Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

“Macri es una disrupción en el esquema típico de liderazgos argentinos”: Gerardo Bongiovanni

Gerardo Bongiovanni es el Secretario General de la Fundación Internacional para la Libertad, presidida por el Nóbel Mario Vargas Llosa, y presidente de la Fundación Libertad. Nos habló sobre la situación del liderazgo político en Argentina, Macri, y el Peronismo. 

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
386 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

407 Columnas

Columna

112

0

29 de Junio de 2018

Red Líder: ¿Cómo describiría el liderazgo político en su país?

Gerardo Bongiovanni: El liderazgo político en nuestro país es uno de los ejes centrales de análisis desde que el culto al personalismo ha sido herramienta principal de gran parte de los gobiernos del siglo XX, por no decir que también aquellos de los siglos XIX y XXI. Una Argentina acostumbrada a personajes que han intentado perpetuarse en el poder, que han construido alrededor de su persona el poder y no en base a proyectos que traspasen su mera existencia personal e individual. El liderazgo en la Argentina no es un chiste, y es un tema que interesa profundamente desde lo político, aunque no tenga el nivel de análisis teórico que se le ha dedicado en otros países, como los anglosajones.

R.L: ¿Qué líderes vale la pena destacar y por qué? 

G.B: El actual presidente de Argentina, Mauricio Macri, resulta una figura ineludible para destacar a poco que se formula una pregunta como ésta. Sin embargo, probablemente Macri sea una disrupción en el esquema típico de liderazgos argentinos. Un líder más de consensos de círculos concéntricos que de estructuras arriba-abajo clásicas en la Argentina. Es que, si de liderazgos carismáticos argentinos se está discutiendo, el de Juan Domingo Perón no puede omitirse, no obstante, lo negativo de la figura y de todo lo que hizo.

R.L: Cada país tiene su propia cultura de liderazgo. ¿Sobre qué bases se ha desarrollado esta cultura en su país?

G.B: En su tradición histórica, la Argentina ha profesado una cultura caudillista del liderazgo. Enfocada fuertemente en las figuras propias que surgieron en las postrimerías del virreinato español, que fueron los caudillos. Grandes terratenientes, con conocimiento militar la mayoría de ellos, que en un culto al personalismo lograban conformar centros de poder que orbitaban en su derredor, y que no admitían la réplica ni el disenso.

R.L: ¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrentan los líderes políticos en su país?    

G.B: Uno de los principales retos a los que se enfrentan los líderes políticos argentinos es el de dar o no con la talla del arquetipo que se ha creado, casi como si fuera un mito, de cuál es el líder adecuado para gobernar la Argentina. Enrolados en una visión de líder carismático, popular, que conecta rápidamente con las masas a través de lo emocional, se ha erosionado la posibilidad de creencia de la sociedad de que existen otros tipos de liderazgos que pueden ser mejores para la consecución de los objetivos propuestos.

R.L: ¿Cuáles son los impactos de un liderazgo populista, tanto en su país como por ejemplo en la región?

G.B: Los impactos de un liderazgo populista en nuestro país han sido nefastos, como puede apreciarse a simple vista si se analiza el caso por antonomasia, que es el del liderazgo peronista. Si bien es cierto que en el momento del siglo XX en el que surge Perón todavía no se utilizaba la categoría de análisis populista (como sí se lo ha hecho en gran parte de fines del siglo XX y comienzos del siglo XXI), este personaje histórico calza a la perfección en la tipificación que se hace del tema. Líderes populistas requieren de seguidores adictos que compren su narrativa. Esos seguidores adictos se crean o se convierten, pero de alguna manera se generan. Un círculo vicioso que dificulta la posibilidad de crecimiento real individual de los sujetos.

R.L: ¿Cómo se busca promover el liderazgo político en su país?

G.B: Se han generado distintas instancias, tanto desde lo público como desde lo privado, para promover el liderazgo en la Argentina, y el surgimiento de nuevas piezas en el tablero que puedan hacer aportes positivos en tal sentido. La noción de la función pública puesta al servicio de los ciudadanos ha fortalecido la idea de que es posible generar cambios positivos en políticas públicas si se conjuga el conocimiento específico con habilidades y talentos de liderazgo.

R.L: ¿Qué cualidades necesitan los líderes políticos para enfrentarse a este complejo entorno político?

G.B: Necesitan de herramientas que les permitan apelar tanto a lo racional como a lo emocional, y caer así en la realización de que puede quebrarse el círculo vicioso de líderes caudillistas, generándose entonces un fértil campo para liderazgos que busquen consensos colectivos y no simplemente imposición de voluntades individuales por sobre las de los demás.

 

Síganos en Twitter: @LaRedLíder 

 

 

Vea también:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder