Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Atrapados en el pasado

Saquemos de este asunto el relato anticomunista, a ver si por fin avanzamos en discusiones sobre paz y reconciliación. El presidente Duque nos prometió un Gobierno para las nuevas generaciones. Que no se quede en palabras.

Sergio Guarín
Sergio Guarín
Director del área de posconflicto de la Fundación Ideas para la Paz
484 Seguidores10 Siguiendo

0 Debates

6 Columnas

Columna

2103

16

30 de Junio de 2018

Con la llegada del nuevo Gobierno se abre la oportunidad para hacer ajustes al Acuerdo con las Farc. Sobre todo, en lo tocante a la Jurisdicción Especial de Paz. Sin embargo, la discusión liderada en el Congreso por Paloma Valencia parece haber tomado el rumbo equivocado.

En lugar de concentrarse en el problema central de la impunidad, las proposiciones tocan dos asuntos que, con mucho esfuerzo y varias décadas, ya estábamos logrando reenfocar.

Primero está la del narcotráfico. Con el debate en el legislativo, se ratifica que la extradición queda viva para los líderes de las Farc y que el papel de la JEP no supera la formalidad de un trámite de fechas. Vale la aclaración. Sin embargo, ¿es la extradición de los comandantes una medida eficaz para cambiar las dinámicas del narcotráfico en nuestro país? Evidentemente, no.

El narco es un problema complejo, que se expresa de modo distinto en las diversas realidades territoriales. En él participan varios actores: los carteles internacionales, los intermediarios locales, nuestros funcionarios corruptos, estructuras de crimen organizado, las redes de distribuidores y una profusa red de lavado y de interacción entre las economías criminales y las legales.

En un país históricamente pobre, la plata de la cocaína ha sido instrumento de acumulación, de ascenso social y de reactivación económica. Y buena parte de nuestra tolerancia hacia el narco ha tenido que ver con que son ellos, los narcos, quienes trajeron dólares al país e invirtieron en construcción, lujo, servicios, comercio y entretenimiento.

Y son ellos los que todavía sostienen varias economías locales. Principalmente en regiones apartadas del circuito de la legalidad. Por eso, salir del narcotráfico no es quitarse una plaga de encima, sino cambiar una profunda dinámica económica.

Como lo ha mostrado la investigación de la Centro Nacional de Memoria Histórica, la cruenta alianza entre paras y políticos expresó, en buena medida, la necesidad de generar un pacto formal que protegiera los interese de los narcos.

Lo de que las Farc era el cartel más grande del planeta y que el “narcoterrorismo” era equiparable a las actividades de Al Qaeda, fue un argumento válido para el contexto internacional pos - Torres Gemelas, y fue muy útil para juntar la agenda anti subversiva con la de la lucha antinarcóticos. Pero la realidad es tozuda.

Y por mucho que se hagan esfuerzos retóricos, entre las Farc y los carteles de Medellín y Sinaloa hay mucho trecho.

Es claro que las Farc tuvo una participación determinante en la configuración regional de la producción, venta y distribución de cocaína. Y también es cierto que si delinquen después del acuerdo les debe caer todo el peso de la ley. Pero de ahí a considerarlos un “cartel” al que hay que extraditar a como dé lugar, como una muestra de verdadera justicia, no sólo equivoca el diagnóstico, sino que nos impide comprender mejor un fenómeno al que debemos plantarle cara si queremos realmente combatir.

Además del narcotráfico, está la sala especial para los militares en la JEP. Tras décadas de introducir los conceptos de Derechos Humanos en las Fuerzas Armadas colombianas, y después de tener un ejército reconocido internacionalmente por avanzar de modo criterioso en la finalización del conflicto armado, ¿nos inventamos ahora un procedimiento especial para que los jueces no les “den tan duro” a los uniformados?

¡Qué estropicio! Si los primeros conscientes de los excesos cometidos en guerra y los que saben cuándo se cometió un delito y cuándo no, son los mismos miembros de la tropa. Una tropa a la que le duele que sus miembros participen en política y se vean incursos en violaciones a los DDHH.

De qué es capaz el ejército colombiano ya se vio cuando escoltó con orden y profesionalismo a los guerrilleros hacia las zonas de concentración. El ejército no necesita gabelas. Sino un trato justo y una interpretación histórica que no los macartice en desarrollo de la guerra.

Las objeciones planteadas alrededor de la JEP son varias y conocidas. Que es una justicia paralela, que está “controlada” por extranjeros y que sus jueces no son imparciales. Valen las críticas y, varias de ellas, tienen fundamento. Pero solucionar las dudas que genera la JEP creando una burbuja en el sistema para que a ella se sometan los militares, no sólo es un error conceptual sino un anacronismo.

Esos “jueces más equilibrados”, que sepan de derecho de guerra y que no estén “cargados hacia la izquierda”, no son la solución para las angustias del ejército colombiano. Si bien aún rondan los pasillos de las escuelas de formación de las Fuerzas Militares y de Policía algunos dinosaurios que enseñan a interpretar el mundo con los lentes de la guerra fría y las herramientas del Estatuto de Seguridad, la gran mayoría de oficiales reconoce que la legitimidad proviene del acatamiento de la ley y no del favorecimiento de instancias judiciales parcializadas.

Si nos preocupa la imparcialidad de los jueces de la JEP, revisemos y precisemos el régimen de inhabilidades e incompatibilidades y reversemos, si es necesario, algunos nombramientos, pero no le sumemos más salas a este aparato que ya es de por sí pesado y burocrático.

Además, aceptemos de una buena vez que el buen trabajo de la JEP depende de comprender de modo integral los fenómenos propios del conflicto y que, para ello, lo ideal es tener los procesos de varios actores al mismo tiempo.

Ya en la discusión del Congreso sacaron a los terceros. Luego la propia JEP se negó a conocer procesos de parapolíticos. Y ahora… ¡Le quitamos a los militares! Lo que era la Justicia de la transición, encargada de razonar de modo integral y restaurativo sobre el conflicto, va a terminar por esta vía en un tribunal para el sometimiento de unos guerrilleros, que va emitir sentencias que lucirán tibias porque no se obtendrá la verdad completa a cambio.

Y eso pasa en parte porque seguimos atrapados en discusiones caducas. Saquemos de este asunto el relato anticomunista, a ver si por fin avanzamos en discusiones sobre paz y reconciliación. El presidente Duque nos prometió un Gobierno para las nuevas generaciones. Que no se quede en palabras.    

Comentarios (16)

José Saramago ..

30 de Junio

2 Seguidores

La izquierda mamerta representada en este articulo esperan que el Presidente I...+ ver más

La izquierda mamerta representada en este articulo esperan que el Presidente Iván Duque se su títere. Articulo que va en el mismo sentido de voces como la de León valencia, Ivan Cepeda, las FARC, Santos, ...,.. todos con un común denominador, defender las acciones de las FARC, y su marcado anti-uribismo y deseo de controlar a Duque.
Le recuerdo la autor la pregunta del plebiscito del 2 de octubre de 2016:
“¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?”, en otras palabras, ¿esta acuerdo con los acuerdos de la Habana tal cual esta?:
ante lo cual la mitad del pueblo colombiano representado en los diversos sectores del NO, incluyendo las victimas, y que se impuso en el resultado del plebiscito, junto con los resultados de las votaciones legislativas y presidenciales le dan legitimidad al Presidente Iván Duque a mejorar los acuerdos, acuerdos diseñados en Cuba y que fueron un negocio oculto entre las FARC y Santos, y en donde el pueblo colombiano no participo.
La JEP fue una imposición de las FARC, para tener una justicia para ellos que les diera Impunidad y con al cual perseguir al enemigo político.
Y Santos primero dijo que nunca iba a negociar a las fuerzas militares, luego hablo de una justicia diferencial para las militares, nada de eso cumplió. No es lo mismo miembros de una fuerza legitima del Estado, que grupos armados ilegales cuya razón de ser es el delito y los crímenes contra el pueblo. miembros que hayan cometido crimines se les debe juzgar con todo el peso de la ley, nadie esta en contra de eso, pero hay mucho militar y policía inocente que cumpliendo con su función han sido perseguido judicialmente por estas organizaciones radicales de izquierda como parte de esa persecución a los que les sabe “a derecha”, caso Cr. Plazas Vega y el colectivo de abogados Jose Alvear Restrepo, colectivo que a propósito tiene una buena representación en la JEP. Ó lo de la esposa del senador de los falsos testigos Ivan Cepeda en la JEP es otro ejemplo. ¿Así como se va a actuar con imparcialidad? con magistrados todos de izquierda recalcitrante con ideologías bien marcadas, muchos con todo un historial de perseguir a las Fuerzas militares.
Lo de la justicia diferencial y especial solo era para las FARC, querían meter allí a los miembros del estado, ahora con la creación de una sala especial se hace justicia.
Santos deja un narco-país, inundado de un océano de narcóticos, cuando Uribe había perseguido a “paracos”, “guerrillos” y narcos por igual y había dejado menos de 32 mil hectáreas sembradas, Santos legalizo los narcocultivos, que ¿como vamos a combatir el narcotrafico?, pues la Seguridad Democrática fue desmontada por Santos , y una parte de la Justicia es literalmente una mafia, cartel de la toga politizado, corrompido e izquierdizado. Justicia que los colombianos exigen se reestructure. Justicia y seguridad son pilares fundamentales para llevar íntegramente los social al territorio nacional: educación, salud, alimentación, empleo, etc. El narcotrafico es lo que alimenta grupos como las “disidencias” de las FARC, el clan del Golfo, los criminales del ELN, y demás, que lejos de estar mas débiles están mas fuertes. El narcotraficante Santrich, ese asesino que la representante Angélica Lozano metió a la fuerza al congreso contribuye un poco a ese narcotrafico. Si hay impunidad y no se paga un solo día de castigo se envía el mal mensaje de que el crimen y el narcotrafico si pagan y pueden utilizar el delito como forma de chantaje para negociar “la paz”.
Aquí siempre se habla que intransigentes son los del uribismo, pero los verdaderos intransigentes son los que no quieren cambiarle “una coma” al acuerdo que diseñaron los cubanos.
Santos no traiciono a Uribe, traiciono a quienes votaron por él., y a mentirles a los colombianos fue a lo que se dedico durante ocho dejando un país en la inmundicia, con una economía destruida, lo social mas deprimido que nunca, con la corrupción mas alta jamas vista, en resumen es el peor presidente que ha tenido este país en su historia.
Iván Duque no va a cometer el error de traicionar a sus electores, el 17 de junio gano el discurso de la unión, y perdió el del odio, duque va a gobernar pero “bobitos si no” para dejarse manipular de la izquierda, gobernara así los colectivos petristas intenten no dejarlo gobernar.

Alvaro

30 de Junio

0 Seguidores

Saramago parece la novia abandonada de Santos, que es el versito que les en en...+ ver más

Saramago parece la novia abandonada de Santos, que es el versito que les en enseño Uribe. Atine a producir un argumento inteligentee para poder plantear una discusion, de lo contrario siga recitando el catecismo del padre astuto (Uriibe).

AlvaroH

30 de Junio

0 Seguidores

Da pena ajena leer el escrito de Saramago, para quien cualquiera que no repita...+ ver más

Da pena ajena leer el escrito de Saramago, para quien cualquiera que no repita la lección aprendida de Uribe y de Jose Obdulio ya es un "mamerto" por el simple hecho de tener otra vision y opinión de los temas. El artículo no es de ningún "mamerto" y en realidad contempla con observaciones precisas y cuidadosas el fenómeno del narcotráfico y los demás temas mencionados, que constituyen un panorama complejo. Nada es tan burdo ni tan simple como lo presenta el propagandista Saramago.
Primero, dejemos de hablar del "pueblo colombiano" de manera tan ligera. No me gusta ver a la izquierda haciendo eso y menos a la derecha. El porcentaje de colombianos que apoyaron la opción uribista en ningún momento ha sido de 20 o 22 millones, por ejemplo, así que no tiene mucho sentido hablar de la mitad. En plata blanca, el uribismo son seis o siete millones de votantes. Para la segunda vuelta del 2018, terminaron votando unos tres millones de personas adicionales que no comparten todas las tesis uribistas y que seguramente no apoyaron a esa corriente política en el plesbicito, sino que simplemente creyeron que Duque era una mejor opción que Petro en el 2018. No tiene Saramago ningún derecho a pretender que todos ellos comparten sus afirmaciones.
Segundo, víctimas hay en absolutamente todos los partidos políticos, movimientos y corrientes de opinión. Es cínico, grosero y cómico que el uribismo ahora pretenda que las víctimas son exclusivas de ellos. Eso da hasta rabia leerlo, porque no es justo que personajes como Saramago hagan una caricatura mal dibujada sobre la violencia por la que ha sufrido tanto este país.
Tercero, no se negoció nada de la estructura de las Fuerzas Militares en La Habana. En el acuerdo y en la JEP ya había un tratamiento diferenciado, con distintos procedimientos, así que Saramago está muy desinformado y por lo tanto sigue desinformando a los lectores. Lo que también es una grosería es la manera como Saramago tergiversa la realidad jurídica: ante el derecho internacional y aún dentro de la jurisprudencia nacional, los agentes del Estado, incluyendo las Fuerzas Armadas, asumen un mayor deber y una mayor responsabilidad de respetar los derechos humanos porque han adquirido la obligación de defender a la ciudadanía y de respetar las leyes. Cuando un servidor público abusa de su poder y de su autoridad para cometer una barbaridad como asesinar, torturar, desplazar, extorsionar o desparecer a alguien, eso no es ningún honor ni merece un tratamiento más suave.
Cuarto, es claro que para Saramago no solamente son problemáticos los jueces de la JEP, sino que al parecer los únicos jueces que respeta siempre tienen que ser de derecha o extrema derecha en sus tendencias políticas. No acepta a ningún juez de izquierda ni de centro. En otras palabras, tampoco le sirve a Saramago el sistema ordinario de justicia y él es quien tiene la potestad de determinar qué fallos y sentencias son correctas, a pesar de que no sea abogado ni tenga los expedientes. ¿Qué evidencias tiene usted para pretender que los militares ya condenados son en realidad "inocentes" y no culpables? Ninguna, simplemente lo dice porque hace parte de sus creencias uribistas.
Entre los magistrados de la JEP hay varias personas de otras tendencias, no solo de izquierda, pero es cierto que sí hay bastantes jueces de esa corriente. Lo cual no es ni malo ni bueno, dependerá de cómo se comporten. Prejuzgar a los individuos es no solo injusto sino intelectualmente deshonesto.
Sin embargo, el hecho de que el uribismo pretenda hacer una sala especial en la JEP con otros jueces que supuestamente sean los más convenientes y complacientes para los militares es un riesgo. Dudo mucho que la CIP respete que el nuevo gobierno haya querido modificar la JEP con el fin exclusivo de que los militares no tengan que decir la verdad sino que, sorpresa, ahora va a resultar que todos los condenados e investigados son inocentes y en este país no ha pasado nada. Esa ficción es bonita para el uribismo, pero no es ni históricamente ni jurídicamente real. Para que los fallos de esos nuevos jueces sean respetables y creíbles, tendrían que ser elegidos de una manera muy estricta y transparente, lo cual pongo en duda ante la actitud de Saramago de desconocer inclusive los actuales fallos del sistema ordinario. Lo que él quiere es lavarle la cara a todos los militares, sin importar que sean inocentes o culpables, y que nunca se conozca la verdad de sus actos.
Cuarto, es mentira que Uribe había dejado menos de 32 mil hectareas de coca. No solamente fueron más altos los estimativos tanto de los gringos como de la ONU, sino que la cifra más baja registrada fue la del año 2012, en medio del gobierno de Santos, y no al final del último mandato de Uribe. Sin embargo, esas reducciones no dejan de ser temporales porque ninguno de los mandatarios fue capaz de desarticular a los carteles, dado que simplemente entra uno nuevo como reemplazo, ni fue posible ofrecerles alternativas productivas reales y suficientes a los campesinos cocaleros. En verdad, creo que en el fondo se necesitaría una legalización de esa industria, pero como en el país y en el mundo lo que vemos es la hipocresía, la doble moral y la ignorancia, vamos a seguir de manera indefinida con fumigaciones por un lado y resiembras por el otro. Es un ciclo sin fin que no soluciona nada, ni acaba con la corrupción sino todo lo contrario, dado que a menores hectareas más sube el precio de cada cargamento y kilo de drogas, lo cual les permite a los narcos ofrecer y gastar más dinero. Por ahí no vamos a llegar a ninguna parte, sin importar lo ridículo que será ver cómo se complacen de ver unos cultivos disminuidos en las pantallas de televisión algunas presentadoras de RCN, mientras que la realidad no habrá cambiado de forma estructural.
Quinto, es mentira de que no se le hayan querido hacer cambios a los acuerdos. Si hacemos una revisión honesta y cuidadosa, resultará que los acuerdos, aún antes de lo aprobado por el congreso esta semana, fueron modificados varias veces, tanto en la renegociación como en otras sesiones del congreso y por la corte constitucional. Pero lo que el uribismo quiere, sin embargo, no es "mejorarlos" sino convertir una negociación entre dos en una rendición donde todos los beneficios sean para los militares y todos los castigos sean para las FARC. A muchos nos gustaría ver en la cárcel a las FARC, sí, pero también a todos los militares que cometieron violaciones además de los terceros que financiaron de manera voluntaria al paramilitarismo. Sin embargo, entendemos que en aras de la paz es necesario darles a todos un tratamiento menos severo y más generoso, porque nadie va a negociar su propio encarcelamiento cuando no ha sido derrotado. La idea de la JEP era que todos dijeran las verdades y a cambio de eso el castigo fuera más suave. Lo que va a conseguir el uribismo es que los castigos de las FARC sean más duros, por lo tanto ellos van tener menor interés en decir la verdad, mientras que los militares irán directo a una sala de absoluciones donde se dirá que aquí no ha pasado nada y los criminales con uniforme de la patria podrán salir como patriotas...mientras que la CPI se preparará para intervenir ante ese escenarios.

Pablo Abitbol

30 de Junio

123 Seguidores

Pienso que para contribuir en el muy importante, urgente y necesario mejoramiento de la calidad de la discusión y la reflexión pública en nuestra democracia, La Silla Vacía debería ser pionera en tomar la decisión de solo publicar comentarios de usuarios que no se escondan detrás de un seudónimo que tan solo los habilita para hacer un uso impune y descarado de la demagogia, la mentira, el insulto y la sinrazón.

Pienso que para contribuir en el muy importante, urgente y necesario mejoramiento de la calidad de la discusión y la reflexión pública en nuestra democracia, La Silla Vacía debería ser pionera en tomar la decisión de solo publicar comentarios de usuarios que no se escondan detrás de un seudónimo que tan solo los habilita para hacer un uso impune y descarado de la demagogia, la mentira, el insulto y la sinrazón.

ismael orozco

30 de Junio

0 Seguidores

No es necesario escribir largo para no precisar nada. Termina en perdedera de ...+ ver más

No es necesario escribir largo para no precisar nada. Termina en perdedera de tiempo.
El Centro Democrático considera "hacer modificaciones al acuerdo de Paz, para mejorarlo", pero no dicen en que consisten esas "mejoras". Uno no sabe si ellos quedan conformes en que le metan 20 años de cárcel a todo el Secretariado o los extraditen a USA . Tambien podria pensarse en que las mejoras sean las de "hacerse los locos" cuando se inicie el exterminio tipo Unión Patriotica.
Con el mismo sentimiento , también podría pensarse que las Farc quedarian listas para la reconciliación cuando vean que a Uribe le meten 20 años de cárcel o lo extraditen a Venezuela.
En verdad , creen que con eso obtendremos paz y no la continuación de las cadenas de venganzas ??

José Saramago ..

30 de Junio

2 Seguidores

¿usted esta conforme con que no paguen un solo día de castigo, que ocupen ca...+ ver más

¿usted esta conforme con que no paguen un solo día de castigo, que ocupen cargos de poder “guerrilleros” responsables de crímenes de lesa humanidad, que no haya reparación, verdad y justicia para LAS VICTIMAS?
Iván Duque es el Presidente ahora, no se puede negar que el representa por lo menos a una mitad del pueblo colombiano que exigen que se mejore los acuerdos, que se reestructure la justicia, que haya mas seguridad, que se arregle la economía, que se despolitice los entes, que se acabe la corrupción, que no los dejen por fuera de los acuerdos que solo negociaron Santos y las FARC.
Los que critican al Centro Democrático, es mentira que va ha hacer trizas los acuerdos.
Cosas puntuales:
- bueno ya les regalaron 10 curules a las FARC, demasiadas, pero ya que se le va a hacer, debemos evitar que lleguen a integrar las comisiones primera y segunda (que son la comisión constitucional y de seguridad).
- el proyecto de ley de las circunscripciones especiales de paz, el de 2017 esta lleno de 'micos' que beneficiaban a los victimarios y no a las victimas. hay que hacerle modificación para que allí estén representadas las verdaderas victimas y no que sean candidatos personajes vinculados a estos grupos. Mas puntual es increíble pero en el registro de victimas no estaban los soldados o secuestrados militares victimas que ya no están en servicio activo. Seria justo que se permitiera una curul especial sea para ellos, para alguien que perdió sus piernas en una mina tenga la posibilidad de ser candidato en alguno de esos territorios especiales de paz. si les regalan a las FARC ¿por que no a ellos participando en las urnas sin que les regalen nada?
- no se porque se complican con lo de Santrich es evidente ante los ojos de los colombianos que el sujeto delinquió después de la firma de los acuerdos, aceptar ese hecho es fortalecer los acuerdos, es un mensaje de que si siguen delinquiendo ya no tendrán impunidad ¿por que lo defienden tanto? a menos que en realidad la JEP fue una imposición para asegurarse impunidad. Ese articulo que el Centro Democrático incorporo esta en lo correcto.
- despolitizar los entes, sacar la politiquería asociada a lo electoral es una de la prioridades de Duque, colocar gente mas técnica que política,, eso es un paso para acabar la corrupción.
- disminuir la estructura burocrática, un estado mas pequeño y mas eficiente no es algo malo, eso evita despilfarro de dinero publico,
-mayor participación de la mujer y protección de la niñez, es otra de las prioridades de duque.
- proponer cambiar la justicia, “pues el gran pecado de duque”, decir lo que los colombianos quieren ante una “justicia” inexistente, politizada, corrompida e izquierdizada, proponer una reforma estructural de la justicia es ir en contra de la paz?
Para encontrar la paz se requiere llevar educación, salud, alimentación, empleo a los territorios mas alejados en Colombia, pero llevara integralmente lo social no sera posible si no recuperamos la seguridad y si no tenemos justicia.
La seguridad que no es sinónimo de guerra fue algo puntual de Uribe, y eso se lo reconoce la mayor parte del pueblo colombiano, y la justicia pues falta. Se necesitan ambas para una paz duradera.

Alvaro

30 de Junio

0 Seguidores

Excelente visión. Como hijo y familia de militares siento verguenza por el us...+ ver más

Excelente visión. Como hijo y familia de militares siento verguenza por el uso politiquero que se le quiere dar a las fuerzas armadas. No puede ser que por un porcentaje pequeñisimo de bandidos, que son los que tienen que acudir a estas instancias se sacrifique el buen nombre del resto con la unica intención de no conocer la verdad que involucra en primer lugar a Uribe

chjarami

30 de Junio

1 Seguidores

Más allá de diferencias sobre la manera correcta de pasar la página (y tengo varias con Sergio), efectivamente lo malo es que el debate siga enfocado en culpas y venganzas, y no es responsabilidades a futuro y soluciones. Sigamos así y en cinco añitos otra vez narcoparapolítica a tutiplén.

Más allá de diferencias sobre la manera correcta de pasar la página (y tengo varias con Sergio), efectivamente lo malo es que el debate siga enfocado en culpas y venganzas, y no es responsabilidades a futuro y soluciones. Sigamos así y en cinco añitos otra vez narcoparapolítica a tutiplén.

José Saramago ..

01 de Julio

2 Seguidores

En campaña Duque prometió hacer ajustes a los acuerdos para mejorarlos, tien...+ ver más

En campaña Duque prometió hacer ajustes a los acuerdos para mejorarlos, tiene toda la legitimidad para eso, y eso es lo que esta haciendo, no hay nada incoherente con su discurso, con lo que su Partido Centro Democrático representa, con los electores incluyendo los electores del NO, que lo eligieron para eso, tanto en las urnas en la votación del plebiscito del 2 de octubre de 2016 como las de las presidenciales,
Que Duque va a gobernar para las nuevas generaciones, por supuesto, el representa el cambio generacional, y quiere hacer cosas. En la medida de lo posible promoverá la unión, sin que eso signifique en convertirse en el títere de la izquierda que quiera manipularlo.
Lo único es que hacer oposición es una cosa,y otra muy diferente es no dejar gobernar; esto ultimo es el interés de Petro.

Gilberto Ramirez Espinosa

01 de Julio

234 Seguidores

No Santiago, no son discusiones caducas: el comunismo y el socialismo siguen teniendo agendas activas que no dependían exclusivamente de la existencia de la URSS ni se limitan a las experiencias cercanas de Cuba y Venezuela. Ha habido y hay un pensamiento socialista activo en la política del país que precisamente busca no "dar las discusiones caducas" para tener que evadir el tener que aceptar que es socialista. Los que impiden que se hable de otra cosa precisamente son ellos, los socialistas con su agenda "democrática" y "progresista".

No Santiago, no son discusiones caducas: el comunismo y el socialismo siguen teniendo agendas activas que no dependían exclusivamente de la existencia de la URSS ni se limitan a las experiencias cercanas de Cuba y Venezuela. Ha habido y hay un pensamiento socialista activo en la política del país que precisamente busca no "dar las discusiones caducas" para tener que evadir el tener que aceptar que es socialista. Los que impiden que se hable de otra cosa precisamente son ellos, los socialistas con su agenda "democrática" y "progresista".

Souther

01 de Julio

0 Seguidores

Da la impresión que para el señor Gilberto cualquier persona que tenga una i...+ ver más

Da la impresión que para el señor Gilberto cualquier persona que tenga una idea distinta a las del conservatismo y uribismo sería, por descarte, "socialista" y "comunista" aunque no tenga ningún interés en los países mencionados y no tenga nada que ver con la guerrilla.

Saint Sinner

03 de Julio

0 Seguidores

⛧ Aquí No se aplica esa vaina, porque siempre ha predominado las Derechas, ...+ ver más

⛧ Aquí No se aplica esa vaina, porque siempre ha predominado las Derechas, solo esta esto de pretexto para Infundir odio, intoleranccia, insultar e generalizar como malos a los que piensan diferentes al Uribismo, bajo perfiles con palabras de “anticomunista”, para luego acabar para decirles que se larguen a Venezuela... gente que busca desinformar para tener la razón, dar un falso miedo y consfiraciones absurdas de que existe la izquierda extrema en politica, que va ser dominante, pero no, negando que existe una tal "ultraderecha" en politica, es como decir que Uribe es un trigo completamente limpio, la banalidad del mal, miendo al cambio y quedarese con lo peor conocido, como si nada, rajar de los demás y no hacer nada solo fomentar desinformación no es activismo politico

harriarq

01 de Julio

0 Seguidores

Claro que hay que proteger a los militares, pero para que tengan un debido pro...+ ver más

Claro que hay que proteger a los militares, pero para que tengan un debido proceso, comenzando por la JEP que muestra una parcialidad desde su conformación, esa fue una de las promesas, no igualar a los terroristas con los militares, pero que a quienes se les compruebe delitos los paguen; ahora el seguro de Farc esta temblando y los mamertos a escudarlos, en democracia volvió a ganar el No a esos acuerdos mal pactados, ese es el mensaje mas importante que nos dejan las elecciones, para las personas es mas importante una justicia verdadera que el cuento de terror que se utilizó en campaña por la izquierda, si ellos fueron los que amenazaron con una nueva guerra y que Farc volverían al monte... pero nada de eso pasará, los únicos que huirán serán los que siguieron delinquiendo, los que estaban armando negocio con la re inserción y los que volvieron el tema de las victimas la oportunidad para esquilmar al estado, sea por dinero, por oportunidad política o en búsqueda de impunidad.
Lo mas irrisorio es que quienes apoyaron el discurso de la continuidad de Santos, ahora pidan que Duque cumpla con los cambios que prometió, pero aún mas irrisorio que lo hagan como exigencia, Duque nos prometió ajustar los acuerdos a quienes votamos por el, nosotros confiamos en su cumplimiento y lo acompañamos... los mamertos en cambio exigen mientras ponen palo en la rueda... ridículo.

Souther

01 de Julio

0 Seguidores

Usted escribe demasiadas suposiciones sobre varios eventos complejos que todav...+ ver más

Usted escribe demasiadas suposiciones sobre varios eventos complejos que todavía no pueden descartarse ni confirmarse. "No igualar a terroristas con militares" suena bien como consigna, excepto si nos detenemos y pensamos un poco. ¿Cuál es la diferencia entre un asesino militar y un asesino guerrillero? Objetivamente, hay poca o ninguna. Sus víctimas lloran y sufren igual. No se justifica en nada querer darle trato preferencial al militar criminal y al mismo tiempo exigir darle un trato severo al guerrillero criminal. Para justificar esta falacia, los uribistas acuden al mito fundacional de que los inclusive militares ya condenados e investigados son automáticamente inocentes, simplemente por obra y gracia de llevar uniforme oficial. El honor militar como que entonces no se mancha con los crímenes que ellos hayan cometido, al parecer, sino más bien con las acusaciones y condenas en su contra. Por eso hay que evitar que la justicia, sea especial u ordinaria, opere. Algo paradójico, sobre todo para un comentarista que habla de "verdadera justicia" desde el supuesto de que tal cosa dejaría bien parados a los amigos de su movimiento político y mal parados a los opositores al mismo. Los cuentos del terror, por cierto, se escribieron desde ambas campañas. La realidad no es tan simple como la pinta Uribe, ni tan simple como la pinta Petro. Lo que sí es probable es que si el uribismo hace esos cambios a los acuerdos, van a perder vigencia y la violencia, aunque no sea en forma inmediata, gradualmente va a subir. Al final, la impunidad triunfaría, solo que sin ningún otro premio sino apenas la satisfacción de haber "defendido" el "honor" militar.

harriarq

03 de Julio

0 Seguidores

Esa es precisamente la diferencia, que el asesino militar paga condena en cár...+ ver más

Esa es precisamente la diferencia, que el asesino militar paga condena en cárcel, el asesino guerrillero queda con sueldo y en finca por seis años, la diferenciación que hace la "justicia transicional" es el motivo de la discusión, el conflicto en la práctica incluye a todos, también paramilitares, los que pagaron cárcel, los impunes, los extraditados... entonces crear una justicia para cada grupo es la manzana de la discordia, claro, como ya lo dije, esto comienza con la conformación misma de un tribunal que no brinda garantías de imparcialidad y por lo tanto cada grupo quiere las mismas condiciones, que su tribunal sea tan al dedillo como el que va a "juzgar" a los guerrilleros, pero que comienza por darle vacaciones a los terroristas, tomar decisiones que no le competen y atribuciones propias de la fiscalía, descalificándola.
Es por esto que son necesarias las reformas, de fondo y de forma, porque pasar por encima del congreso o utilizarlo como notario hizo que ganara el NO, hizo que ganara Duque, claro nada es simple y cada quien tiene su sesgo, pero como gano una lado es este el que pone las condiciones para el cambio, en democracia y en el congreso.
Lo positivo de todo es la posición de Timochenko, el si se mostró conciliador y ese es el camino, de las dos partes, de todas las partes.

GMolano

02 de Julio

0 Seguidores

Hay que entender que el Centro Democratico duro 8 años congelado cual Nearden...+ ver más

Hay que entender que el Centro Democratico duro 8 años congelado cual Neardental en tempano de hielo. Ahora que vuelven al poder, se descongelaron y quieren reinterpretar el guion de la historia con una visión institucional contrainsurgente que ni los propios militares usan ya.

Por su poca independencia a Duque le va a quedar difícil plantear otra cosa que no sea esa revancha. Solo si las circunstancias lo fuerzan a escoger entre la viabilidad de su presidencia y la defensa de esa visión trasnochada de la realidad, va a pasar la pagina. Paralelamente va a tratar de avanzar en su propia agenda económica, pero cada discusión que plantee va a estar envenenada por el mismo estigma.