Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Cooperación suiza para la niñez

Diana Palacio, directora de la Fundación Ayuda a la Infancia es #TrendingLíder esta semana, porque atiende 1.400 niños de 0 a 5 años de edad en riesgo social bajo una metodología que incluye una intervención a sus familias. 

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
395 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

411 Columnas

Columna

1255

0

05 de Julio de 2016

INFORMACIÓN DEL LÍDER – Diana Palacio

Actividades profesionales: Consultora de Cooperación Internacional. Representante de la Fundación Ayuda a la Infancia.

Diana Palacio - foto por Fundación Ayuda a la Infancia

* Foto por Víctor Ramón Florez

Iniciativa de liderazgo – Fundación Ayuda a la Infancia Hogares Bambi. 

¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo de la Fundación Ayuda a la Infancia?

La fundación orienta sus esfuerzos para atención a la primera infancia. A niños y familias en proceso de recuperación y búsqueda de un nuevo proyecto de vida. La iniciativa ha sido muy exitosa porque ha logrado articular de esfuerzos entre el sector público, el sector privado, la sociedad civil y la cooperación internacional. Gracias a esta colaboración, se atienden cada año 1.400 niños de 0 a 5 años de edad.

¿De dónde surge o qué la llevó a iniciarla?

La fundación está presente en Colombia hace 30 años como iniciativa de un médico suizo a quien le impactó la situación de en vulnerabilidad y falta de protección estatal..

Este médico, regresó a Suiza y reunió fondos para abrir una casa en donde se pudieran recibir niños en riesgo social.

La idea es lograr que los recursos que vienen del extranjero, apalanquen otros recursos y de esta manera se comprometan otros actores. No tendría el mismo impacto si se limitara a recursos del Estado, del sector privado o a recursos de la cooperación internacional exclusivamente. Al principio la fundación era 95% dependiente de Suiza, ahora que se ha ampliado la cobertura, el aporte es más equitativo. 40% es de Suiza y un 60% de Colombia. En ese 60% hay recursos del Estado, tanto a nivel central como local, y recursos del sector privado.

Conociendo mi vocación de articular y convocar, hace 12 años la fundación en Ginebra me delega la responsabilidad de representarlos y articular esfuerzos con el sector privado y el sector público.

¿Qué es lo distintivo de esta iniciativa?

El desarrollo de un modelo de atención a la primera infancia con énfasis en la familia. De esta manera se ayuda a familias de bajos recursos a que tengan sus propias herramientas para que puedan asumir la paternidad y las condiciones propias para garantizarle a sus niños ambientes con derechos.

El reto es cambiar a las familias que ya tienen una estructura, una trayectoria y unas experiencias difíciles. Son una población vulnerable, con un pasado complejo, que viene cargado de violencia y de falta de esperanza. Se hace un trabajo de desarrollo personal y fortalecimiento de la autoestima, donde las madres, en su mayoría cabeza de familia, deciden que quieren un nuevo proyecto de vida. A quienes tienen sentido emprendedor se les apoya con unidades productivas que ellos mismos presentan en un plan de negocios, con un proceso de acompañamiento de empresarios.

Diana Palacio - foto por Fundación Ayuda a la Infancia

* Foto por Víctor Ramón Florez

¿Cómo llegan las familias al programa?

La fundación tiene varios programas, con el ICBF por los niños y el programa Comunidad donde llegan las madres desplazadas. Además, los hospitales remiten población, las comunidades religiosas y la red de la comunidad.

Cuando hay cupos libres, un equipo hace búsqueda activa, en hospitales, centros zonales y en parroquias, para divulgar que la fundación recibe a niños y los recuperamos en todas las áreas. Otro programa es atención día, donde los niños que van a las casas a pasar el día. Es un programa cofinanciado en Bogotá y Medellín con el gobierno local. Pero igual, todas las madres de todos los programas pueden participar del programa de familia.

¿Cómo ha desarrollado la iniciativa?

La iniciativa se desarrolla a partir del interrrelacionaniento, de la página, del voz a voz, del contacto. Por ahora, la fundación trabaja en cuatro ciudades Bogotá, Cali, Medellín y Darién. Sin embargo, el modelo se ha convertido en un ejemplo, cada una de estas ciudades es en un ejemplo para replicar en otras ciudades. De otras ciudades hemos sido visitados, tanto por entidades territoriales como por organizaciones de la sociedad civil para conocer el modelo, no solo en términos del impacto social que hacemos en los niños y las familias, sino en términos del esquema de cooperación.

¿Cuánto tiempo le toma a una familia emprender un nuevo proyecto de vida?

El tiempo varía, de un año a cinco. Son 14 talleres en el procesos inicial, sobre desarrollo personal y después, según la oferta de capacitación técnica, hacemos alianzas con otras entidades como la Fundación Mario Santo Domingo, el SENA, las Adoratrices. Cada ciudad tiene su oferta de capacitación, donde el programa paga la capacitación, los materiales, el transporte y después viene el proceso de generación de unidades productivas.

Hacemos seguimiento durante otro periodo de tiempo para acompañar estas familias y no abandonarlas. Incluso esas unidades productivas que han sido muy exitosas, hacemos un segundo paso, donde se les entrega otra ayuda financiera. Esta ayuda no es un préstamo, es capital semilla entregado 100% a la familia. La familia que tuvo un caso exitoso y logró avanzar y dar un nuevo norte a su vida, es líder y ejemplo, para motivar a las demás familias.

¿Cuáles han sido los principales aliados?

Los grandes aliados son el Gobierno Nacional y Suiza. La cooperación suiza (privada y pública), la mayoría de los aportes vienen del sector privado y 60% de los recursos son aportes individuales.

La casa Christie's en Nueva York, ayuda con una subasta que se realiza anualmente. Toqué la puerta de Christie's hace 6 años. La idea es vender el arte colombiano donde hay tanto talento.

La fundación cuenta con muchos aliados como Bancolombia, Bimbo, Gas Natural, Nutresa, Mapfre, se han recibido aportes de Japón, España, Estados Unidos, entre otros. ¿En qué momento se logra articular tantas partes tan disimiles? Son procesos complejos que requieren mucho trabajo, que es la muestra del amor, el compromiso y la pasión.

¿Por qué esta iniciativa es positiva para el país?

Al ser modelo, puede ser un referente replicable, al servicio de las comunidades que lo necesitan. Es público, hemos entregado el know-how y el acompañamiento. En los últimos años ha habido un esfuerzo importante de acoger y proteger la infancia y la adolescencia, con la Ley de Infancia y Adolescencia, que marcó un paso importante para que las entidades territoriales asignen recursos. Sin embargo, aún hay una situación muy alta de pobreza, donde los más afectados son los niños.

Está comprobado con estudios económicos que la inversión en primera infancia tiene el más alto retorno social. No invertir en primera infancia tiene un costo social muy alto. Si el Estado invierte cuando el niño ya tiene 10, 12, 14 años, requiere un esfuerzo mayor y un impulso social. Incluso hay veces que incluso la no inversión en primera infancia produce daños irreparables en el niño que afectan su desarrollo en la etapa adulta. Estudios de economía muestran que un problema de desnutrición en la primera infancia, puede afectar hasta el 10% del ingreso del individuo cuando sea adulto. Es increíble ver que los estudios muestran que esa pérdida de productividad puede afectar el 3-4 % del PIB.

¿La fundación ha tenido algún programa con los niños de La Guajira?

El ICBF propuso que hiciéramos presencia allá, con el know-how y la capacidad que tiene la fundación sería maravilloso poder abrir operación en otros lugares, pero los procesos administrativos y de recursos son una limitante. Sin embargo, siempre hay disposición para acompañar procesos en la aplicación de este modelo. Primero es necesario fortalecer lo que se tiene.

¿Cuál ha sido su rol de liderazgo?

Pienso que el líder es quien pone al servicio de la comunidad sus capacidades. Comencé en Armenia cuando ocurrió el terremoto en el eje cafetero y descubrí que tenía  vocación. Aquí hay un trabajo profesional, aquí hay unos indicadores, una metodología para llevar a cabo la emoción de hacer algo por las comunidades.

¿Cómo ha sido el liderazgo colectivo en su experiencia?

En estos proyectos se puede ver el compromiso colectivo, de los niños y las familias con la fundación. Hay una cultura de entusiasmo que irradia en el ambiente. El optimismo de una empresa está relacionado con la productividad, lo han demostrado estudios técnicos.

Hay una cultura de pasión en un contexto de trabajo, inmediatamente el contexto cambia. Cuando voy a estos espacios, veo que desde el portero, la jardinera, la trabajadora social hay un compromiso y a veces son las 8 o 9 de la noche y no se han ido de trabajar. Ellos no están por su salario, lo hacen por pasión. Ahí se ha logrado mantener una llama viva de espíritu optimista y de pasión, eso es lo que ha generado ese liderazgo colectivo.

 

Vea también:

Página Oficial Fundación Ayuda a la Infancia Hogares Bambi

 Histórico de Publicaciones de la Red Líder