Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¿Es posible Blockchain sin incluir a las criptomonedas?

La posición de algunos entes gubernamentales y financieros frente a Blockchain ha sido totalmente favorable, reconocen sus beneficios y utilidad. Sin embargo, la tendencia se ha fundamentado en su adopción sin incorporar criptomonedas en el proceso.

Alejandro Beltrán Torrado
Alejandro Beltrán Torrado
Country Manager, Buda.com Colombia
14 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

413

1

22 de Agosto de 2018

El surgimiento de la economía asociada a las criptomonedas trajo consigo todo un nuevo panorama económico. Sin embargo, uno de los aspectos más importantes y resaltado por el ecosistema económico como una gran innovación es justamente su tecnología subyacente, Blockchain.

Desde gobiernos hasta instituciones privadas consideran que Blockchain trae grandes novedades a todos los modelos de negocios en los que pueda ser aplicada, ya que garantiza transparencia en las operaciones, total seguimiento a los activos y el manejo de los mismos de forma segura, al tiempo que resuelve problemas asociados con la duplicidad de activos digitales.

Por ende, existe un sector principalmente integrado por instituciones financieras y entidades gubernamentales que asumen una postura que podría ser considerada “políticamente correcta”, donde afirman que desean adoptar e implementar la tecnología Blockchain, pero sin operar o implementar criptomonedas.

Esta posición se aleja del verdadero significado de lo que implica operar una cadena de bloques, ya que omite un elemento fundamental para su funcionamiento, pareciéndose a los que se definen como amantes de los perros calientes, pero sin que este tenga salchicha o embutido.

 

¿Por qué la negativa hacia las criptomonedas?

Desde el nacimiento de Bitcoin, las criptomonedas han sido vistas con escepticismo por los principales actores del ecosistema económico. Sin embargo, estas demostraron su utilidad y comenzaron a volverse cada vez más populares entre las personas y ciudadanos del común, ya que aspectos como transacciones sin intermediarios, privacidad, inmediatez de las transferencias y los bajos costos por comisiones, demostraron que podían ser utilizadas como medio seguro para la adquisición de bienes y servicios

Con el auge de Bitcoin también comenzó a crecer la preocupación de estas instituciones que figuraban en contra de su utilización, por lo que se ejerció mucha presión mediática para visibilizar que la misma estaba asociada con delitos, estafas o burbujas financieras. Eventos como el cierre de , robo a , ataques solicitando rescates en activos digitales, sin dejar de lado las han sido utilizados como ejemplos para su desprestigio.

Sin embargo, muchos análisis carecen de objetividad, ya que al centrarse solamente en los hechos negativos -- dejan de lado aspectos que resultan beneficiosos en el uso de esta tecnología financiera. Y siendo justos, por motivos similares nunca se ha visto la invitación a no hacer uso de divisas como el dólar estadounidense, el euro o la libra esterlina, a razón de los graves casos de corrupción y robos perpetuados con estas monedas.

 

¿Blockchain sin criptomonedas?

La posición de las instituciones gubernamentales y financieras frente a Blockchain ha sido totalmente favorable, reconocen los beneficios que la misma ofrece y su utilidad para mejorar diversos procesos operativos. Sin embargo, la tendencia se ha fundamentado en la adopción de esta tecnología sin incorporar criptomonedas en el proceso.

Para clarificar si esto es realmente posible conviene revisar brevemente cómo funciona una Blockchain:

De acuerdo con el , la red de bloques o Blockchain es definida como “un libro mayor descentralizado”, ya que constituye una plataforma en la que queda registro público e inalterable de todas las transacciones hechas a través de la red, las cuales son agrupadas en bloques de información que son interconectados de forma secuencial. Una vez cargado un conjunto de datos, estos ya no pueden ser modificados en el punto donde han sido introducidos.

Lo que hace tan especial a Blockchain es que funciona gracias a una gran cantidad nodos, los cuales son computadores o dispositivos operados por millones de personas en todo el mundo que compilan la información asociadas con transacciones y las agrupan en bloques que luego son cargados a la red.

Cada nueva transacción realizada en la red es manejada por todos los nodos, por lo que si alguno es hackeado, la red anulará al dispositivo afectado y tomará como válida la información proveniente de los nodos restantes.

En el caso de Bitcoin, para cargar la información de una transacción en la red es necesario que el nodo lleve un proceso de validación denominado Proof-of-Work, con el cual resuelve un algoritmo matemático que verifica el envío de los activos de una dirección a otra.

Este protocolo puede diferir entre las distintas redes de bloques existentes (Proof-of-Stoke / Proof-of-Importance, entre otros), pero en todos los casos, los computadores y equipos que se encargan de hacer este proceso destinan grandes cantidades de poder de cómputo para esta operación, ya que los algoritmos son cada vez más complejos y esto involucra un mayor consumo de electricidad.

