Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

La reinvención de la educación de géneros

La ideología de género es un esperpento inventado por aquellos que quieren creer y hacernos creer que el mundo es homogéneo. Es responsabilidad de los docentes educar en la diversidad de géneros. 

Miriam Cotes
Miriam Cotes
Proyectos de Educación Señal Colombia-Colombia Diversa
141 Seguidores202 Siguiendo

0 Debates

5 Columnas

Columna

331

2

25 de Mayo de 2017

Vea usted, tal vez este no sea el momento más apropiado para escribir sobre este tema, ya que hay una coyuntura con los maestros muy grave. O tal vez sea el mejor momento, pues si los maestros y maestras se quieren repensar, reinventar, este tema tendría que ser prioritario en su agenda.

Hace unos meses, oímos, leímos, compartimos, tuitiamos y retuitiamos, posteamos y reposteamos, el gran debate, o mejor, la gran pelea que se dio en el país en torno a la categoría creada por ciertos grupos: la ideología de género, de la cual, la verdad, nadie da una explicación clara.

Lo que creo que se entiende por ideología de género es una especie de adoctrinamiento que se da en el colegio y en la sociedad para que los niños y niñas se “volteen” o, dicho de manera más brusca, se vuelvan maricas. Esta categoría no encaja en ninguna disciplina social, y aunque he tratado de trazar su origen, no es para nada claro. Probablemente su nacimiento se dio en alguna iglesia, pero nadie se ha atribuido la paternidad del esperpento.

La equidad de géneros no es ninguna ideología. Es un logro de amplios y diversos movimientos sociales que, para ponerme dramática, incluso han arriesgado y dado su vida para que sea posible. La equidad de géneros es el reconocimiento de que todas las personas tenemos los mismos derechos, independientemente de cómo construimos nuestra identidad sexual o si queremos ser hombres, mujeres u otros. 

Y es preciso educar en este campo pues no todos somos (y nunca hemos sido) manzanas producidas por Monsanto con igual tamaño, color, olor y sabor. El derecho a ser diversos, también en cuanto al género, es una batalla ganada internacionalmente y que Colombia ha apoyado, al menos en los últimos tiempos. La educación para la diversidad también incluye la diversidad de géneros.

¿Pero qué hacer, señor profesor, señora profesora, si en su curso hay niños a los que les gustan los hombres, niñas  a las que les gustan las mujeres, niños que quieren ser o parecer niñas y niñas que quieren ser o parecer hombres o cualquier otra posibilidad en cuanto al género? ¡Educarlos!

Educarlos para que se encuentren a sí [email protected], para que se reconozcan en lo que son o desean ser, no propiciar o permitir el matoneo, mostrarles posibilidades de ser, roles modelo en los que puedan apoyarse, ser un apoyo para ellos, enseñarles sus derechos, en fin.

¡La creatividad de los docentes puede no tener límite! Usted puede educar en el amor a sí [email protected] y en el amor a los demás, sean como sean.

Y material pedagógico y didáctico en el cual buscar apoyo hay mucho, señores y señoras docentes. Puede que no haya textos escolares que reconozcan la diversidad de géneros, pero hay contenidos audiovisuales, programas de televisión, historias, muchas cosas. Todo el gran trabajo que han hecho organizaciones gubernamentales y no gubernamentales del mundo expertas en el tema. La ideología de género sí que es una ideología. Señor maestro, señora maestra, ¡no se deje meter los dedos en la boca!      

Comentarios (2)

Miriam Cotes

26 de Mayo

141 Seguidores

Vea usted, tal vez este no sea el momento más apropiado para escribir sobre e...+ ver más

Vea usted, tal vez este no sea el momento más apropiado para escribir sobre este tema, ya que hay una coyuntura con los maestros muy grave… O tal vez sea el mejor momento, pues si los maestros y maestras se quieren repensar, reinventar, este tema tendría que ser prioritario en su agenda….

Hace unos meses, oímos, leímos, compartimos, tuitiamos y retuitiamos, posteamos y reposteamos, el gran debate o, mejor, la gran pelea que se dio en el país en torno a la categoría creada por ciertos grupos: la ideología de género, de la cual, la verdad, nadie da una explicación clara. Lo que creo que se entiende por ideología de género es una especie de adoctrinamiento que se da en el colegio y en la sociedad para que los niños y niñas se “volteen” o, dicho de manera más brusca, se vuelvan maricas. Esta categoría no encaja en ninguna disciplina social, y aunque he tratado de trazar su origen, no es para nada claro. Probablemente su nacimiento se dio en alguna iglesia, pera nadie se ha atribuido la paternidad del esperpento…

La equidad de géneros no es ninguna ideología. Es un logro de amplios y diversos movimientos sociales que, para ponerme dramática, incluso han arriesgado y dado su vida para que sea posible. La equidad de géneros es el reconocimiento de que todas las personas tenemos los mismos derechos, independientemente de cómo construimos nuestra identidad sexual o si queremos ser hombres, mujeres u otros. Y es preciso educar en este campo pues no todos somos (y nunca hemos sido) manzanas producidas por Monsanto con igual tamaño, color, olor y sabor… El derecho a ser diversos, también en cuanto al género, es una batalla ganada internacionalmente y que Colombia ha apoyado, al menos en los últimos tiempos. La educación para la diversidad también incluye la diversidad de géneros.

¿Pero qué hacer, señor profesor, señora profesora, si en su curso hay niños a los que les gustan los hombres, niñas a las que les gustan las mujeres, niños que quieren ser o parecer niñas y niñas que quieren ser o parecer hombres o cualquier otra posibilidad en cuanto al género? ¡Educarlos! Educarlos para que se encuentren a sí [email protected], para que se reconozcan en lo que son o desean ser, no propiciar o permitir el matoneo, mostrarles posibilidades de ser, roles modelo en los que puedan apoyarse, ser un apoyo para ellos, enseñarles sus derechos, en fin ¡la creatividad de los docentes puede no tener límite! Usted puede educar en el amor a sí [email protected] y en el amor a los demás, sean como sean.

Y material pedagógico y didáctico en el cual buscar apoyo hay mucho, señores y señoras docentes,… Puede que no haya textos escolares que reconozcan la diversidad de géneros, pero hay contenidos audiovisuales, programas de televisión, historias, muchas cosas… todo el gran trabajo que han hecho organizaciones gubernamentales y no gubernamentales del mundo expertas en el tema… Creer que hay algo que se llama ideología de género sí que es una ideología... Señor maestro, señora maestra, ¡no se deje meter los dedos en la boca!      

Miriam Cotes

26 de Mayo

141 Seguidores

Vea usted, tal vez este no sea el momento más apropiado para escribir sobre e...+ ver más

Vea usted, tal vez este no sea el momento más apropiado para escribir sobre este tema, ya que hay una coyuntura con los maestros muy grave… O tal vez sea el mejor momento, pues si los maestros y maestras se quieren repensar, reinventar, este tema tendría que ser prioritario en su agenda….

Hace unos meses, oímos, leímos, compartimos, tuitiamos y retuitiamos, posteamos y reposteamos, el gran debate o, mejor, la gran pelea que se dio en el país en torno a la categoría creada por ciertos grupos: la ideología de género, de la cual, la verdad, nadie da una explicación clara. Lo que creo que se entiende por ideología de género es una especie de adoctrinamiento que se da en el colegio y en la sociedad para que los niños y niñas se “volteen” o, dicho de manera más brusca, se vuelvan maricas. Esta categoría no encaja en ninguna disciplina social, y aunque he tratado de trazar su origen, no es para nada claro. Probablemente su nacimiento se dio en alguna iglesia, pera nadie se ha atribuido la paternidad del esperpento…

La equidad de géneros no es ninguna ideología. Es un logro de amplios y diversos movimientos sociales que, para ponerme dramática, incluso han arriesgado y dado su vida para que sea posible. La equidad de géneros es el reconocimiento de que todas las personas tenemos los mismos derechos, independientemente de cómo construimos nuestra identidad sexual o si queremos ser hombres, mujeres u otros. Y es preciso educar en este campo pues no todos somos (y nunca hemos sido) manzanas producidas por Monsanto con igual tamaño, color, olor y sabor… El derecho a ser diversos, también en cuanto al género, es una batalla ganada internacionalmente y que Colombia ha apoyado, al menos en los últimos tiempos. La educación para la diversidad también incluye la diversidad de géneros.

¿Pero qué hacer, señor profesor, señora profesora, si en su curso hay niños a los que les gustan los hombres, niñas a las que les gustan las mujeres, niños que quieren ser o parecer niñas y niñas que quieren ser o parecer hombres o cualquier otra posibilidad en cuanto al género? ¡Educarlos! Educarlos para que se encuentren a sí [email protected], para que se reconozcan en lo que son o desean ser, no propiciar o permitir el matoneo, mostrarles posibilidades de ser, roles modelo en los que puedan apoyarse, ser un apoyo para ellos, enseñarles sus derechos, en fin ¡la creatividad de los docentes puede no tener límite! Usted puede educar en el amor a sí [email protected] y en el amor a los demás, sean como sean.

Y material pedagógico y didáctico en el cual buscar apoyo hay mucho, señores y señoras docentes,… Puede que no haya textos escolares que reconozcan la diversidad de géneros, pero hay contenidos audiovisuales, programas de televisión, historias, muchas cosas… todo el gran trabajo que han hecho organizaciones gubernamentales y no gubernamentales del mundo expertas en el tema… Creer que hay algo que se llama ideología de género sí que es una ideología... Señor maestro, señora maestra, ¡no se deje meter los dedos en la boca!