereses individuales en la consecución de posibilidades laborales y económicas que solo un país desarrollado puede proveer y, por tanto, se convierte en foco de atracción social.

A partir de lo anterior, las teorías que explican y permiten comprender las migraciones son diversas: la teoría neoclásica (racionalidad económica), los factores push – pull (factores desfavorables del país de origen), la perspectiva histórico estructural (enfoque estructural del sistema político) y de globalización (libre circulación internacional de capital y personas) pero sin una concepción holística que trascienda la categoría económica y por ello desde los estudios críticos del tema, emerge el paradigma integrador, el cual, considera la mediación de los aspectos políticos, económicos y sociales propios del neoliberalismo que presionan los desplazamientos humanos en busca de condiciones de vida digna o de buen vivir que no proveen los sistemas políticos de origen.

De todos modos, en este mundo nuestro cada vez más desregulado, policéntrico y desarticulado, esa ambivalencia permanente de la vida urbana no es lo único que nos hace sentir incomodidad y temor al ver a esos recién llegados sin hogar, que incita en nosotros animadversión hacia ellos, que llama a la violencia, pero también al uso, el mal uso o el abuso de la miseria, la aflicción y la impotencia tan visibles en las que se encuentran los migrantes. (Bauman, 2016, p. 10).

En este orden de ideas, la sociología de la acción pública manifiesta que una política pública no es un programa lineal, racional y jerárquico implementado por una autoridad y más bien focaliza su atención en la manera como una sociedad determinada constituye sus problemas colectivos y elabora respuestas para abordarlos (Suarez y Vargas, 2017).

Es hora de que en Colombia convoquen a la ciudadanía y sus organizaciones para construir socialmente las apuestas comunes que se deben incluir en las agendas públicas tanto nacionales como departamentales.

A este propósito público, ¿cómo se pueden generar nuevos valores para la integración de la PV y transformar los factores conflictivos que impiden a los migrantes movilizar sus propios esfuerzos y su potencial de recursos orientados a sus proyectos de vida en Colombia?

 

Conclusiones

La región del Eje Cafetero tiene un total de población de Venezuela (PV) de 5.031 en su carácter de migrantes respecto de 1’236.000 en el país (BIRF y BM, 2018); por consiguiente, no es un territorio de mayor atracción, pero su estudio micro sí refleja el problema social y público de lo que acontece en el orden nacional o macro.

Es indiscutible que se constituye en uno de los fenómenos sociales más significativos de la historia del país en tanto se vivencian momentos de crisis del conflicto y la construcción del acuerdo de la Habana de 2016.

Implica entonces, un desafío responsable de las instituciones gubernamentales (de orden público) y ético de los ciudadanos y sus organizaciones con el fin de promover instrumentos de políticas de Estado orientadas para la integración plena de la PV, con enfoque de derechos, legitimando relaciones de cooperación entre vecinos y reconociendo potencialidades y capacidades de la PV para dinamizar la economía de Colombia.

 

 

 

 

----------------------------------------------------------------------------

Bibliografía

Alcaldía de Manizales (2018). 460 los venezolanos censados en Manizales. Septiembre 07, 2018. http://saladeprensamanizales.com/noticia/8731

Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento/Banco Mundial (2018). Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto y mediano plazo. Washington, D.C. 20433, U.S.A. www.bancomundial.org/co

Bauman, Z. (2016). Extraños llamando a la puerta. Editor digital: diegoan. Traducción: Albino Santos Mosquera.

BBC Mundo (2017). Estos son los 10 países del mundo con más inmigrantes. Febrero 23 de 2017. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-39059460

Cámara de Comercio de Manizales (2018). Ciudades del Eje Cafetero con los indicadores de pobreza más bajos del país. Marzo 26 de 2018. http://ccmpc.org.co/noticias/778/-Ciudades-del-Eje-Cafetero-con-los-indicadores-de-pobreza-mas-bajos-del-paishttp://ccmpc.org.co/noticias/778/-  

Dávila, L. R. (2002). Fronteras confusas: impactos sociales de la migración. Revista virtual de estudios literarios y culturales centroamericanos. http://istmo.denison.edu/n04/articulos/fronteras.html

La Crónica (2018). 1171 venezolanos irregulares pueden tramitar el Permiso Especial de Permanencia en el Quindío. Agosto 14 de 2018. https://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-1171-venezolanos-irregulares-pueden-tramitar-el-pep-en-el-quindio-cronica-del-quindio-nota-123032

La Patria/Manizales (2018). Censan venezolanos para el mercado laboral. Marzo 26 de 2018. http://www.lapatria.com/manizales/censan-venezolanos-para-el-mercado-laboral-413526

La Patria/Manizales (2018). Cosecha de Caldas necesita 25 mil recolectores, septiembre 18, 2018. http://www.lapatria.com/economia/cosecha-de-caldas-necesita-25-mil-recolectores-423395

Martínez Casadiegos, D. C. (2015). El proceso migratorio entre Colombia y Venezuela (1989-2014): Principales causas y efectos políticos para la integración entre ambos países. Tesina para optar el título de Magíster en Ciencia Política con énfasis en paz e integración. Universidad Católica de Colombia. Bogotá.

Suárez Bonilla, N.  Vargas Rojas, S. (2017). La acción pública: una mirada desde la experiencia de los problemas públicos. EN: Roth Deubel, A. Editor (2017). Análisis de políticas públicas. Perspectivas pragmáticas, interpretativas, de redes y de innovación pública. Universidad Nacional de Colombia.

Petit, J. M. (2003).  Migraciones, vulnerabilidad y políticas públicas. Impacto sobre los niños, sus familias y sus derechos. CEPAL. ECLAC. Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) - División de Población.  Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Santiago de Chile, mayo de 2003. https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/7178/1/S2003710_es.pdf

Umaña Mejía, F. (2018). Migrantes venezolanos en Pereira, entre el rebusque y la xenofobia. El Tiempo. 16 de septiembre 2018, 06:00 a.m. https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/migrantes-venezolanos-en-pereira-entre-el-rebusque-y-la-xenofobia-269020

Interactiva: