Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Escuela Nueva: La escuela de líderes en la ruralidad

Vicky Colbert es la co-fundadora de Escuela Nueva, un modelo pedagógico que rediseñó la forma de educar y que lleva 30 años formando líderes en las escuelas rurales del país. Nos contó cómo funciona y cómo podemos mejorar la educación en el país.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
402 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

418 Columnas

Columna

357

0

21 de Noviembre de 2018

Red Líder: ¿Por qué nace Escuela Nueva?

Vicky Colbert: Escuela Nueva nació hace treinta años, cuando había en el país muchas escuelas invisibles, osea escuelas pequeñas y aisladas que quedan en lugares donde hay baja densidad de población, donde no hay tantos niños y hay un solo docente o máximo dos. En el país ya había experiencias que trataban de ayudar a ese docente que manejaba varios grupos a la vez, pero esas estrategias no se podían convertir en política nacional porque no eran replicables ni escalables. En ese entonces yo trabajaba en el Ministerio de Educación, y junto con Óscar Mogollón y Beryl Levinger empezamos a investigar todas las experiencias que había y le dimos nacimiento al modelo de Escuela Nueva.

R.L: ¿Cómo diseñaron este programa?

V.C: La necesidad es la madre de la innovación. Nos tocó rediseñar todo: desde cómo diseñar las aulas y cómo capacitar a los docentes, porque si tu capacitas a los docentes de una forma tradicional ellos van a educar de la misma forma.

Tuvimos que inventarnos algo que cualquier maestro del país pudiera hacer, pues no en todas partes del país encuentra uno PhDs. Los maestros tenían que sentir que esto les ayudaba, tenía que ser financieramente viable y tenía que servir para las 34.000 escuelas rurales que hay en el país. Teníamos que lograr una estrategia pedagógica que le permitiera al maestro manejar simultáneamente varios grupos y varios cursos. Fue  una oportunidad para replantear el modelo pedagógico que se utiliza en el mundo entero y que no ha cambiado. 

R.L: ¿Cómo funciona este modelo educativo?

V.C: Tú entras a un aula de clase y todos están haciendo cosas diferentes. Tenemos distintos ritmos, por lo que no todos están aprendiendo lo mismo a la misma hora. No están repitiendo de memoria. Lo que hicimos fue pasar de la memorización ya la comprensión, entonces tú entras a un aula y encuentras a unos niños trabajando independientemente, otros en parejas y otros trabajando en grupos. Pero todos están siguiendo sus guías de aprendizaje, que son unos módulos que transmiten el currículo nacional a través de textos dialogantes.

Esto hace que los niños estén dialogando todo el tiempo entre ellos. Aquí se está pasando de un paradigma de transmisión de conocimiento a uno de construcción de conocimiento. Los niños se están mirando a los ojos y no las nucas, entonces cambia la forma de estar sentados. Ellos están construyendo conocimiento entre ellos porque están siguiendo las guías, contestando las preguntas. Es, en esencia, el arte de hacer las preguntas inteligentes. 

RL: ¿Y cuál es el rol del docente?

V.C: El rol del docente es el de facilitar, orientar. Es un mentor que tiene más tiempo, ya no está corriendo dando información para que los niños copien, tiene tiempo para conocer a sus niños y estar chequeando cómo están aprendiendo. Él ya sabe exactamente en dónde está cada niño y lo puede estar retroalimentando. Él viene cuando el niño lo llama. Ya el profesor no es el que hace las preguntas, sino el niño el que llama al docente cuando necesita que le aclare algo.

R.L: La sociedad ha avanzado a pasos agigantados en las últimas décadas. ¿Cree que la educación atiende estos cambios?

V.C: Yo siempre insisto en comparar el sector salud con el de educación. Si yo traigo un médico de hace cien años y lo meto en un hospital de hoy, ese médico se enloquecería porque todo ha cambiado en el sector salud. Pero si yo traigo un maestro de hace cien años y lo meto en un colegio, inclusive de estrato alto en Bogotá, ese maestro no se enloquecería tanto porque todo ha cambiado menos la manera de aprender. Todavía es un maestro dictando clase con el modelo frontal que transmite el conocimiento.

R.L: Ante este panorama, ¿qué capacidades y habilidades es clave promover y enseñar para formar a los líderes del futuro?

V.C: Tenemos que enseñar las habilidades del siglo XXI, osea las que no puede hacer un computador. Hoy la información es de muy fácil acceso. Ahora lo importante es el proceso de pensamiento. Tenemos que formar líderes, y Escuela Nueva es una escuela de líderes, porque aquí los niños están aprendiendo a aprender permanentemente, están aprendiendo a tomar iniciativas, a liderar procesos, a cumplir, pero lo más importante es a trabajar en equipo.

Entonces lo interesante de Escuela Nueva es que nosotros comenzamos a crear un concepto de liderazgo en el aula, donde todos los niños a participan activamente, discutiendo, dialogando, tomando decisiones, tomando iniciativas, pero lo más importante trabajando en equipo. Trabajar en equipo es la habilidad más importante que los empresarios están buscando para el futuro, porque no se aguantan una persona que no pueda trabajar en equipo. Les enseñamos a pensar, a adquirir habilidades de pensamiento superior, a discutir con argumentos y no usar la fuerza. Por ejemplo, en Escuela Nueva los niños eligen sus gobiernos estudiantiles, ellos organizan su aula con presidentes, vicepresidentes, tesorero, etc. Ellos mismos organizan sus comités entonces aprenden a organizarse ellos mismos y a ser líderes.

R.L: ¿Qué resultados ha tenido este modelo pedagógico?

V.C: Las evaluaciones han mostrado un impacto enorme, no solamente académicamente sino en convivencia pacífica, qué es lo que un proceso de paz requiere. Esto es una pedagogía para la paz. Tanto los alumnos como los profesores están más contentos. Los niños han mejorado su autoestima, y si tú mejoras el autoestima de un niño, florece. Lo más importante para que un niño sea un adulto exitoso es que mejore su autoestima y sienta que es capaz de salir adelante.

Además, Alfredo Sarmiento y Jorge Iván González, dos economistas muy serios, hicieron un estudio que demostró que Escuela Nueva compensa las limitaciones ocasionadas por vivir en un  bajo nivel socioeconómico.

R.L: Teniendo en cuenta los últimos acontecimientos en torno a la definición del Presupuesto General de la Nación para las universidades públicas, ¿cuáles deberían ser las prioridades?

V.C: Hay que tomar decisiones políticas a partir del saber acumulado científico que ya existe en el país. Tenemos evaluaciones de muchas cosas que han funcionado, y es más práctico invertir en aquello que sabemos que tiene resultados y que está probado.

En este sentido, está demostrado que la primera infancia y la básica deben ser las prioridades de un país, pues ahí, en los primeros cuatro años de vida, es donde se define la personalidad del ser humano. En Colombia, el que llega la universidad es un ser privilegiado. Obviamente sí es importante asegurar buena calidad en las escuelas públicas y en las universidades públicas, pero ojalá no vayan a quitar plata de los niños campesinos ni de la primera infancia.

R.L: ¿Cómo garantizar un mejor futuro para la educación pública en Colombia?

V.C: Lo más importante es que Gobierno, sector privado y sociedad civil trabajen juntos por la educación. Esas alianzas son poderosas. Uno tiene que trabajar con los gobiernos, porque salud y educación son la responsabilidad de los estados, y hay que trabajar con ellos para lograr alto impacto y cobertura. Pero tú tienes que tener socios del sector privado y de la sociedad civil para mantener la calidad y la sostenibilidad. Cuando solamente se hace con los gobiernos, cambia el presidente y se cae el programa. 

Por ejemplo, en el caso de Colombia, la Federación Nacional de Cafeteros se interesó mucho en escuela nueva porque para ellos era una solución que los jóvenes se quedaran en el campo y que tuvieran educación de calidad, pues esto mejora su su economía cafetera. Esto fue fundamental para garantizar la sostenibilidad del proyecto. 

R.L: ¿Cómo hacer reformas a la educación exitosas?

V.C: Escuela Nueva es una reforma educativa hecha con los maestros, y yo creo que eso es lo más importante. Eso es en lo que fallan muchas reformas educativas, porque sacan el decreto y va de arriba para abajo.  Aquí fue un diseño de proceso con muchos maestros, y por eso los maestros rurales que fueron capacitados con Escuela Nueva son los que más la defienden.

Interactiva: