Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Una deuda pendiente de la academia en el Caribe

 La poca producción intelectual ha dificultado la construcción de un diagnostico acertado de las dinámicas pasadas y presentes de la violencia armada en nuestra región. Columna de Luis Trejos, en nuestra red de expertos Caribe.

Luis Fernando Trejos Rosero
Luis Fernando Trejos Rosero
Profesor de la Universidad del Norte.
16 Seguidores7 Siguiendo

0 Debates

33 Columnas

Columna

1329

0

26 de Enero de 2019

En comparación con otras regiones de Colombia, la producción académica sobre el conflicto armado, la construcción de paz y la seguridad ciudadana es muy baja en el Caribe colombiano, a pesar de los altos niveles de victimización y despojo de tierras en este territorio. 

Una hipótesis explicativa de esta situación es que las universidades, especialmente las públicas, se convirtieron en escenarios de la confrontación armada (y muchas veces también de pujas políticas). No es casual que en la actualidad tres instituciones de educación superior de esta región sean sujetos de reparación colectiva (Atlántico, Córdoba y Popular del Cesar).

Por otro lado, la hegemonía paramilitar en el Caribe colombiano eliminó de manera tácita el abordaje e investigación académica de estos temas, ya que en la práctica hacerlo representaba un riesgo real. 

La poca producción intelectual ha dificultado la construcción de un diagnostico acertado de las dinámicas pasadas y presentes de la violencia armada en nuestra región, más teniendo en cuenta que parte de los fenómenos actuales de violencia e ilegalidad tienen su origen en los actores armados clásicos y sus procesos de negociación con el Estado.

La desmovilización del Bloque Norte de las AUC y el proceso de negociación con las entonces guerrilla de las Farc, abrieron una ventana de oportunidad para visibilizar los esfuerzos de investigación que desde la región se vienen realizando en torno a estos temas. 

Por lo anterior, es necesario generar una red de académicos que articule y potencie los programas de investigación, las publicaciones y los eventos que se ofertan, editan y organizan en nuestro territorio. 

En este sentido, la Comisión de la Verdad puede servir como un eje articulador, ya que por la transversalidad de su trabajo, interactuará y  coordinará actividades con diferentes actores académicos de la región.    

Es necesario que desde las universidades del Caribe sigamos promoviendo y comunicando este tipo de trabajos, ya que no solo sirven como insumo en la construcción de Memoria Histórica, sino también para la formulación de políticas públicas tendientes a la atención efectiva de las víctimas y la superación de las causas que posibilitaron el surgimiento y consolidación de violencias armadas en el Caribe.

Los actores políticos y la sociedad en general deben entender que sin diagnósticos rigurosos sobre los problemas sociales no se pueden tomar las decisiones necesarias para su gradual solución. 

Interactiva: