Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

El papel de la mujer en la Economía de la Región Pacífico

La mujer en regiones como el Pacífico, representan resiliencia, empoderamiento, fuerza y el poder de transformar realidades y contextos complejos, desde lo comunitario, pero también desde lo económico.

David Murillo Mosquera
David Murillo Mosquera
Investigador - Dejusticia
2 Seguidores54 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

1790

0

03 de Octubre de 2018

Pese a que para algunos sectores sociales es visto como un tabú que un hombre hable acerca de la inclusión y el empoderamiento femenino en temas sociales y económicos, hoy quiero hacerlo.

En las últimas semanas me he estado cuestionando sobre cuál es y cuál debería ser el rol que juegan las mujeres en la economía tanto al interior de sus hogares como en sus territorios y comunidades, específicamente en el Litoral Pacífico.

¿Cómo la desigualdad de género ha afectado el mercado laboral en la región? ¿Qué papel juegan y deben jugar las mujeres en las economías sociales? ¿Cómo incentivar la participación de la mujer en cargos públicos en el Pacífico? ¿Qué tan amplia es la brecha salarial entre hombre y mujeres en Colombia y el Chocó?

En un estudio realizado por el Banco Mundial en 2016, titulado Taking on inequality: poverty and shared prosperity 2016”, se concluyó que Colombia es el cuarto país más desigual del mundo. Según este informe, los niveles de pobreza y de desigualdad de Colombia son comparables con países como Sudáfrica, Haití y Honduras.

Lo más preocupante de todo es que esta es una pobreza que parte del país desconoce, o quizás,  no quiere ver o simplemente ignora. Desde una visión centralista, la extrema pobreza se sigue percibiendo como un problema que afecta a unos pocos, una visión aislada de la realidad pues cerca del 28 por ciento de la población de Colombia se encuentra por debajo de la línea de la pobreza.

Los municipios del litoral de Pacífico, por su parte, los presentan los índices más altos de pobreza en Colombia, el cual, repito, es el cuarto país más desigual del mundo.

En las publicaciones hechas por el Centro de Estudios Económicos Regionales, CEER, del Banco de la República de Colombia, titulados “La persistencia de la pobreza en el Pacífico y sus factores asociados” y “Estudios sociales sobre el Pacífico colombiano”, se plantea que en el Litoral Pacífico convergen 6 características que se conectan entre ellas y generan como consecuencia la permanencia de círculos de pobreza en la región. Estos son: (i) la baja generación de ingresos; (ii) alta incidencia de la pobreza multidimensional; (iii) baja movilidad social; (iv) lentas transiciones demográficas; (v) malnutrición y bajo logro educativo; y, (vi) alto desempleo e informalidad.

Personalmente, considero pertinente agregar una séptima característica, relacionada con la desigualdad de género en el mercado laboral.  En el Pacífico, así como a nivel nacional las cifras de desempleo en las mujeres son más altas que las de los hombres. Según cifras de Departamento Administrativo Nacional de Encuestas, DANE, a nivel nacional, se puede evidenciar que el desempleo femenino equivale a 15 por ciento y el desempleo masculino a 9 por ciento, con una diferencia porcentual de 6 puntos.

Para el caso del departamento del Chocó, según cifras de DANE, la diferencia porcentual entre el desempleo masculino y femenino equivale a 11 puntos porcentuales, pues la tasa de desempleo en mujeres es de aproximadamente un 17 por ciento y la de los hombres se acerca al 6 por ciento. Ahora bien, a pesar de la baja participación de la mujer en el mercado laboral del Chocó, ellas representan el 51 por ciento de la población en el departamento. En la región persisten desigualdades entre hombre y mujeres en cuanto a los sectores donde trabajan unas y otros, así como el nivel de ingresos entre ambos géneros.

En este punto, vale la pena preguntarse ¿Qué papel podría jugar la mujer en el desarrollo económico y social del Chocó e incluso del país?

Pues bien, tanto a nivel nacional, pero más aún en las regiones se ha pasado por alto la relación entre la economía y la mujer. La mujer en regiones como el Pacífico, representan la resiliencia, el empoderamiento, la fuerza y el poder de transformar realidades y contextos complejos, desde lo comunitario, pero también desde lo económico.

El papel de la mujer en la economía ha sido subestimado.  En regiones periféricas del país, por ejemplo el Pacífico, las labores de las mujeres son relacionadas principalmente, actividades relacionadas con la docencia, labores domésticas e incluso actividades sociales, que en muchas ocasiones se hace de forma voluntaria, sin ninguna retribución económica, así como también actividades económicas que tienen una naturaleza más cultural.

El papel que debe jugar la mujer en el desarrollo de regiones como el Pacífico colombiano tiene que ir más allá del papel social y comunitario que juegan hoy en día, las barreras o límites que se presentan para generar condiciones similares a las de los hombres en el mercado laboral deben ser identificadas, y generar políticas que propendan eliminarlas. Esto permite que el papel de la mujer en el desarrollo sea social, pero también económico.

A pesar del nivel de desigualdad social y económica del país, que a su vez, presenta la tercera nivel de ingresos entre hombres y mujeres más desigual de América Latina, se deben generar incentivos y acciones que permiten aumentar la participación de la mujer en el mercado laboral, no únicamente en el caso de departamentos como el Chocó, sino a nivel nacional.

Aumentar la participación de la mujer en el mercado laboral es un factor a tener en cuenta para disminuir la desigualdad económica en Colombia, pues se aumentaría el nivel de ingresos y la capacidad adquisitiva de un número importante de hogares en el país.  Para lograrlo se debe comenzar a apoyar en mayor medida los emprendimientos femeninos, pero a su vez, generar mecanismos para disminuir la brecha salarial, así como incentivar la formalización de los empleos relacionados con labores comunitarias y culturales a los cuales se encuentran vinculados principalmente las mujeres.

Ahora, ¿Qué tan dispuestos están el sector público y privado a desarrollar herramientas reales que permitan disminuir la brecha en el mercado laboral entre hombres y mujeres?

 
Interactiva: