Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Uberflug: Los líderes en realidad virtual en Colombia

Max Beck llegó a Colombia en el 2009 con cinco maletas y sin pasaje de regreso. Se dedicó a unir el mundo virtual con el mundo físico para ofrecerle a los colombianos experiencias de realidad virtual. Terminó implementando un nuevo tipo de marketing. 

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
402 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

418 Columnas

Columna

435

0

29 de Octubre de 2018

Red Líder: Cuéntenos un poco de su historia. ¿De dónde es? ¿Cómo llegó a Colombia?:

Max Beck: Soy alemán, nací en Múnich y estudié administración de negocios en París, Oxford y Berlín. Cuando me gradué de la universidad trabajé unos años en un banco de inversión, pero no me gustó, y decidí irme a Berlín a trabajar con un Senador en el Parlamento alemán. Ahí estuve varios años, cambiando posiciones, y ahí conocí a un colombiano con el que nos volvimos muy amigos. Con él empezamos a pensar en ideas de emprendimiento, porque ya estábamos aburridos de trabajar en instituciones, en política.

En ese momento, Alemania estaba viviendo una transformación digital, y por eso empezamos a tener ideas enfocadas en tecnología. Luego vine de vacaciones con mi amigo a Colombia y me di cuenta que acá había mucho por hacer. Lo primero que hicimos fue importar unas motos de la India a Colombia. Me fui de Alemania de un día a otro.

R.L: ¿Qué hizo al llegar a Colombia?

M.B: Llegué en el 2009 con cinco maletas y sin pasaje de regreso. Si tu vienes con la mentalidad de que “vamos a ver cómo me va”, vas a encontrar mil razones para volver. Tienes que venir con la mentalidad de que te vas a quedar. Esa es la diferencia entre los extranjeros que se quedan y los que se van.

Me inscribí a la Universidad de los Andes a hacer un MBA, y eso me ayudó mucho, porque conocí gente, aprendí español e hice contactos. Pero después de tres años vendiendo las motos y posicionando la marca, me di cuenta que eso no era mi pasión y que quería hacer algo diferente, algo digital.

R.L: ¿Cómo nace Uberflug, su emprendimiento actual?

M.B: En ese momento yo daba clases de marketing y branding en el CESA, y ahí me volví a conectar con esa pasión por el mercadeo. Ahí nació la idea con otros colegas de crear una agencia de asesoría en temas de estrategias de marcas y combinarla con temas digitales y tecnología. Ahí nació la empresa que tengo hoy en día que se llama Uberflug.

R.L: ¿Qué le aporta Uberflug a nuestra sociedad?

M.B: En Uberflug unimos el mundo digital con el mundo físico para crear experiencias de marcas para los usuarios. Somos expertos y pioneros en crear contenidos de realidad virtual para marcas. Lo que hacemos es crear aplicaciones y experiencias para redes sociales. Entonces, por ejemplo, los usuarios pueden ver cómo les quedaría un producto, unas gafas o una prenda. Es algo así como llevar la idea del Pokemon Go a las marcas.

Lo tercero, que es lo que más potencial creemos que tiene, es el geocontext marketing. Esta es una tecnología que permite enviar mensajes y notificaciones al usuario según su ubicación, su perfil y comportamiento. Es un tema de marketing personalizado, que a mi modo de ver, es el futuro de la comunicación entre marcas y usuarios. Hay demasiados contenidos, demasiadas marcas. La comunicación debe ser contextual: lo que necesito en el momento que lo necesito. Por eso también la comunicación se está volviendo predictiva: si pides pizza todos los días de una semana, te va a llegar un mensaje con una oferta para afiliarte al gimnasio. Si sabemos quién hace qué en todo momento, podremos agregarles mucho valor a las marcas.

R.L: ¿Qué gana una sociedad que acoge e integra a los inmigrantes?

M.B: En mi caso, conocimientos que antes no existían acá, conocimientos sobre cómo hacen las cosas los demás. Entiendo que una gran parte de los emprendimientos, negocios y restaurantes que hay acá están inspirados en casos de afuera. En Alemania tenemos mucha inmigración, y creo que están aportando mucho valor a nuestra sociedad.

R.L: ¿Se ve viviendo en Colombia a largo plazo?

M.B: Mi sueño es montar algo tan bueno acá en Colombia que me permita vivir parte del tiempo en Alemania. El futuro de Colombia es digital, porque lo digital no necesita infraestructura física, y por eso el país se está volviendo tan atractivo para extranjeros. Colombia es un muy buen entorno para emprendimientos digitales.

R.L: ¿Qué es lo que más le gusta de Colombia?

M.B: La libertad de poder hacer lo que yo quiera, pues puedo hacer emprendimientos que en Alemania son imposibles de hacer.  

 
Interactiva: