Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

En Medellín encuentran fórmula para reducir los homicidios

De un día para otro pasamos de tener un aumento de 10,4% en los homicidios en Medellín, a una reducción de 8,9% ¿Qué pasó?

Maira Duque
Maira Duque
Vocera de movimientos ciudadanos
22 Seguidores84 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Columna

3181

0

01 de Febrero de 2019

En el año 2008 Medellín creó el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (SISC), un equipo de personas que forma parte de la Secretaría de Seguridad y que consolida toda la información existente sobre convivencia y seguridad en la ciudad, hace seguimiento a los principales indicadores y soporta el diseño y la ejecución de políticas públicas al identificar tendencias, riesgos, oportunidades con rigurosos análisis cualitativos y cuantitativos.

Durante varios años el SISC ha consolidado y enviado diariamente información detallada sobre el homicidio en Medellín. Todos los que estamos en su base de datos, recibimos cada día el “informe diario de homicidios” que nos permite saber cuántas personas fueron asesinadas el día anterior, cuántas han sido asesinadas todo el año y en qué comunas, cuánto han aumentado el homicidio con respecto al año anterior, cuáles han sido sus causas, etc. Ha sido un mérito de cada gobierno hasta esta fecha, mantener activo el SISC reportando información muy importante a la ciudadanía.

Quienes día a día recibimos el informe, nos llevamos una sorpresa cuando en el número de homicidios, mientras que justo el día anterior, este mismo informe en el número personas asesinadas.

¿Qué pasó? ¿Por qué de la noche a la mañana tuvimos una mejora de 19,3 puntos porcentuales en el número de homicidios?

Ante cuestionamientos ciudadanos, a través de su cuenta en Twitter y de una rueda de prensa, , explicó que esta clasificación se hace con base en la “unificación de criterios con Policía y Fiscalía” frente a la categoría del homicidio y los procedimientos de fuerza pública, como lo hacen ciudades como Bogotá y Barranquilla. Además plantea que el informe no reduce información y por el contrario la amplía al clarificar otras categorías para hacerlas comparables.

Estamos de acuerdo en que especificar el número de homicidios cometidos por la fuerza pública en el ejercicio de su labor, amplía información y permite a los ciudadanos que hacemos seguimiento a diario a los asesinatos tener más herramientas y categorías de análisis. Eso lo aplaudimos.

Sin embargo, tal y como se muestra bajo el nuevo sistema, el dato consolidado de homicidios plantea una pregunta esencial: ¿las muertes violentas producto de los procedimientos de la Fuerza Pública no son homicidios? Es claro que jurídicamente un asesinato cometido en un procedimiento policial tiene un tratamiento diferente, y la culpa se entiende diferente, ¿pero esto hace que no sea homicidio? El Alcalde dice que "no es lo mismo un homicidio que una neutralización de la fuerza pública", pero el homicidio es homicidio venga de donde venga, incluso cuando se comete en el marco del uso legítimo de la fuerza.

Esto sucede en un momento en que el debate sobre la vida y sobre el asesinato en Medellín está en uno de sus puntos más álgidos, y en que la Administración Municipal ha sido señalada por su falta de apuestas contundentes para combatir el homicidio. Además, el manejo a conveniencia de la información ha sido muy criticado por diferentes sectores sociales, pues es recurrente la entrega información a medias y análisis sesgados, como el planteó que su administración ha tenido el promedio de homicidios más bajo de las últimas administraciones, información que siendo cierta no hace una lectura completa de la realidad y oculta por conveniencia otra parte de la información que afecta su imagen, .

Esta nueva concepción del homicidio tiene consecuencias mayúsculas en la forma como lo entendemos y asumimos; en la comunicación del número de asesinatos a la opinión pública, pues siempre será una cifra menor de la que realmente es; y podría tenerlas en la implementación de políticas de mano dura, que tan recurrentes han sido en la ciudad.

Así que le pedimos a la Alcaldía de Medellín que siga referenciando los homicidios cometidos por fuerza pública, pero que estos sigan en el consolidado total y los datos de asesinatos por comuna, para tener una lectura más completa y acertada de las realidades del homicidio en Medellín.

Interactiva: