Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

EPM, la “gallina” del Gobernador de Antioquia

EPM cedió ante la presión y jugarretas tramposas de dirigentes políticos en la Sociedad Hidroituango. Esa decisión tiene, aún hoy, un costo muy alto.

Guillermo Maya Muñoz
Guillermo Maya Muñoz
Profesor Titular de economía - Universidad Nacional de Colombia
16 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

2253

1

23 de Septiembre de 2018

Una cosa es que el departamento de Antioquia y la ciudad de Medellín sean socios en proyectos que benefician la región y a su población, y otra que el primero pretenda tomar ventaja de la hermandad con la ciudad.

En este sentido, el proyecto de la clase política regional ante la “pobreza” fiscal del departamento, que solo tiene la Fábrica de Licores de Antioquia como gran generador de ingresos, es convertir a Medellín y a EPM en la caja menor de sus proyectos y sueños presidenciales del Gobernador de turno.

En consecuencia, EPM se convirtió en la gallina del departamento de Antioquia con sus jugarretas tramposas en la Sociedad Hidroituango, que puede estructurarse como un juego estratégico en el que uno de los jugadores decide traicionar o amenazar, forzando al otro a ceder, obteniendo para sí un mejor resultado.

Antes de la contingencia de Hidroituango en mayo pasado, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, por intermedio del gerente del Idea, Mauricio Tobón, le viene solicitando a EPM y al Alcalde de Medellín que le adelante al departamento “20 años de flujos futuros (de Hidroituango) desde el 2018 hasta el 2038 (…) más o menos 3.5 billones de pesos (…) para poder financiar esos proyectos (El ferrocarril de Antioquia, el Puerto de Urabá (y) la pavimentación de mil kilómetros de vías terciarias.

Después de la contingencia, la Junta Directiva de la Sociedad Hidroituango rechazó “la cuenta de cobro de EPM por las labores de mitigación de la emergencia” que llegan al medio billón de pesos. En esa junta está el socio mayoritario del proyecto, que es el Idea, con el 50,7 por ciento de las acciones.

En esta sociedad EPM es el socio minoritario con el 46,3 por ciento, aunque es el que construye y opera el proyecto. Así lo manifiestan el gerente de la sociedad, José Gustavo Jiménez; y el del Idea, Mauricio Tobón, cuyos cargos son controlados por Luis Pérez.

El Gobernador planea demandar a EPM por el lucro cesante anual de 1,6 billones de pesos, que el departamento dejaría de recibir por la contingencia de Hidroituango y que demoraría la entrada en funcionamiento de la generación de energía por casi tres años.

Luis Pérez argumenta que “el Idea no tendría que poner recursos para la contingencia, porque el contrato solo estipula la entrega de más recursos si había problemas geológicos y (no) por errores de construcción”. Estas declaraciones ponen al Gobernador del lado de las aseguradoras para evadir los pagos completos de las indemnizaciones a EPM.

En general, el Gobernador ha sido la voz discordante frente a la contingencia de Hidroituango, que califica como generadora de un “diluvio universal”, haciendo proselitismo y protagonismo político frente a un posible desastre.

Sin embargo, ¿por qué el Gobernador llegó a estas exigencias y desplantes con EPM?

Hay que explicarlo desde el principio.

EPM era el accionista mayoritario del proyecto Pescadero-Ituango en marzo de 2006 con el 53,07 por ciento de las acciones. Accedió a compartir el control mayoritario del proyecto con el departamento de Antioquia cediéndole 7,07 por ciento de sus acciones, de tal manera que cada uno quedara con el 46 por ciento.

Sin embargo, el Idea decidió comprar el 6,12 por ciento de las acciones que tenían en su poder los accionistas privados, para ser el socio mayoritario. El gobernador era Luis Alfredo Ramos y el Gerente del Idea era el excandidato conservador a la Gobernación, Álvaro Vásquez.

¿Por qué? Ramos impuso, desde la Junta Directiva, una subasta internacional para ceder la concesión de la hidroeléctrica a una firma internacional o, en su defecto, a EPM.

Finalmente, esta última, debido a presiones de la élite local y a la propia intervención del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, se quedó con la concesión porque aceptó el siguiente acuerdo:

EPM paga por la concesión, que comprende la construcción, la operación, el mantenimiento y la transferencia, “205 millones de dólares, con tres componentes: 100 millones como anticipo de los excedentes de la central (…); otros 35 millones que dependen de que el proyecto se desarrolle como una zona franca (…) y 70 millones que es lo que han aportado como capitalizaciones para adelantar el proyecto, que ya está en curso (en vías y otras obras)”, como le dijo a El Colombiano el exgerente de EPM, Federico Restrepo.

Después de cincuenta años, terminada la concesión, el departamento recibirá el 52 por ciento de las ganancias anuales, cercanas a 520 millones de dólares (a tasa de cambio de 2010).

EPM recibiría a cambio la concesión de la hidroeléctrica por 50 años, 8 de construcción y 42 de operación, y unos excedentes considerables: EPM invertiría 3 mil millones de dólares y generaría el 17 por ciento de la energía del país.

Así, 156 municipios, y no solo antioqueños, sino también de Valle, Risaralda, Cauca, Quindío y Caldas, recibirían por regalías unos 40 mil millones de pesos anuales. 

¿Cuánto pagaron por el control accionario que el periódico El Mundo en su momento llamó “toma hostil”? Según el artículo, las acciones del proyecto se pagaron hace 11 años a mil pesos cada una, y es posible que valieran dos mil pesos, o máximo 4 mil  500 pesos, y el Idea pagó 36.854 pesos por cada una en 2008.

Este elevado precio que pagó el Idea ha hecho que las directivas de EPM solicitaran a la Contraloría General de Antioquia una investigación fiscal porque con la operación “se benefició indebidamente y en forma desproporcionada el patrimonio de un grupo de accionistas privados en detrimento del patrimonio público”.

EPM no tenía por qué haber entregado estos dineros para obtener la concesión si hubiera mantenido su mayoría accionaria, pero le salieron los “vivos” del departamento y le metieron la mano al bolsillo por 205 millones de dólares.

¡Qué parceros!

El futuro de Antioquia está ligado a Medellín, pero que EPM ceda al departamento, sin medir las consecuencias, parte de la propiedad accionaria de un proyecto, para que luego el Idea consiguiera el control de la Sociedad Hidroituango, fue una gran ingenuidad con un costo muy alto por parte del entonces gerente de EPM, Federico Restrepo, en la Alcaldía de Alonso Salazar.

La Gobernación de Antioquia no ha tomado en serio la responsabilidad del desarrollo del departamento, y la está desplazando a los habitantes de Medellín, que tienen que pagar altas tarifas de servicios públicos, altos impuestos prediales, y de paso financiar las obras viales municipales con impuestos de valorización.

Eso, mientras que en el resto del departamento prima la pereza fiscal, con avalúos catastrales desactualizados, y sin derramar los impuestos por valorización para financiar parte de las obras de infraestructura, como el Túnel del Toyo, que también ha sido financiado por Medellín con aportes directos cercanos a los 600 mil millones de pesos.

¿Qué pensaba el exgerente Restrepo sobre el negocio de Hidroituango? En una entrevista de El Espectador en 2010, le preguntaron: “¿En qué resultó la negociación para el desarrollo del proyecto Hidroituango?”. Él respondió: “Todo fue ganancia”.

No parece, porque hasta el departamento puede llegar a ser un perdedor si el proyecto fracasa, y llevarse en la borrasca a EPM y las finanzas de Medellín.

Paradoja. Por decisión del Gobernador, “unas 50 familias van a ser retiradas del lugar (un albergue) porque (…) están sacando provecho de la crisis en la hidroeléctrica”. Esa es la diferencia entre la grandeza y la mezquindad.

Interactiva: 

Comentarios (1)

José Saramago ..

24 de Septiembre

2 Seguidores

Escrito de un fajardista e izquierdista de corazón, así que es cuestionable ...+ ver más

Escrito de un fajardista e izquierdista de corazón, así que es cuestionable la objetivada de imparcialidad del articulo. El articulo tiene un fuerte componente político de centro-izquierda.
Cuando Fajardo no pudo pasar a la segunda vuelta presidencial esto escribió Guillermo Maya Muñoz:
“...en este sentido, Petro significa un avance modernizador de la economía colombiana ..por lo tanto, en esta segunda vuelta hay que votar por Petro y no por 'el que dijo Uribe'...(02 de junio 2018 en el portal 'ElTiempo')...”
Una vez gano Duque dijo esto:
“...el populista de derecha Iván Duque, que pasó del anonimato al estrellato presidencial bajo la sombra de Álvaro Uribe...gano principalmente, porque todas las fuerzas políticas tradicionales y mediáticas, sobresaliendo el periodismo sesgado y 'mala leche', se unieron para la segunda vuelta alrededor 'del que dijo Uribe'...(25 junio de 2018 en portal 'elmundo')”.

En fin podría publicar mas extractos de su pensamiento,
dos cosas:
- el déficit fiscal del país “gracias al pésimo gobierno de Santos” mientras votaban por él y los medios de comunicación y la izquierda le lavaba la imagen con lo de la “paz”, en esos ocho años sucedió al peor corrupción que hemos visto en Colombia.
- los ataques contra EPM es mas porque lo asocian a Antioquia y Uribe, y ahora duque (“al que hay que debilitar” que a otra motivación (no ideologizada).