Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Si quiere innovar bien, ¡empiece por asociarse bien!

¿Cómo seleccionar al socio (a) adecuado cuando se piensa en emprender o tener una sociedad? es una gran pregunta.

Julio Andrés Rozo G
Julio Andrés Rozo G
Director de AISO- Academia de Innovación para la Sostenibilidad
359 Seguidores178 Siguiendo

0 Debates

35 Columnas

Columna

148

0

30 de Marzo de 2017

Muchos innovadores, emprendedores o empresarios parten de la base de que un buen amigo(a) o familiar puede llegar a ser un buen socio o socia. De igual manera, independientemente de la afinidad que se tenga con aquella persona, los emprendedores tienden a seleccionar socios bajo el criterio de la complementariedad de saberes y técnicas. Es por ello que muchos aducen a “un equipo interdisciplinario” como la fórmula de éxito de su emprendimiento. No obstante, se tiende a obviar algo esencial en el momento de escoger con quién trabajar mano a mano: definir si ambas personas buscan los mismos objetivos, comparten el mismo esquema de valores y anhelan lograr la misma causa.

Un buen amigo o familiar puede ser el socio inadecuado. Si bien comparten vínculos de confianza, puede que cada uno de ellos tengan objetivos y sueños diferentes que los lleve a desvincularse de un propósito común. En cambio, una persona con la que se comparta un objetivo y una causa, y que naturalmente, inspire confianza, puede convertirse en un potencial compañero(a) que estará al frente de la empresa en los momentos buenos y malos.

Lo técnico se aprende y se contrata (la interdisciplinariedad), dicen por ahí, pero la resistencia, la constancia y la resiliencia para afrontar cualquier situación se logra si existe un objetivo compartido que motive a la consecución del mismo logro y sobre todo, de un sueño.

EL CONSEJO

Evite que la complementariedad y el amiguismo se conviertan en los principales criterios de selección de socios o aliados. Analice los valores de las personas y qué tan apasionado está ella por aquel objetivo y causa que usted también persigue. Una vez hecho eso, analice si la persona es digna de su confianza y si el proceso de construcción de la misma, es factible o no. Con ello, podrá acercarse a un buen prospecto de compañero(a) empresarial.

Julio Andrés Rozo