En el caso de las Blockchain de generaciones superiores (aquellos que nacieron después de Bitcoin), estas permiten el envío de una mayor variedad de activos más allá de las monedas digitales, como contratos inteligentes, archivos, tokens o cualquier tipo de datos.

Es aquí, donde juega un papel muy importante el concepto de “comisiones”, ya que para mantener operativos los nodos que dan soporte a la red, es necesario que los usuarios sean remunerados de alguna manera por el trabajo que desempeñan, por lo que estos captan las comisiones que son destinadas para cada transacción que procesan.

Por este último aspecto es que Blockchain y las monedas digitales van de la mano, ya que sin la presencia de incentivos… ¿Qué motivación tendrían los usuarios para operar nodos y brindar sus recursos para sustentar la funcionalidad de la red?

Tomemos por ejemplo el caso de Ethereum, cuya cadena de bloques puede soportar la emisión de contratos inteligentes, por lo que esta red es una de las más utilizadas en el mundo por concepto de la gran cantidad de casos de uso que se le ha dado para aprovechar las bondades de esta tecnología.

Sin embargo, cualquier clase de información que desee transferirse a través de su libro mayor debe conllevar el pago de comisiones en su moneda digital nativa, Ether, justamente para soportar los procesos que se llevan a cabo en la red para la transferencia de los datos respectivos.

Por supuesto, existe el caso de empresas e instituciones que han lanzado iniciativas de corte privado produciendo sus respectivas redes de bloques, como lo es el caso de bancos y empresas internacionales.

Sin embargo, muchos críticos de la comunidad afirman que, si bien estos proyectos constituyen un esfuerzo por aprovechar las bondades de esta tecnología, realmente difieren muy poco de las bases de datos centralizadas comúnmente utilizadas, ya que hacen un manejo en apariencia “distribuido” de la información pero al final esta termina acumulada en centros de datos que terminan siendo vulnerables frente a hackers o personas malintencionadas, justamente por no contar con el apoyo masivo que proveen las redes públicas distribuidas, sustentadas en gran medida por el apoyo de muchos participantes que captan las comisiones.

 

Entonces ¿Es posible hablar de Blockchain sin criptomonedas?

Para dar una respuesta clara a esta interrogante, conviene citar las palabras expuestas por Joaquín Moreno, representante de ConsenSys, , indicó que “las criptomonedas son necesarias cuando hablamos de Blockchain, porque estas constituyen el incentivo para que las personas brinden su apoyo a la red”.

De igual manera, Daniel Pérez, co fundador y CTO de Epistemonikos, afirmó: “me llama la atención como todos los empresarios creen y hablan del Blockchain, pero no creen en las criptomonedas. Para mí, Blockchain como lo entiende la industria, no es posible sin criptomonedas, es como creer en 1995 que el futuro eran las intranets y decir que el internet estaba destinado a fracasar”.

De forma similar también opina Omar Larré, co fundador de Fintual: “sin criptomonedas Blockchain sería sólo una base de datos centralizada más, con un extra de seguridad criptográfica, algo que existe hace más de, qué se yo… ¿40 años?”

En conclusión, sin la presencia de incentivos y sin la colaboración del común de las personas, adoptar Blockchain pero no las monedas digitales, carece de sentido ya que estas son el motor que impulsan su operatividad, por lo que la idea ingenua de muchas empresas y organismos, pone en evidencia su escaso conocimiento sobre esta tecnología y los aspectos necesarios para garantizar su buen desempeño.

Para decirlo en términos más coloquiales… ¿Consideraría usted que una empanada está completa sin el relleno?

Comentarios (1)

GMolano

23 de Agosto

0 Seguidores

Otro aspecto problemático de la version "blockchain" de los bancos es la pers...+ ver más

Otro aspecto problemático de la version "blockchain" de los bancos es la perspectiva de gobernanza y evolución de la red. Una de las características de los blockchain públicos es que las reglas de consenso están dadas por parámetros de criptografia y participación, el como evolucionan estos protocolos se va dando según las necesidades de la red y sus usuarios. Su implementacion y la resolución de controversias se va dando según la aceptación (o rechazo en el caso de las bifurcaciones) de los participantes.
En el caso de los blockchain privados para los participantes, según su posición de poder en la red, puede NO haber margen de incidir en la evolución (cero posibilidades de bifurcación o retroalimentacion) o en como se resuelven las controversias de la gobernanza (100% network lock-in).

La perspectiva de los blockchain privados es perfectamente valida en entornos de negocios verticales. Pero un blockchain privado no crecerá mas allá de la libertad que establezca quien lo origina, en ese aspecto los fenómenos sociales basados en blockchain publicos como las criptodivisas tienen muchas experiencias valiosas que pueden ser asimiladas en entornos privados.
Blockchain sin criptodivisas, es simplemente un libro de contabilidad distribuido costoso, con una curva de aprendizaje considerable y un cambio de mentalidad corporativa no muy facil de asimilar.