Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

La verdad en un país dividido

La Colombia de la reconciliación necesita un relato lleno de matices y abierto a las diferencias. Un relato en que el reconocimiento ensanche la comprensión y no repita la historia que ya creemos saber.

Sergio Guarín
Sergio Guarín
Director del área de posconflicto de la Fundación Ideas para la Paz
512 Seguidores10 Siguiendo

0 Debates

9 Columnas

Columna

2115

6

08 de Diciembre de 2018

Inicia sus labores la Comisión de la Verdad en el contexto de un país fracturado. Los ciudadanos no creemos en las instituciones. Existe, de modo generalizado, la idea de que el Estado es incapaz de impartir justicia y de defender el interés público por encima el beneficio particular.

Por eso, del modo en que la Comisión desarrolle su trabajo, y de la calidad y el enfoque de los informes que produzca, dependerá que se convierta en una verdadera oportunidad para avanzar en el lento camino de la convivencia, y no en un instrumento para profundizar los agravios.

Esta tarea, que no es fácil, requiere afrontar varios desafíos que no están en su mandato.

Se necesita, primero, reconocer el contexto del país y releer los contenidos que fueron proyectados por las delegaciones de paz en La Habana.

La Comisión debe entender que, si bien su tarea está definida en el marco normativo que reglamentó el Acuerdo de Paz, la posibilidad material de realizar su tarea está atada a un contexto político y social que cambió diametralmente desde que Santos y Timochenko estrecharon sus manos hace dos años en Cartagena.

En ese momento, se creía que el Sistema Integral de Justicia Reparación y no Repetición (conformado por esta Comisión, por la JEP y la Comisión de búsqueda de desaparecidos), estaría en pleno funcionamiento y que sería reconocido por la sociedad colombiana como un instrumento de cierre definitivo del conflicto.

Pero no fue así. El proyecto de paz perdió el plebiscito y el modo en que se dio su refrendación definitiva erosionó gravemente su legitimidad. Tan fue así que el candidato de la oposición ganó la campaña a la presidencia y se llegó al punto de poner en cuestión el cumplimiento de lo pactado.

Adicionalmente, los terceros salieron de la JEP y el nombramiento de sus magistrados y de los Comisionados de la Verdad causó polémica entre sectores conservadores de la sociedad. Le escuché decir a Eduardo Pizarro que una pieza central de la Comisión era la figura del Padre de Roux. Que él lo veía como un Desmond Tutu colombiano, que sería capaz de generar unidad en torno a su figura.

Ojalá fuera así. Valoro y respeto enormemente el aporte y la audacia del padre de Roux en el camino de la construcción de paz de Colombia, pero sería miope ignorar que su figura es vista con recelo por varios actores que tienen mucho que aportar para comprender mejor el conflicto.

Por ello, si la Comisión quiere ser exitosa, requiere ganar legitimidad y construir puentes de entendimiento con sectores de la sociedad que hoy la identifican como el vehículo de una verdad sesgada en su contra. Y eso no se logra diciéndole a sus contradictores que, si no participan, tendrán el juicio de la historia.

No es suficiente con hacer llamados generales. Para que la Comisión logre producir un relato que no reproduzca el narrado en expedientes judiciales, tiene la obligación de convocar a los incrédulos. Y cabe preguntarse: ¿el camino que se ha elegido hasta ahora logra ese propósito?

El segundo desafío tiene que ver con valorar en su justa medida el absoluto categórico de producir un relato que satisfaga a las víctimas.

El objetivo es noble, pero está lleno de inconvenientes, varios de los cuales se reflejan en la pregunta sobre quiénes son esas víctimas y quién es que las escoge. Porque pretender desligar las posturas políticas de la representación de las víctimas es negar la realidad más básica.  

¿Estarán, por ejemplo, algunas víctimas del Estado y del paramilitarismo dispuestas a reconocer como propia una interpretación de la Verdad que matice la tesis de que en Colombia hay violencia sistemática contra los opositores, y que esa violencia está orientada por individuos poderosos que, en contubernio, planean estrategias para erosionar la agencia de los sectores populares?

¿Estarán las víctimas de los grupos guerrilleros dispuestas a acoger la idea de que su victimización fue el resultado de una guerra irregular con contenidos también políticos, y que ellas mismas eran corresponsables de las lógicas de violencia que expresó en contra suyo?

Porque, en cierto modo, la tarea de la Comisión consiste en “retar” las versiones que todos tenemos sobre el conflicto, y eso incluye las versiones del Estado, de los actores armados y de las propias víctimas.

Si la Comisión opta por alguno de esos relatos por encima del otro perderá la posibilidad de comprender las lógicas del conflicto como el resultado de un largo y complejo proceso social, económico y político, y dará paso a respuestas sobre los culpables y su responsabilidad. Pero eso es la tarea de los jueces.

