Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Resignificando una bomba

Todo trabajo manual es un espacio de reflexión mientras las manos están en contacto con los materiales y se llega a la forma imaginada. En el caso particular del que les comparto, amasábamos y conversábamos sobre el sentido de las ciudades comestibles, de los guardianes de semillas y del nuevo significado que le damos con esta acción a la palabra bomba.

Catalina López
Catalina López
Directora Fundación Promedio
181 Seguidores230 Siguiendo

0 Debates

37 Columnas

Columna

143

0

04 de Julio de 2016

Las bombas de semillas que aparecen en la foto, fueron fabricadas por 19 personas entre adultos y niños, fueron hechas en Bogotá, Colombia, en el taller  guiado por Juliana Van Hemelryck.  Su carga está compuesta de semillas orgánicas de amaranto, chía, mostaza, caléndula y quinua.

 

Estas bombas hacen el ruido propio de la vida de las plantas al caer a su objetivo: el del silencio. Son ideales para ser usadas en zonas verdes, parques, antejardines, árboles, terrazas, muros y paredes. Obtienen la cantidad de energía solar y humedad del ambiente para explotar en cámara lenta,  en brotes vegetales y comestibles  según la carga de semillas que contengan. 

Son amasadas a mano y de origen casero y su fabricación y uso promueven la expansión de especies comestibles orgánicas que puedan crecer en la región a la que han sido lanzadas.