Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

A propósito de la columna de Laura Gil sobre Mockus

Cuando la Ola verde llegó a su paroxismo , no hubo columnista que no admirara ese fenómeno y dijera que la sociedad colombiana estaba cambiando y saliendo de su zona de aparente confort ante las maquinarias políticas. Muchos de esos columnistas  me escribían celebrando la Ola y yo los aterrizaba diciéndoles que era una euforia pasajera pues su inspirador vivía contradiciéndose.

Kathy Porto
Kathy Porto
Escritora.
133 Seguidores4 Siguiendo

0 Debates

27 Columnas

Columna

11

10 de Junio de 2015

Cuando la Ola verde llegó a su paroxismo , no hubo columnista que no admirara ese fenómeno y dijera que la sociedad colombiana estaba cambiando y saliendo de su zona de aparente confort ante las maquinarias políticas. Muchos de esos columnistas  me escribían celebrando la Ola y yo los aterrizaba diciéndoles que era una euforia pasajera pues su inspirador vivía contradiciéndose.

Los colombianos de todas las edades proclives siempre a un Líder que cual figura milagrosa le resuelva todos sus problemas,  vieron en Mockus y su irreverencia un símbolo de redención.

Siempre sostuve que la Ola Verde surgió por y a pesar de los errores de Mockus , quien  durante la campaña para la Presidencia en el 2008 enfrentando a Santos dijo que era Ateo.

Luego en un debate televisivo lo negó.

Desde ese momento empezó la cadena de errores del profesor quien más que un pensador es un provocador : el es el medio y el mensaje,  sabe que lo que diga causa una gran reacción y un escándalo público en especial en los opinadores de los medios bogotanos a quienes les atrae tanto juzgar y atacar.

Creo que su enfermedad no es el detonante de su confesión actual , es una fase más de lo que ha hecho  como personaje publico y una manera de reinventarse a sí mismo.

Yo si creo que en su juventud fue proclive a las farcs como muchos de su época lo fueron del M 19.

Lo interesante es que se atrevió a confesarlo pero no creo que por arrepentimiento , sino como un mecanismo de ver la reacción de los medios que dirigen la información a la sociedad.

Como estamos en uno de los tantos procesos de Paz,  a él como provocador que calcula una futura reacción siempre,  le puede parecer fascinante saber lo que su confesión tardía produce. 

No se sorprendan pues columnistas de los medios bogotanos: Mockus no renunciará a ser lo que es : histriónico y provocador.

Portada: partidoverdecolombia-alemania.blogspot.com