Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Duque: ¿De espaldas a la paz?

Lo único claro ha sido la ambigüedad con la que Duque ha manejado todo lo relacionado con la paz, y más recientemente, como debilitado instituciones y políticas claves para su implementación.

Elvira Maria Restrepo
Elvira Maria Restrepo
Profesora de Estudios Internacionales, The George Washington University
349 Seguidores18 Siguiendo

1 Debates

31 Columnas

Columna

2689

6

07 de Febrero de 2019

Durante la campaña presidencial, Duque se valió de la indignación y del inconformismo que despertaba en un sector importante de la población “la paz de Santos” y la atacó duramente.

No obstante, ya posesionado como presidente, acabó comprometiéndose, por lo menos en sus discursos públicos, a continuar con la implementación del Acuerdo Final con las Farc, dada la presión internacional y el blindaje de partes sustanciales del mismo.

Además, porque muchos hechos del proceso son irreversibles, en particular, los derechos de las víctimas, y la desmovilización de los excombatientes de las Farc.

Confieso que al principio el discurso conciliador y sin espejo retrovisor del presidente Duque me dio algo de esperanza frente al futuro de la implementación. Pero el slogan de Duque: “ni trizas ni risas”, un montaje de palabras que hacían alusión a la nefasta frase de Fernando Londoño de “hacer trizas la paz” y que reflejaba la posición del sector duro del Centro Democrático, debió habernos alertado.

Más allá de su discurso mediático, lo único claro ha sido la ambigüedad con la que Duque ha manejado todo lo relacionado con la paz, y más recientemente, como ha ido debilitando instituciones y políticas claves para su implementación.

Ejemplos concretos de su indeterminación han sido su posición frente al intento de reformar, o porque no decirlo mejor, de acabar con la JEP, propuesta por el Centro Democrático; pasando por el desacertado nombramiento del director de un día del Centro Nacional de Memoria Histórica, y su notoria inasistencia a la ceremonia de instalación de la Comisión de la Verdad en noviembre pasado.

Pero la indeterminación inicial se transformó rápidamente en su decisión política de cambiar los nombres y funciones de algunas de las nacientes, pero todavía débiles instituciones para la paz.

Los ejemplos de esta metamorfosis abundan, y por ello traigo solo algunos a colación.

El Alto Consejero para el Posconflicto se convirtió en Alto Consejero para la Estabilización y el Alto Consejero para la Paz, en Alto Consejero para la Legalidad.

Las palabras paz, posconflicto y negociación se desvanecieron y fueron reemplazadas por legalidad, estabilización y sometimiento respectivamente, para mencionar solo algunas de las más importantes, mutaciones que hablan por sí mismas.

Varios ejemplos también sugieren que los cambios no son solo semánticos, sino de enfoque, en especial, en temas como la participación política, la reforma rural integral y la erradicación forzada de cultivos de uso ilícito. 

De las transformaciones anteriores, se pasó a las demoras en la implementación de programas claves, y en los nombramientos de cargos esenciales para la construcción de la paz.

Entre las primeros existe temor entre excombatientes desmovilizados por la demora en el nombramiento y en la reactivación de los programas destinados a reincorporación a la vida civil de quienes integraron las Farc y se acogieron a los Acuerdos de Paz. Esa preocupación se agranda ante la ausencia de titulares para la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), que también cambió de nombre, y que antes estaba encargada de ejecutar los programas destinados a garantizar el retorno a la vida civil de los excombatientes, a través de la implementación de programas educativos y productivos.

De igual forma, entre las víctimas, que son el centro del Acuerdo Final, se está a la expectativa de que se nombre la cabeza de la Unidad para las Víctimas, todavía en manos de un encargado, quien tiene la inmensa tarea de garantizar los derechos de las más de ocho millones de víctimas registradas en el RUV, además de la delicada misión de lograr la prórroga de la ley de víctimas (Ley 1448 de 2011) que garantiza esos derechos.

La Comisión Nacional de Garantías, creada para hacer seguimiento al más alto nivel y asegurar el respeto a la vida de defensores y líderes sociales creada en 2017, dejó de sesionar desde el 7 de agosto de 2018 sin ninguna explicación.

Más recientemente, se han dado casos de abierta agresión contra el Acuerdo Final. Después de tres meses de debate sobre el caso Santrich, cuyo origen también es de dudosa legalidad, se perdió la carta que el Gobierno colombiano envió al Departamento de Estado de los Estados Unidos solicitando las pruebas requeridas por la JEP para determinar su posible extradición. Como dice Moisés Naim en un tweet reciente, “la pérdida de la carta…es como salida de una novela”.   

Finalmente, y aunque no quería extenderme al tema del ELN, que es harina de otro costal, además de la indignación que me produce el atentado terrorista contra estudiantes y policías de la Escuela General Santander, este 1 de febrero surge un nuevo escándalo.

