Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¿De la guerra al autoritarismo?

El autoritarismo y el totalitarismo que se están fortaleciendo en estas elecciones es necesario erradicarlos de nuestra sociedad sí queremos construir la paz

Olga Amparo Sánchez
Olga Amparo Sánchez
Feminista activista e investigadora colombiana
487 Seguidores60 Siguiendo

0 Debates

46 Columnas

Columna

258

4

07 de Marzo de 2018

Hechos como los acontecidos en Armenia, febrero 2 de 2018,  contra Timochenko, el candidato a la Presidencia de la Farc-; el asesinato de exguerrilleros de las Farc; el asesinato de líderes sociales; la propaganda distribuida en Medellín con ocasión de la gira de Gustavo Petro el 17 de febrero de 2018 deben generar alarma y ser motivo de preocupación. Vamos por un camino fangoso que nos puede llevar al abismo del autoritarismo.  

Apelando a los conceptos de Hannah Arendt en su libro “Los Orígenes del totalitarismo”, sobre las condiciones que dieron origen y fueron soporte del totalitarismo en Europa,  debiera preocuparnos la concentración del poder en un “líder”, salvador y garante de la seguridad; el uso del terror como mecanismo de defensa del status quo; la promoción del terror y el odio hacia la izquierda o al castrochavismo, y el uso de  las redes sociales como herramienta para manipular y generar rechazo y miedo.

Progresivamente, el “líder mesiánico” utiliza a grandes sectores de la población colombiana que no se encuentran integrados a organizaciones, partidos o sindicatos, personas que han sido apáticas con respecto a la militancia política. Estos grupos, son heterogéneos y son presos de la propaganda y del discurso del “líder” que se dirige a ellos, logrando lealtad total e incondicional a su movimiento y su pensamiento.

Por ello, es necesario examinarnos con mirada crítica y tratar de comprender lo que nos ha sucedido en más de cinco décadas de guerra, no aún sin dolor y odios, pero ya no con un silencioso resentimiento e  infructuoso horror. Porque es el momento de dar respuestas a preguntas con las que varias generaciones hemos tenido que vivir: ¿Que ha sucedido? ¿Por qué sucedió? ¿Cómo ha podido suceder?

Las respuestas a estas preguntas deben ir más allá de los resultados, conclusiones y recomendaciones que se formulen desde el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición.

Se trata de explicarnos el porqué de nuestra incapacidad para reconocer al otro; el porqué del odio que se ha  enconando en la sociedad colombiana, que no es simplemente el odio a las/os excombatientes, es también a todo lo diferente, a lo que no encaja en un pensamiento único que pretende ser hegemónico; por qué no fuimos capaces de poner fin a una guerra, que generación tras generación dejó una estela de víctimas y dolor y sumió en el retraso y la pobreza a territorios y poblaciones.

La guerra ha demostrado que nuestra dignidad humana precisa de garantías que deben ser halladas en un acuerdo ético-político, que comprometa vitalmente a cada institución y cada habitante de este país. Acuerdo que permita derrotar el autoritarismo y sea base para una convivencia democrática, respetuosa de la otredad y de la naturaleza.

No podemos permitirnos la mirada retrospectiva, para afirmar que siempre hemos sido violentos y autoritarios/as y concluir que esa es nuestra herencia. El autoritarismo y el totalitarismo que se están fortaleciendo en estas elecciones es necesario erradicarlos de nuestra sociedad sí queremos construir la paz y una sociedad justa para todas y todos sin exclusiones y violencias.

Comentarios (4)

Andres Felipe Garcia Rovira

07 de Marzo

2 Seguidores

Es el precio de que los criminales no sean juzgados sino premiados, eso incuba...+ ver más

Es el precio de que los criminales no sean juzgados sino premiados, eso incuba mas criminales que se replican hasta el fin de los tiempos, bienvenida al pasado que ustedes mismos construyeron al negarle la justicia, verdad y reparación a las victimas, deja vu como en en Belisario, lo mas triste de que se les haya dicho y no hayan escuchado es que como todo en colombia esto es el principio de lo mismo, el eterno retorno, la genesis de la proxima guerra como ha venido sucediendo desde los supremos.

Simón Sarmiento

08 de Marzo

0 Seguidores

Respeto su comentario, pero es que quienes han gobernado el país por décadas, lo han hecho de espaldas a la democracia y han usado los argumentos de post verdad para hacernos creer cosas que no son. La descalificación del otro sin argumentos es lo que nos ha llevado a que el STATUS QUO ni siquiera se cuestione si la inequidad en que vivimos es lo que merecemos.

Respeto su comentario, pero es que quienes han gobernado el país por décadas, lo han hecho de espaldas a la democracia y han usado los argumentos de post verdad para hacernos creer cosas que no son. La descalificación del otro sin argumentos es lo que nos ha llevado a que el STATUS QUO ni siquiera se cuestione si la inequidad en que vivimos es lo que merecemos.

Andres Felipe Garcia Rovira

09 de Marzo

2 Seguidores

Descalificar al otro es un problema menor versus descalificarse a uno mismo en...+ ver más

Descalificar al otro es un problema menor versus descalificarse a uno mismo en una discusión, Colombia puede parecer un pais desigual pero en el fondo la mayoria lo son, en la BBC hay un articulo sobre las 50 ciudades mas violentas del mundo y 47 quedan en america, para mi la razón es sencilla, aqui en el nuevo mundo todos nos sentimos con derecho a crear la ley y asumir que no es con nosotros de trump a las maras, de las carceles de brazil al mototaxi de monteria, todos somos conquistadores y no hemos aceptado que la ley es la forma en que las sociedades avanzadas han encontrado el camino al orden. El actual proceso no tiene justicia, verdad y reparación, no importa si hay inquidad o no, porque estamos hablando de un proceso penal, no una controversia civil, en ese orden de ideas pensar optimistamente que con una decisión formal de incorporar un actor armado a la sociedad sin los minimos admisibles es lo que se esta cuestionando.
Se lo pongo de una forma mas sencilla para que lo entienda, si uno observa el proceso con el M19 que no tuvo ninguno de los 3 elementos, la sociedad colombiana no espera devolver el casette, porque despues de entregar las armas nadie penso que se volverian narcotraficantes o seguirian manejando disidencias como ejercitos privados, se les reconocio mas sinceridad de la que cualquiera pueda admitir, porque no se noto que hacian eso para despues atacar con puñalada trapera, usted cree que la desconfianza con las FARC es gratis?, tal vez sumerced es muy joven para saber que entre el fin de las guerrillas liberales y el inicio de la lucha de las FARC hubo una calma chicha pero no hemos avanzado un apice en identificar que el verdadero problema de Colombia es que nadie respeta la ley.

Simón Sarmiento

08 de Marzo

0 Seguidores

Existen formas de dominar el pensamiento de las masas. Quienes manejan la política de este país lo han hecho con los argumentos de dominar y no de convivir y respetar. Eso ha creado en las personas el totalitarismo como forma de expresar nuestras diferencias. Tenemos que cambiar ya que quienes nos gobiernan han hecho de la democracia un ethos mafioso que no se merece esta hermosa tierra.

Existen formas de dominar el pensamiento de las masas. Quienes manejan la política de este país lo han hecho con los argumentos de dominar y no de convivir y respetar. Eso ha creado en las personas el totalitarismo como forma de expresar nuestras diferencias. Tenemos que cambiar ya que quienes nos gobiernan han hecho de la democracia un ethos mafioso que no se merece esta hermosa tierra.