Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Alcalde confiable dos veces – Rodrigo Guerrero #TrendingLíder360º

Recuperar la autoestima colectiva genera progreso y bienestar en la sociedad dice Rodrigo Guerrero, quien contribuyó a mejorar la confianza de los caleños en la alcaldía.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
411 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

419 Columnas

Columna

644

02 de Marzo de 2016

Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder

Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder
Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder
Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder
Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder
Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder
 

Links de interés: 

Twitter  

Libros: Cali me encanta y otros escritos periodísticos - 2007. ¿Y el poder para qué? y otros escritos periodísticos - 2016.

Reflexiones

¿Cómo ha sido la transformación de Cali en los últimos años?

Cali ha tenido un cambio muy importante en los últimos años en algo que es difícil de medir, la autoestima colectiva. Cuando comencé este periodo que acabo de terminar, los caleños estábamos sumidos en la depresión. Hemos redescubierto la autoestima colectiva, nos sentimos orgullosos de ser caleños, estamos seguros de que vamos por el camino correcto. La elección pasada la interpreté como ese sentimiento concretado políticamente. Los caleños han cambiado en su forma de ser. También hay indicadores objetivos, el desempleo ha bajado y está en los niveles más bajos de los últimos 20 años. Los niveles de pobreza y pobreza absoluta se redujeron sensiblemente. Los caleños hemos venido pagando impuestos, que es un indicador indirecto. Pagando cuatro veces más de lo que lo hacíamos antes, para realizar obras en infraestructura es muy importante.

¿Cuál fue la principal apuesta de su alcaldía?

Quería recobrar la soberanía administrativa. Planear una ciudad hacia el futuro. Hicimos el POT con la idea de tener una ciudad densa, no queremos el prototipo de ciudad estadounidense, como Washington, donde el promedio de tiempo que gasta un trabajador en ir de la casa al trabajo es dos horas al día. Hicimos proyectos de desarrollo en el centro, nos enfocamos en el mejoramiento del transporte público. Además está el corredor verde, donde estaba antes la carrilera, habrá un sistema de transporte público que pase por Jamundi, Jumbo, Cali y Palmira, una especie de tren de cercanías. Queremos que Cali aproveche su riqueza, tenemos gran cantidad de espacio público y siete ríos. Otra apuesta fue desarrollar la conexión con el Pacífico. El pasado, presente y futuro de Cali se lo debemos al Pacífico, así que hubo un esfuerzo por mejorar la vías de comunicación, los vínculos empresariales y sociales. Cali tiene una posición que no tiene ninguna otra ciudad colombiana, es la conexión del siglo XXI.

Usted fue alcalde en dos ocasiones, ¿cómo compara sus dos alcaldías?

La segunda fue mucho más complicada. Después de la Constitución de 1991 aparecieron las tutelas y los derechos de petición, en principio son buenas, pero frecuentemente se usan para entorpecer los procesos. Es necesario tener 70 abogados en cada administración respondiendo a estos mecanismos. En el momento en el que uno descuide llega una sanción. Además, la situación económica que encontré era muy mala. Hace 20 años tampoco había mucho presupuesto, pero al menos no habían deudas. Esa fue la gran diferencia. Ahora es mucho más difícil administrar que hace 20 años. Por ejemplo, los funcionarios y los empresarios de libre nombramiento y remoción se sindicalizaron, hay que hacer un proceso legal para romper esa aberración. Cali esta en el corredor endémico del dengue, chincunguña y zika, toca estar siempre trabajando en este tema. De igual forma Cali esta en el corredor endémico de la droga, y de allí sale también la violencia. Me propuse formar un sistema para reducir los índices de violencia, porque este es un problema gigantesco en Cali.

¿Le quedaron frustraciones de su paso por la alcaldía, cuáles?

Sí, hubiera querido hacer más énfasis en la inversión social y en la educación. Si bien intenté hacer mucho, todo lo que se realizó en estos temas para los más necesitados es poco. Aún estamos lejos, especialmente en términos de educación pública.

¿Cómo caracterizaría a Cali en comparación con las otras ciudades principales del país?