Algunos medios han mostrado que el Gobierno Duque borró miles de trinos de la cuenta institucional @EquipoPazGob de la cuenta de twitter que el gobierno Santos había creado para ese proceso de paz.  

Este es un hecho lamentable que además empantana los argumentos esgrimidos por el Gobierno Duque, que buscan desconocer los protocolos que Colombia, como Estado, se comprometió a cumplir ante la comunidad internacional frente a las negociaciones con el ELN.

Mi esperanza sobre la suerte del Acuerdo Final con las Farc durante el gobierno Duque está como el clima de la ciudad donde actualmente vivo.

 
Interactiva: 

Comentarios (6)

José Saramago ..

07 de Febrero

3 Seguidores

http://darioacevedocarmona.academia.edu/

¡que tal! que ahora cada...+ ver más

http://darioacevedocarmona.academia.edu/

¡que tal! que ahora cada nombramiento del Presidente de la República deba ser previamente consultado con la oposición -santismo e izquierdismo-.
El Presidente Iván Duque debe gobernar con gente con méritos, capaz y de CONFIANZA.
El HISTORIADOR Darío Acevedo Carmona tiene una larga trayectoria académica, profesor de la Universidad Nacional, una hoja de vida meritoria (VER ENLACE), tiene todas las credenciales.
así que ¿cual es el problema?: ¡ah ya!, lo que pasa es que no es de extrema izquierda, ni santista, y a eso se reduce todo el problema.

José Saramago ..

07 de Febrero

3 Seguidores

https://pbs.twimg.com/media/Dym7rsHWkAEvdrU.jpg

Un protocolo es u...+ ver más

https://pbs.twimg.com/media/Dym7rsHWkAEvdrU.jpg

Un protocolo es una cuestión de gobierno, no de Estado.
El gobierno del Presidente Iván Duque nunca negocio nada. Los colombianos nos llegamos a enterar de su existencia y de su contenido secreto cuando lo de la cobarde bomba que puso la Banda Criminal del ELN. El pueblo colombiano no tiene que asumir un protocolo criminal que lo único que sirve es para darle protección a criminales de lesa humanidad.
Y teniendo en cuenta que como parte de los protocolos están dos países “garantes” responsables de promover la violencia en Venezuela y Colombia:
- Venezuela donde hay una dictadura castrochavista, que obviamente por ser una dictadura el dialogo no es posible, En doce Estados hace presencia el ELN como grupo paramilitar, y funciona como el brazo armado de Maduro en Colombia.
- Esta Cuba, el gran ideologo, promotor, protector, financiador, de grupos terroristas como el ELN y las FARC, y también de la extrema izquierda. La cusa de las desgracia “izquierdista” en Latinoamericana.
-Ademas, el Reino de Noruega ha sido el gran financiador del comunismo-socialismo que ha diseñado los “Acuerdos de la Habana”, un negociado entre las FARC y Santos que solo ha potenciado canceres como el narcotrafico, la corrupción, la impunidad, y mas violencia. Ademas según se puede leer el nobel no fue gratis, al parecer fue a cambio de petroleo y otros intereses del Reino de Noruega en Colombia.
Sobre los otros tres países garantes, Ecuador se retiro de país garante, después de que el brazo armado de las FARC asesinara a tres de sus periodistas. Y ahora tanto Brasil, Chile y Ecuador han respaldado al Presidente Duque en sus decisiones.
En conclusión: los únicos que presionan para que se cumpla el “protocolo sucio de Santos” es el santismo y el izquierdismo, para apoyar el dialogo con el ELN (VER ENLACE) que históricamente siempre se ha burlado del pueblo colombiano.

Andres Felipe Garcia Rovira

07 de Febrero

2 Seguidores

Es una lastima que se hayan acabado los contratitos de la paz para todos aquel...+ ver más

Es una lastima que se hayan acabado los contratitos de la paz para todos aquellos academicos que la usufructuaron, el cuento de la presión internacional lo pueden repetir hasta el cansancio, pero eso es no entender que para el mundo esto es indiferente, los palestinos estan en un proceso, bueno si uno deja de facturarle a esa burocracia para la paz que dejo santos y abre un periodico, sabrá que no importa, que nada cambio.

José Saramago ..

07 de Febrero

3 Seguidores

Si se roban el plebiscito: bien.
Si se ignorara “protocolos” criminal...+ ver más

Si se roban el plebiscito: bien.
Si se ignorara “protocolos” criminales: mal.
Si Petro ataca a la prensa: “marchas pacificas”, bien.
Si se critica a la prensa “en-mermelada”: mal.

