Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Lo que dicen las PISA de la educación y la competitividad de Colombia frente a la OCDE

En PISA, los estudiantes colombianos a los 15 años tienen 3 años menos de escolaridad en Matemáticas y 6 años menos de escolaridad en Ciencias. 

Juan Manuel Pico
Juan Manuel Pico
Co-fundador de Education Soul
12 Seguidores276 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

825

2

03 de Diciembre de 2018

Años para cerrar la brecha en matemáticas frente al promedio OCDE, con la tasa de crecimiento actual: Chile 41 años; México 28 años; Brasil 27 años. Colombia: nunca.

En 2015 el BID presentó el reporte “All Children Count. Early Mathematics and Science Education in Latin America and the Caribbean” en donde realizó un estudio muy serio del estado de los países latinoamericanos en cuanto a matemáticas y ciencias respecto al promedio de la región y de los estándares de la OCDE.

Los resultados en general son muy preocupantes y los de Colombia, aún más. Si se compara por ejemplo el ranking de los resultados PISA 2012 en matemáticas y ciencias frente al país líder y frente al promedio de la OCDE, encontramos que Colombia solo supera a Perú en toda la región latinoamericana en puntaje (376 puntos frente a 368 de Perú), cuando el promedio OCDE estuvo en 494 (118 puntos de diferencia!) y Shanghai – China, como líder mundial del ranking, estuvo en 613 puntos (237 puntos de diferencia!). En ciencias, encontramos exactamente el mismo comportamiento (ver gráfico abajo).







En ese mismo año, 2012, la OCDE decidió incluir una medición adicional, el dominio de Resolución de Problemas. A pesar de que está involucrado dentro de la medición de los dominios de matemáticas, ciencias y lectura, este nuevo dominio consideró las destrezas generales de razonamiento, la habilidad y la disposición de los estudiantes para realizar procesos de Resolución de Problemas.

La medición se realizó a partir de procesos cognitivos generales en resolución de problemas más que en la habilidad de resolver problemas en áreas específicas. Sólo 4 países en América Latina participaron en esta medición: Chile, Brasil, Uruguay y Colombia.

Dentro de 44 países que participaron a nivel mundial de la medición en Resolución de Problemas, los 4 países latinoamericanos estuvieron en el ranking de los últimos 10 países, siendo Colombia el último puesto de los 44 países en el mundo.

Un gran número de estudiantes de los 4 países latinoamericanos no lograron ni siquiera alcanzar un puntaje en el nivel 2 de Resolución de Problemas que es necesario para participar efectiva y productivamente en la sociedad del Siglo XXI.

PISA tiene un ranking en una escala de 0 a 1,000 puntos, en donde cada 41 puntos en matemáticas y 38 puntos en ciencias, son equivalentes a un año escolar en los países de la OCDE. PISA establece 5 niveles siendo el nivel 5 el más alto. En la gráfica abajo, se puede ver que el 62% de los estudiantes colombianos tuvieron un puntaje por debajo del nivel 2. En un país como Singapur, por ejemplo, el número de estudiantes que se “quedó” en el nivel 1 fue solo del 8%.

El informe concluye que, de seguir esta tendencia en los años por venir, el número de años para que los países latinoamericanos logren llegar al promedio de los países OCDE en matemáticas y puedan cerrar su brecha, será de 41 años para Chile, 28 años para México y 27 años para Brasil.

Tristemente, los siguientes países no lograrán nunca alcanzar el nivel promedio de la OCDE: Argentina, Perú, Costa Rica, Colombia y Uruguay.

 

A finales de octubre 2018, el Consejo Privado de Competitividad presentó en Bogotá el “Informe Nacional de Competitividad 2018 – 2019” en donde uno de sus capítulos es el de Capital Humano, donde se encuentran los sectores Educación y Salud.

En lo que respecta a “Educación Primaria, Secundaria y Media”, el informe destaca de forma similar el resultado del BID donde Colombia, que ha mejorado de manera constante desde el 2005 en los puntajes de lenguaje, ciencias y matemáticas de PISA, aún no ha logrado superar el promedio de países OCDE y su proporción por debajo del nivel 2 continúa en más del 60% para matemáticas y del 40% para lenguaje y ciencias, lo que significa que los estudiantes colombianos tienen 3 años menos de escolaridad a los 15 años en cuanto a matemáticas (y aunque el informe no lo muestra, en ciencias los estudiantes colombianos tienen 6 años menos de escolaridad a los 15 años!). Ouch.

A continuación se puede ver la gráfica de pruebas PISA en Matemáticas, Lectura y Ciencias donde se compara Colombia con América Latina y el promedio de los países de la OCDE, así como la gráfica con el porcentaje de alumnos por debajo del nivel 2.



Vemos estos resultados y lo único que podemos sentir es una profunda preocupación y angustia por un futuro que queremos y que deseamos para nuestros niños y jóvenes, pero que no llega. Y siguen pasando los años y los gobiernos, y los resultados no llegan.

La revista Semana Educación en su Edición 38, hizo un resumen de la reciente Cumbre de Líderes por la Educación en Bogotá y en uno de sus apartes consignó 10 grandes conclusiones de la Cumbre.

Quisiera resaltar 3 de ellas que van en estrecha relación con este gigantesco abismo de Colombia en los resultados PISA en Matemáticas, Lectura y Ciencias:

La número 2 – La Educación en Colombia necesita más recursos, en donde el 91% del presupuesto educativo de la nación se invierte en gastos de funcionamiento, lo que deja tan solo un 1% ó 2% para inversión en calidad.

La número 3 – Inversión adecuada. Dado que, por ejemplo el nivel de lectura en Colombia sigue siendo muy bajo, y según Jaime Saavedra – Director Superior de las Prácticas Mundiales de Educación del Banco Mundial – cerca de la mitad de los jóvenes no comprende una oración que acaba de leer, es importante y perentorio buscar nuevas alternativas de financiación de programas, como lo son los Bonos de Impacto Sociales o Fondos de Resultados Educativos que son una figura público-privada que reembolsa por resultados previamente pactados, permitiendo de esta forma que se pueda hacer una real inversión en calidad (más allá del lánguido y desolado 1% ó 2% ).

Y la número 6 - Mejorar la Profesión Docente. Es necesario que la labor del Docente sea la de mejor escalafón, la mejor paga, la que toda una sociedad recconozca como de mayor respeto, admiración y rango.

Quiero dejar una última reflexión: Colombia ha subido 14 puestos en los últimos 10 años en el Índice de Competitividad Mundial del Foro Económico Mundial (pasando del puesto 74 en 2008 al puesto 60 en 2018).

Sin embargo, aunque es una buena noticia, la celeridad sigue siendo demasiado lenta para el rezago que tenemos. De hecho, el informe a partir de este año ha pasado a llamarse el Global Competitiveness Index 4.0 2018, alineándose con la economía de la cuarta revolución industrial.

El índice fue construído realizando la medición de 12 pilares, donde el pilar # 6 es Skills, es decir Destrezas. Este pilar mide el nivel de destrezas de la fuerza de trabajo y de la cantidad y calidad de la educación en cada país.

Los niveles de calidad que mide son: desarrollo de la alfabetización digital, destrezas interpersonales, y la habilidad de pensamiento crítico y creativo (recuerdan la nueva medición de PISA desde 2012 donde más del 62% de nuestros estudiantes no lograron ni siquiera pasar del nivel 1 de los 5 niveles existentes?).

En este índice, Colombia quedó en la posición # 80 dentro de 140 países, debajo de países como Ecuador, Trinidad & Tobago, Jamaica e incluso Venezuela. No es ninguna sorpresa que del top 10 de países en el ranking Skills, 9 de ellos sean los mismos del top 10 del ranking general de Competitividad (excepto Islandia en el puesto 24). 

Todos los caminos apuntan a la misma Roma: los países con alto nivel educativo son más productivos dado que poseen una gran habilidad colectiva para realizar tareas y transferir conocimiento de manera rápida y eficiente.

Es claro que la Educación adquiere cada día más relevancia en la sociedad y en el presupuesto de la nación. El mensaje es uno solo: excelente que sea así, pero hace falta infinitamente más.

 

Interactiva: 

Comentarios (2)

Julián Arango

08 de Diciembre

0 Seguidores

Tengo la fortuna de trabajar como docente de secundaria en una institución pública y también lo hago como docente universitario en una institución privada. Al revisar este artículo confirma que la promoción automática, los procesos de "nivelaciones" con carácter de aprobación y indices de calidad como de retención, están contribuyendo significativamente a que el proceso formativo sea un trámite y dista de ser una oportunidad de construir una sociedad responsable, solidaria y colectiva.

Tengo la fortuna de trabajar como docente de secundaria en una institución pública y también lo hago como docente universitario en una institución privada. Al revisar este artículo confirma que la promoción automática, los procesos de "nivelaciones" con carácter de aprobación y indices de calidad como de retención, están contribuyendo significativamente a que el proceso formativo sea un trámite y dista de ser una oportunidad de construir una sociedad responsable, solidaria y colectiva.

Jorodi44

09 de Diciembre

0 Seguidores

La recomendación # 6 es la clave. El principal activo de una institución ded...+ ver más

La recomendación # 6 es la clave. El principal activo de una institución dedicada a educar es su cuerpor docente. Pero con identidad de cuerpo. Profesor no es quien "dicta". Es quien hace el aprendizaje posible. En Colombia son personas que contratan diez meses al año, no inspiran a nadie y "venden clases". No tienen una formación centrada en el modelo de enseñanza. Las discusiones estatales solo muestran preocupaciones por la cantidad de dinero y no en como se gasta. No se trata de ahorrar. Se trata de gastar bien.