Somos una ciudad de migrantes, lo cual nos da unas características importantes, tenemos una tercera parte de raza negra, que ha llegado de la costa del Pacifico, tenemos migraciones antioqueñas y nariñenses. El migrante por su condición, es una persona que es muy trabajadora. Somos una sociedad abierta, donde el que viene aquí encuentra el trabajo. La mezcla entre negro, blanco e indígena nos hace alegres y descomplicados. Además, la conexión con el Pacifico nos pone en una posición privilegiada.

¿Es Cali realmente la capital del Pacífico colombiano?

Esa es una idea que la tendría que considerar todo el país y en especial el Gobierno. La capital de Pacífico debe ser Cali. Es difícil vencer la tendencia centralista.

¿Considera a Maurice Armitage un continuador de los aspectos principales de su alcaldía?

Él es una persona que admiro mucho. Maurice Armitage ya hizo toda la plata que quería , además, tiene una conciencia social y étnica extraordinaria. Veo en el una capacidad de trabajo descomunal, le falta experiencia política, pero bobo no es, eso se aprende. Soy muy optimista. Estoy convencido que hará una administración pulcra, que no le va a robar a la ciudad. En lo que se refiere a la inversión social sé que el va a continuar el trabajo y lo va a mejorar.

¿Qué es lo positivo y lo negativo de que los gobernantes tengan más de setenta años?

La gran ventaja es la experiencia, por ejemplo lo que aprendí en la Universidad del Valle fue fundamental. La limitación es que uno no tiene la capacidad física. Yo tengo una muy buena salud, pero el dinamismo y el esfuerzo físico no es el mismo al de una persona joven, e incluso el optimismo. Ya uno viejo no cree que todo se pueda hacer.

¿Es cierto que las empresas multinacionales se están yendo de Cali?

No. Algunas empresas como Croydon o Chicles Adams se han ido, pero no por razones de Cali, sobretodo por las condiciones de mercado y otras razones externas. Sin embargo han llegado más de 80 empresas. Además intentamos cultivar las empresas locales.

Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder

Entorno del líder

Todo liderazgo surge de unas influencias en la vida: personales, intelectuales, vivenciales, de todo tipo. ¿Cuáles diría usted que son esas influencias que han determinado su estilo y sus motivaciones de liderazgo?

El líder tiene que tener una característica fundamental: confianza en sí mismo. Pues frecuentemente hay que retar la opinión establecida. Para esto se necesita tener convicción. Eso empieza en la primera infancia, en el núcleo familiar. Además, la educación es fundamental, fui scout y ahí empezó mi liderazgo. El desarrollo en el colegio y formación académica en la Universidad del Valle me sirvió mucho. La combinación de estas tres cosas, más las circunstancias idóneas, permiten el liderazgo. En mis columnas hay un artículo basado en un profesor de Harvard que sostiene que hay 3 pulsiones básicas que impulsan al hombre a trabajar, la necesidad de reconocimiento, la necesidad de poder y la necesidad de logros.

Las adversidades ayudan a formar el carácter y la personalidad del líder. ¿Qué adversidades ha tenido que superar?

Adversidades buscadas. He asumido retos que fueron muy difíciles, pero yo los busqué porque era necesario hacerlo. Por suerte he sido bendecido y no he tenido grandes adversidades.

¿Cuál es el origen regional de su familia

Caleña por ambas partes.

¿Cómo fue le proceso para encontrar su sentido de propósito, que es la única característica común entre los líderes? Fue fácil, fue rápido?

En la universidad descubrí que el propósito en mi vida debía ser ayudarle a los demás, fue fácil encontrarlo.

Uno de los propósitos principales de éstos perfiles es que personas jóvenes entiendan con ejemplo concretos cómo es el difícil camino del liderazgo. ¿Cómo describiría usted su proceso interior y su experiencia de búsqueda y encuentro de ese camino de liderazgo?

Mi mayor consejo a los jóvenes, especialmente a quienes quieran ser políticos, es ayudar a los demás como puedan. Por ejemplo, cuando trabajé en la Fundación Carvajal logramos ayudarle a 250 familias con viviendas, pero cuando fui alcalde la primera vez hicimos 28.000 viviendas. La política es el bien al por mayor. La política es desagradecida, pero quien tenga la disposición de ayudar, tiene en la política el terreno idóneo. Escribí una columna sobre los consejos a un joven que quiere hacer política, le doy una serie de principios y que busque formas de ayudar. 

¿Qué habilidades han facilitado su liderazgo?

El buen humor. Tengo esa virtud genética, le saco chiste a todo. Eso me ha ayudado mucho, especialmente para sobrevivir, porque en la tensión en la que uno vive en el servicio público es indispensable tener un buen sentido del humor.

Algunos expertos en liderazgo sostienen que éste es 50% emociones. ¿Cómo cree que maneja la inteligencia emocional?

La manejo bien. Tengo por principio buscar la empatía, saber qué es lo que lo mueve al otro.

Iniciativa de liderazgo

Una visión de liderazgo tiene un diagnóstico de la situación a intervenir, una meta hacía a dónde ir y una fórmula para lograrlo. ¿Cuál diría usted que es su diagnóstico, fórmula y meta?

Desde mi primera alcaldía hasta la actualidad, Cali ha cambiado mucho. Lo más importante es tener una visión general, como los que empiezan a construir una iglesia gigantesca sabiendo que nunca la van a ver terminada. La meta era dejarle una mejor ciudad a las futuras generaciones, y la fórmula con la que he trabajo es una visión que va más allá de lo inmediato, pensar a futuro.

¿Cómo encarna con su ejemplo los valores de su visión?

Me he preocupado mucho por decirle a la sociedad que la política es un componente fundamental de la vida social. No puede haber empresa privada sana en un medio político enfermo. Es obligatorio el preocuparnos por el entorno político.

¿Cuáles son sus principales resultados en materia de liderazgo?

En todas los sitios desde donde he trabajado he logrado distintas metas. Con la Fundación Carvajal destaco el desarrollo de programas como el de microempresas, apoyo a tenderos, reciclaje, centros de servicios básicos comunitarios y atención primaria en salud. En la primera alcaldía los programas cívico y educativos. Además la ciudadela DESEPAZ, que fue el proyecto más grande de vivienda de interés social en la historia de Colombia hasta ese momento. En la última administración destacó los logros en términos de seguridad, movilidad e infraestructura.

¿No ha podido alcanzar alguna meta propuesta?

Hubiera querido reducir mucho más la violencia en Cali. Estamos en una taza de 56 por 100 mil, y cuando la recibí estaba en 86. Sin embargo, 56 homicidios por cada 100 mil habitantes es inaceptable. Yo sabia que no lo podía lograr, pues es algo estructural, que requiere tiempo, aunque si me quedó esa frustración.

¿Cuáles han sido los principales aliados?

Por más cursi que suene, mi mujer, María Eugenia ha sido una gran aliada. Ella se preocupa por los temas de educación. Hay una persona con quien hemos tenido vidas paralelas, Óscar Rojas. El también fue director del Hospital Universitario y rector de la Universidad del Valle, también trabajó en la Fundación Carvajal. Él ha sido especialmente cercano, me ha acompañado a lo largo de mi vida profesional. Otra persona que influyó muchísimo en mi, fue Manuel Carvajal, ha sido uno de los lideres más importantes en la historia del país. Él tenia algo que nos tenemos los vallecaucanos, una visión nacional, mientras nosotros somos muy parroquiales.

¿Cómo se ve a usted como líder en el futuro?

Espero que me vean como un académico que prestó servicio en la política, y que sirvió de ejemplo para otros, eso seria mi máxima satisfacción.

Rodrigo Guerrero - #TrendingLíder360º - Red Líder

Visión sobre el liderazgo

Desde su experiencia, ¿cómo entiende usted un líder?

El líder debe tener confianza en sí mismo, fundamentada en la convicción, una formación que potencie ésta convicción. Además, hay tres cosas que impulsan al hombre a trabajar. Una es el reconocimiento, dos, la necesidad de poder y tres, la necesidad de los logros. Un líder es una combinación de estas tres, algunos tienen mucho más de una que de otra.

Hablemos de la cultura de liderazgo en el país. ¿Usted cómo describiría la cultura de liderazgo del país?

Hay que estimular a los líderes desde la primera infancia. Hay que ayudarle a los jóvenes a cultivar el liderazgo, eso nos hace falta.

¿A qué personas de la vida pública le reconoce usted liderazgo? Y mirando hacia atrás, pensando en líderes colombianos ¿cuál le atrae?

Además de Manuel Carvajal, también esta Gabriel Velásquez, quien debió recibir un premio Nobel. Todo lo que él hizo por la educación universitaria y general, en términos de salud, pues fue el inventor de la atención primaria, debería tener mayor reconocimiento. Me trae también Carlos Galán, era un poco mesiánico, pero era un gran líder.

¿Cree que dado el contexto apropiado, cualquiera puede ser líder?

Sí.

Ronald Heifetz sostiene que liderar es vivir peligrosamente. Porque el liderazgo tiene un lado no glamuroso, del que poco se habla: genera que otros se opongan a la iniciativa de liderazgo llegando incluso a buscar detener al líder. Esto ocurre porque el liderazgo transformador genera cambios y “pérdidas” para la gente al desequilibrando el statu quo.

Estoy de acuerdo, el líder esta convencido de algo, y cuando se propone a hacerlo, genera resistencia y adversidades. Ahí es donde es importante la confianza en sí mismo. Quiero rescatar que el liderazgo no se puede aprender en una institución, se aprende en el terreno, ejerciéndolo. de igual manera que para aprender a nadar hay que botarse al agua, liderazgo y natación no se pueden aprender por correspondencia. 

La teoría tradicional de liderazgo tiende a darle demasiada importancia al líder individual y al líder heroico. Sin embargo, la literatura moderna sobre liderazgo y la experiencia de personas como usted siempre indica que el verdadero liderazgo es colectivo, más aún en la actualidad en que la complejidad de los problemas y las soluciones hace que un líder pueda hacer poco por sí mismo. ¿Cómo ha sido el liderazgo colectivo en su experiencia? 

Siempre digo que quiero ser como el director técnico de Brasil en el Mundial del 62. Todo el mundo se acuerda de Pelé y Garrincha, pero no del técnico. Eso es la expresión máxima del liderazgo colectivo, cuando el director pasa a un segundo plano. 

En una de mis columnas que se llama hablo de los dos tipos de dirección. La de Toscanini, el primer violín de la Orquesta Sinfónica Italiana, que asumió la dirección de la sinfónica en un concierto en el que el director se enfermó. Se conocía la partitura de los 100 músicos. Ese tipo de liderazgo es útil en algún momento. El liderazgo de la orquesta de jazz es distinto, pues el director debe buscar los mejores músicos, darles las instrucciones básicas y dejar que cada uno improvise, que cada cual haga su trabajo. Ese liderazgo me parece mucho más apropiado.

Vea el 

Poema predilecto sobre lideragzo para Rodrigo Guerrero: 

 
If
 
 If you can keep your head when all about you
 Are losing theirs and blaming it on you;
 If you can trust yourself when all men doubt you,
 But make allowance for their doubting too;
 If you can wait and not be tired by waiting,
 Or, being lied about, don't deal in lies,
 Or, being hated, don't give way to hating,
 And yet don't look too good, nor talk too wise;
 
 If you can dream - and not make dreams your master;
 If you can think - and not make thoughts your aim;
 If you can meet with triumph and disaster
 And treat those two imposters just the same;
 If you can bear to hear the truth you've spoken
 Twisted by knaves to make a trap for fools,
 Or watch the things you gave your life to broken,
 And stoop and build 'em up with worn out tools;
 
 If you can make one heap of all your winnings
 And risk it on one turn of pitch-and-toss,
 And lose, and start again at your beginnings
 And never breath a word about your loss;
 If you can force your heart and nerve and sinew
 To serve your turn long after they are gone,
 And so hold on when there is nothing in you
 Except the Will which says to them: "Hold on";
 
 If you can talk with crowds and keep your virtue,
 Or walk with kings - nor lose the common touch;
 If neither foes nor loving friends can hurt you;
 If all men count with you, but none too much;
 If you can fill the unforgiving minute
 With sixty seconds' worth of distance run -
 Yours is the Earth and everything that's in it,
 And - which is more - you'll be a Man my son!