La Colombia de la reconciliación necesita un relato lleno de matices y abierto a las diferencias. Un relato en que el reconocimiento ensanche la comprensión y no repita la historia que ya creemos saber. Y para ellos necesitamos que la Comisión inspire confianza y muestre su ponderación. La mejor de las suertes en ese propósito.   

Interactiva: 

Comentarios (6)

Nepomuceno Yusunguaira

08 de Diciembre

0 Seguidores

Es un hecho que la población en general reconoce a las diferentes agrupaciones subversivas como autores de atroces crímenes de lesa humanidad. Eso no está en discusión ni acepta dudas. El problema radica en la contraparte, en los organismos de seguridad del Estado representados en las FFMM y sus agencias de "inteligencia". Como en lo sucedido durante la brutal retoma del Palacio, jamás estarán dispuestos a reconocer que también son autores de hechos delictivos, lo mismo que los tales "terceros", dejados por fuera por una Corte Constitucional cuyos integrantes distan mucho de las calidades de sus integrantes.

Es un hecho que la población en general reconoce a las diferentes agrupaciones subversivas como autores de atroces crímenes de lesa humanidad. Eso no está en discusión ni acepta dudas. El problema radica en la contraparte, en los organismos de seguridad del Estado representados en las FFMM y sus agencias de "inteligencia". Como en lo sucedido durante la brutal retoma del Palacio, jamás estarán dispuestos a reconocer que también son autores de hechos delictivos, lo mismo que los tales "terceros", dejados por fuera por una Corte Constitucional cuyos integrantes distan mucho de las calidades de sus integrantes.

harriarq

09 de Diciembre

0 Seguidores

El peligro de esa verdad relativa esta en la generalización de la verdad, en ...+ ver más

El peligro de esa verdad relativa esta en la generalización de la verdad, en que si hay corruptos, pero se generaliza y todos se vuelven corruptos... Hubo falsos positivos, pero se generaliza y ahora todos los casos son o aparecen como falsos positivos, de la misma manera vemos dese la barrera como la juventud, los estudiantes, so victimas de esa generalización y la manipulación que se ha dado por parte de sus propios profesores y se presentan una fijaciones con personajes como Uribe, que se evidencian en páginas como esta, donde todo lo que pasa es por culpa de Uribe, ahora de Duque, esa es la contraparte de una oposición muchas veces sin sentido, marchas por la educación manipuladas, exageradas y con objetivos políticos donde los jóvenes son herramientas de poder, pero si le preguntas a alguno te responderá "es por la educación, porque hay plata para la guerra y no para la educación", entonces la pregunta siguiente es ¿la paz de santos es una mentira?... el presupuesto de las de 10 billones nunca antes visto para la educación, no lo consideran los manifestantes... ¿porque acallaron tanto tiempo y con un déficit creciente esos mismo estudiantes, porque no hubo manifestaciones en el gobierno anterior? ¿sera que el dichoso déficit solo se siente con un gobernante y con otro no?
Verdades relativas, manipulaciones verdaderas y un futuro incierto con esas juventudes que "piensan" cuando les dicen como y cuando pensar... pensamientos de Memes de internet que se vuelven religión para los chicos...
Y por el otro lado, un Petro con las manos en los fajos, es victima, lo están persiguiendo, convoca marchas y movimientos... la locura, ni viéndolo y escuchándolo ... un comportamiento que ya raya en las sectas...
Entonces si con estos ejemplos con evidencia vemos que aún así no hay una sola verdad, imaginemos los hechos terribles que solo cuentan con el relato como sustento...
Con los miles de desaparecidos que se quedaron en el limbo de la negación de la guerrilla, ahora que el estado (Osea todos nosotros) debemos pagar por los desmanes de los hampones, guerrilla, paramiltares algunos militares y también los politicos; la verdad se volvio negocio de los abogados, esos que saben que el estado casi siempre pierde y paga, porque es culpable por acción, o es culpable por omisión (la las fácil), y se llenan los bolsillos y generan mas victimas de mentiritas y se acostumbran a ser victimas porque es rentable...
Hace poco en un bus ... "Mi marido ya inscribió al chino como desplazado, porque como es de Villao, acá le dan subsidio, le dan Sisben y ya estamos para una casa, hay que aprovechar"... Esa es otra verdad, desplazados de por vida de verdad y de mentiras...
Cuanto tiempo somos victimas, cuanto dura el duelo, porque van mas de 6 millones de victimas registradas, negocio...
porque si se entregaron alrededor de 6.500 armas, ya son casi 10.000 guerrilleros que van apareciendo... y los disidentes reclutando, y los cultivos aumentando y el ELN reforzado.
Cual verdad es la que escogemos ... imaginese el problemita...

Nepomuceno Yusunguaira

09 de Diciembre

0 Seguidores

No existe ninguna "fijación" con Uribe, excepto la que profesan sus más incondicionales seguidores. El señor Petro debe dar una explicación convincente acerca del origen y del porqué de esos fajos de billetes que mete en una bolsa. De la misma manera, el señor Uribe les debe a los colombianos (que no son sus fans propiamente dichos, porque esos le creen y le perdonan todo) muchas explicaciones acerca no solo de su oscuro pasado sino de muchas de sus actuaciones durante los 8 largos años que duró su gobierno. El problema de la verdad queda plenamente establecido en argumentos como el suyo: Sí hubo falsos positivos, pero no son todos. así haya sido UNO SOLO los señores de las FFAA deben reconocer que también actuaron de modo criminal, no muy diferente del de sus enemigos. Ese es el problema, caballero. Las huestes uribistas, la ultraderecha, han sido bastante renuentes a reconocer sus actuaciones delictivas que los emparentan, y bastante de cerca, con los violentos de la orilla opuesta. Esa es la VERDAD que necesitamos oír todos los colombianos.

No existe ninguna "fijación" con Uribe, excepto la que profesan sus más incondicionales seguidores. El señor Petro debe dar una explicación convincente acerca del origen y del porqué de esos fajos de billetes que mete en una bolsa. De la misma manera, el señor Uribe les debe a los colombianos (que no son sus fans propiamente dichos, porque esos le creen y le perdonan todo) muchas explicaciones acerca no solo de su oscuro pasado sino de muchas de sus actuaciones durante los 8 largos años que duró su gobierno. El problema de la verdad queda plenamente establecido en argumentos como el suyo: Sí hubo falsos positivos, pero no son todos. así haya sido UNO SOLO los señores de las FFAA deben reconocer que también actuaron de modo criminal, no muy diferente del de sus enemigos. Ese es el problema, caballero. Las huestes uribistas, la ultraderecha, han sido bastante renuentes a reconocer sus actuaciones delictivas que los emparentan, y bastante de cerca, con los violentos de la orilla opuesta. Esa es la VERDAD que necesitamos oír todos los colombianos.

harriarq

12 de Diciembre

0 Seguidores

Lo que usted pide ocurrió hace rato, las fuerzas armadas han tenido que hacer...+ ver más

Lo que usted pide ocurrió hace rato, las fuerzas armadas han tenido que hacer actos ofreciendo disculpas y pidiendo perdón, tal como la guerrilla ha hecho, de eso ya han habido fallos que lo solicitaron, otra cosa es lo que digo en mi opinión y es que se generaliza para todo el ejercito y esa es la imagen que se lleva la juventud, ayudada por la tergiversación de los medios y de los profesores en las aulas, algo en lo que me sostengo.
Lo de Uribe es también mi opinión, la fijación que tienen sobre la responsabilidad de Uribe y ahora Duque, de todo lo que pasa en el país, igual Peñalosa... sube el dollar, hay basuras en las calles, se me quemó el arroz, la vecina está embarazada... llovió o hizo sol, es culpa de alguno de ellos... Claro esa opinión es ayudada por los medios, por personajes que al son del derecho de libre expresión en el que se escudan, sobrepasan la información y mas bien utilizan la calumnia, ridiculizan a la persona groseramente, lanzan "verdades" plagadas de inexactitudes (mentiras) y luego se hacen las victimas ante el reclamo...
Entonces nos vemos enfrentados los que pensamos que la izquierda esta llena de fanáticos que el opinadero lo tienen junto al repetidero de los trinos de Petro... y los que piensan que los fanáticos son los de derecha ahora ¡¡¡extrema!!!..., pues eso demuestra que hay mas de una verdad, y muchas mentiras, así las cosas, la verdad que necesitan los colombianos será solo la mitad de la verdad, la mitad que le gusta a unos, porque la otra mitad necesita otra verdad distinta, cual?, la del que gano la guerra, la que se escribe en los libros de historia y esa solo la escribe el vencedor... sino fíjese en los textos Bolivarianos de Venezuela, allá Chavez y Maduro crearon el mundo en 7 días. y por acá vamos por las mismas.

romario cadena

10 de Diciembre

0 Seguidores

de acuerdo, la objetividad se sale de la razón cuando se pretende justificar ...+ ver más

de acuerdo, la objetividad se sale de la razón cuando se pretende justificar lo de una orilla por lo que paso en la otra,la columna trata de ser objetiva pero algunos lo interpretan mal u omiten lo que les conviene pretendiendo que los unos fueron malos pero los otros fueron los buenos y eso es inaceptable.

Iván Garzón Vallejo

12 de Diciembre

0 Seguidores

Muy interesante, Sergio. Quizás le interese echarle un vistazo a este trabajo...+ ver más

Muy interesante, Sergio. Quizás le interese echarle un vistazo a este trabajo que acabo de publicar: https://revistas.unal.edu.co/index.php/anpol/article/view/75622