Recordar lo que dijo Humberto de La Calle Lombana, JEFE negociador del gobierno Santos:
“...si el 'NO' gana en el plebiscito, los acuerdos (De La Habana) se caen... sencillamente pierden legitimidad...”
¿y que paso?: pues que el NO gano, pero literalmente ¡se robaron el resultado!. Por ahí el cínico de Santos se sentó a una mesa con todos de adorno y se tomo una foto, y medio maquillo por encima los acuerdos, ¡y ya!, se burlo del pueblo colombiano mientras hacia lo único que sabia hacer: PROMETER y no hacer nada.
Pues sucede que ese 'NO' hizo parte de quienes eligieron a Ivan Duque Presidente, y contrario a las mentiras de la izquierda, el 'NO' es una parte de un pueblo critico de como se mal-negocio los acuerdos; nunca esas mentiras dela izquierda y del santismo de que eran “ enemigos de la paz” que fue como dividió Santos al país.
El Presidente Duque y ese Plebiscito dan toda la legitimidad, no para hacer trizas el acuerdo, sino para reformarlo a fondo y mejorarlo.
Y el presidente Ivan Duque puede colocar en su gobierno a quien se le de la gana mientras cumpla con los requisitos, pero una cosa es gobernar para todos, y otra dejarse mangonear por la izquierda que perdió, y por el santismo diabetico que añora la repartición de la mal llamada “mermelada (o sea del país -a las FARC les dieron un trozo-)”.

lomagrande

10 de Febrero

0 Seguidores

Si vemos algunos comentaristas que para la guerra todo tiene justificación y ...+ ver más

Si vemos algunos comentaristas que para la guerra todo tiene justificación y no dan brazo a torcer es porque de la guerra sacan provecho, porque la paz no les conviene, y claro, el negocio está en la venta y compra de armamento y pertrechos para equipar a la fuerza pública, que no se puede dejar pasar por desapercibido,¿quien las vende? "blanco es gallina lo pone"; para la paz en cambio no hay intermediario multinacional que venda los pertrechos...la paz en Colombia en este periodo de Duque no la veremos, en cambio si veremos un incremento de violencia y asesinatos de lideres populares que demoran en ubicarlos como terroristas, esto porque el que gobierna no es Duque y todo Colombia lo sabe. Por ahora, nos dirigen la atención hacia Venezuela donde también quiere incidir, pero es una estrategia de la derecha para deslegitimar el proceso de paz y un sofisma para poder impulsar una ola de intervenciones que permitan correr la cortina de lo que realmente vive Colombia:Corrupción campante sin que funcione el lema "del que la hace la paga", ejemplo el fiscal que tenemos; todos los procesos contra la corrupción pasaron a un segundo plano, con miras a que se venzan los plazos, los condenados están saliendo libres o se encuentran disfrutando la casa por cárcel, y el gobernante !calla!, el crimen contra nuestros recursos naturales como el producido contra el rio Cauca, por hidroituango nada se dice porque allí tambien hubo coimas, allí el "honesto" fiscal calla, el gobierno anticorrupción guarda silencio, a sabiendas que este hecho es lo más grave que ha sucedido en nuestro país y parte del continente y mejor dicho no se ha visto algo así y que no se diga nada...da lastima que nos quieran inmiscuir en un problema de un país hermano que tiene problemas, pero que los que tenemos los colombianos no son menores y querer dar ejemplo de gobernabilidad y de honestidad es una vergüenza que no aguanta revisión.

lomagrande

10 de Febrero

0 Seguidores

Hoy que la paz muere y los colombianos queremos vivir, invito a que salgamos a...+ ver más

Hoy que la paz muere y los colombianos queremos vivir, invito a que salgamos a exigir a los violentos a sentarse a negociar la paz y no la guerra, que no permitamos que el gobierno se desgaste tratando de tejer la estrategia guerrerista a costas de la desgracia de un pueblo hermano el cual debe resolver sus problemas de manera autónoma y no que nuestro presidente que no ha sido capaz de resolver nuestros problemas quiera dar ejemplo de lo que no ha podido hacer...combatir el hambre, la violencia, el desempleo, la inseguridad y la corrupción y hoy se dedique a querer que se gobierne mejor en otro país con sólo proposito de tapar la podredumbre con al que gobierna....los colombianos no debemos permitir esto...esto no es ser de izquierda o de derecha, es que mañana pueden intervenir otros países en el nuestro y lo harían con toda autoridad, porque aquí también se les ha dado razones para ello...la impunidad sobre los falsos positivos y los asesinatos de lideres, la corrupción y muchos otros actos son graves o igual que lo hacen en Venezuela..porque aquí también hay dictadura aunque digan que no...sólo que las muertes y desaparecidos no se publican por Caracol y RCN...de manera que el llamado humilde de este colombiano al señor presidente es que deje que los venezolanos resuelvan sus problemas y no busque otro más de los que tenemos nosotros....LA PAZ ES LO QUE DESEAMOS y usted puede hacer algo por ella si quiere usted hacerlo.