Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

El lío de la tutela sobre el Viche

El 13 de Julio se convocaron en B/ventura y Cali plantones en defensa de esta práctica de producción ancestral. Con menciones como #ElVicheSeRespeta y #ElPatrimonioSeRespeta cientos de personas se manifiestan contra lo que consideran un agravio.

Aurora Vergara- Figueroa
Aurora Vergara- Figueroa
Directora del Centro de Estudios Afrodiaspóricos (CEAF) de laUniversidad Icesi.
309 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Columna

3145

0

28 de Julio de 2018

“¡Vos cuyo hijo sos!”, una expresión muy común en los municipios del litoral del Pacífico. En reuniones, fiestas familiares o encuentros casuales no falta, la señora o el señor mayor que le pregunta a un joven recién llegado, “¿vos cuyo hijo sos?” Con esta pregunta, se espera rastrear la genealogía del inquirido.

Esta expresión cambia su tono, de pregunta a exclamación, cuando aun, conociendo el linaje del interlocutor se le interpela porque se atreve a realizar alguna acción que causa asombro.

Justamente esto le está ocurriendo a Diego Alberto Ramos Moncayo, abogado de la universidad Santiago de Cali, exconcejal en Cali y ex asambleísta del Valle del Cauca. Organizaciones de base, emprendimientos familiares y comunitarios, artistas, líderes y lideresas políticas, se preguntan él, “cuyo hijo es”.

La razón es sorprendente, él impetró una tutela contra la Gobernación del Valle, la Alcaldía de Cali, y las Secretarías de Salud y de Cultura del Valle. Argumenta que la producción artesanal y los mecanismos de distribución de bebidas ancestrales como el viche, el “arrechón”, el “tumbacatre”, el “caigamos-juntos”, entre otros configuran un riesgo de salud pública. Él es representante de la empresa Viche del Pacífico S.A.S y, con este mecanismo, aspira a gerenciar el patrimonio cultural de un pueblo.

Su acción de tutela fue admitida por el Juzgado Quinto de Oralidad de Cali el 10 de julio de 2018 con el oficio número 1454.

Entre sus pretensiones se destaca:

“Ordenar AL ALCALDE MUNICIPAL DE CALI Y/O SECRETARÍA DE CULTURA DE CALI y/o quien corresponda que en el término de 48 horas ORDENE AUTORIZAR PARTICIPAR LA EMPRESA QUE REPRESENTO EL FESTIVAL PETRONIO ÁLVAREZ PARA ESTE AÑO” (Página 9. Cita textual)

Ante esta acción judicial, las respuestas no se hicieron esperar. El viernes 13 de Julio se convocaron en Buenaventura y Cali plantones y arrullos en defensa de esta práctica de producción ancestral de bebidas. Con expresiones como #ElVicheSeRespeta, #ElPatrimonioSeRespeta #[email protected], #VicheDelPacífico, cientos de personas se manifiestan en redes sociales contra lo que consideran es un agravio.

El colectivo Destila Patrimonio publicó en el “manifiesto de protección y conservación de la destilación del viche como práctica ancestral” una memoria del encuentro realizado en Buenaventura en Mayo 10 y 11 de 2018. En este documento, se insta a proteger la denominación de origen del Viche usando este o cualquier otro mecanismo disponible, o por crear, para salvaguardar la práctica y el producto, reconociendo el territorio. Para este colectivo, el Viche

“viene de las entrañas de la historia de un pueblo, que ha sobrevivido a la tenencia, la persecución, el rechazo y las negativas del Estado. [Este] representa la manifestación de la resistencia que se devela en cada botella, como un recorrido por la memoria de las comunidades que lo destilan.”

Lizzette Quiñones de ASOPARUPA y de Destila Patrimonio argumenta que:

 “al viche se le da vida como práctica ancestral para recibir vida, preparando a las mujeres en todo el ciclo reproductivo durante la menstruación, embarazo, parto, postparto y menopausia, a través de la partera como actor fundamental en las comunidades. El viche está en todas las prácticas económicas, sociales, culturales y místicas de los territorios del Litoral Pacífico”.

La maestra Nidia Góngora de Canalón de Timbiquí, expresa:

“En Timbiquí, el pueblo en el que nací y me crié, y uno de los mayores productores de viche, desde muy temprana edad, uno adquiere conocimiento sobre esta bebida tradicional ancestral y sus derivados. Desde muy pequeña aprendí a elaborar la Tomaseca porque mi abuela y mi mamá la preparaban.

Esta es una bebida fundamental en las comunidades, sobre todo cuando una mujer da a luz; le llaman los primeros meaos del bebe. A la botella curada la encuentras en todas las casas, cada familia o persona tiene su botella curada en la que cada mañana, todos los días, uno mañanea. Así se le llama allá, “el mañanero”, “el tinto blanco” o “el pisa pie”.

Así, el viche es inherente a las prácticas cotidianas de nuestras comunidades. El viche es el sustento de muchas familias en nuestros pueblos, además de su gran poder curativo y medicinal. Lo que está sucediendo me parece una falta de respeto.”

Dimas Orejuela, representante de organizaciones afro y empresario del viche, a través de la marca “Derivados del Viche Doña Tomasa”, rechaza las exigencias del señor Ramos Moncayo.

Desde su lectura, lo que reclama el peticionario es la concesión de condiciones legales para el usufructo de la producción de estas bebidas ancestrales. Por esta razón, la pretensión del demandante configura una manera de apropiación cultural.

Esta es una historia en desarrollo, las y los defensores de las prácticas sociales, la sabiduría y la cosmovisión que posibilita la producción artesanal de las bebidas insignia del Pacífico, que encuentran una plataforma de comercialización en el Petronio Álvarez, protestaron y le hicieron seguimiento cercano a los jueces hasta que se pronunciaron de fondo frente a esta solicitud.

El 24 de Julio, con la sentencia 169, el juez Carlos Ernesto Olarte Mateus del  Juzgado Quinto de Familia del Circuito de Cali resolvió “ negar por improcedente el amparo constitucional deprecado por el señor Diego Alberto Ramos Moncayo en calidad de gerente y representante legal de la empresa Viche del Pacífico S.A.S.” ( Página 2.Cita textual)

Aunque la resolución de la tutela es favorable, el reto de la protección del viche prevalece. Llama la atención la manera en que este juez resume las pretensiones del señor Ramos:

“Que para septiembre de 2016 solicitó la inscripción del registro de propiedad: Bebidas alcohólicas, Alcohol Etílico Viche, Licor Viche, Licor sabor a Tomaseca, Licor viche sabor a crema, Licor viche sabor a arrechón ante la SUPERINTENDENCIA DE INDUSTRIA Y COMERCIO, así como también para febrero de 2017, solicitó el registro sanitario ante el INSTITUTO NACIONAL DE VIGILANCIA DE MEDICAMENTOS Y ALIMENTOS-INVIMA- quien mediante resolución No. 2017044888 del 24 de octubre de 2017 concedió el registro sanitario por el término de 10 años al licor de hierbas marca VICHE DEL PACÍFICO” ( Página 1.Cita textual)

En este estado de cosas, los colectivos de organizaciones afrocolombianas y los emprendimientos familiares que lideran el mercado de producción y distribución de viche, y sus derivados, tendrán que apelar a las estrategias de defensa de patrimonio que han consolidado las mujeres guatemaltecas y mexicanas.

Una de las estrategias que ahora resuena en la ONU es la declaración de protección colectiva de sus bordados. Aquí puede haber una pista para la protección este patrimonio de los pueblos del Pacífico.