Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Es un mito que el humor político calumnia e injuria

En #SíEsLíderRompeMitos Ricardo Silva sostiene que en una democracia el humor político no injuria ni calumnia, porque un político serio no debería estar a la altura de su caricatura.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
394 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

410 Columnas

Columna

464

0

26 de Mayo de 2017

Es un mito que el humor político calumnia e injuria porque se trata de un lenguaje como el de la ficción. Porque se trata de un acuerdo entre quien lo emite y lo recibe.
 
Todo el mundo sabe que un chiste es un chiste, que una caricatura es una caricatura.
 
Cuando se enfrenta el humor se está jugando un juego que puede chocar y puede molestar, pero en una democracia hay que saber soportarlo cuando a uno no le gusta.
 
El humor político puede ser devastador y puede ridiculizar a un político hasta desbaratarlo, pero es la labor de un político serio no estar a la altura de su caricatura.
 
Usualmente quienes son caricaturizados son políticos que nos están engañando, nos están haciendo trampa, y es muy probable que no tengan cómo responder al humor sin seguir mintiendo.
 
Estoy convencido de que un político serio no está a la altura de su caricatura, de que puede vivir felizmente mientras se burlan de él porque no teme mayor cosa.

 

 

Vea tambien:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder