Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¿Medios intimidados o amenazados?

En las dos últimas semanas se presentaron dos casos, no sé si por coincidencia o si realmente obedecen a una estrategia de presión contra los medios de comunicación, para evitar que obstaculicen el plan que algunos tienen diseñadopara una paz sin restricciones; algo inconveniente a la hora de encontrar verdaderas vías de reconciliación.
 

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
142 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

93 Columnas

Columna

7

14 de Junio de 2015

 

Por: JACOBO SOLANO C.

En las dos últimas semanas se presentaron dos casos, no sé si por coincidencia o si realmente obedecen a una estrategia de presión contra los medios de comunicaciónpara evitar que obstaculicen el plan que algunos tienen diseñadopara una paz sin restricciones; algo inconveniente a la hora de encontrar verdaderas vías de reconciliación.

En primer lugar, León Valencia, en su columna de la revista Semana fue visceral y poco caballeroso al atacar a Claudia Gurisatti, reclamándole y señalándola de forma abierta por su posición editorial en contra del proceso de paz, la síndica de haber sacado periodistas por no coincidir con su tendencia e insinúa que por amenazas en el pasado, la directora de noticias RCN, actúa con revanchismo y, lo peor, hace una sutil presión a directivos de la organización Ardila para que le pongan freno; aunque después, salió un poco timorato, tratando de explicar que eso no fue lo que él quiso decir, pero lo dijo; se nota que trata de incidir para queotro enfoque del proceso no se toque en medios nacionales y no repercuta en la mesa. La pluralidad informativa no se puede coartar, por más investigador y columnista prestigioso que se sea León, exhibir a una periodista dejar en el ambiente, un mensaje cifrado, de que no quiere la paz o es militante de un grupo político, fue un error, incluso, la expone frente a sectores intolerantes en un país tan polarizado, donde puede ocurrir cualquier cosa, con autoridades del más alto nivel, como el Fiscal General de la Nación, que toman partido y persiguen, María Isabel Rueda puede dar fe de ello; sería bueno que el ex guerrillero del ELN, en su acuciosidad investigativa y en aras de la imparcialidad, también se interesara en medios como El Tiempo y Revista Semana, que tienen fijada una posición muy cercana al presidente Santos y su concepción de la paz. El otro caso es aún másgrave, el comunicado de Timochenko contra Diana Calderón por su columna, ¿Verdad o Venganza? en el diario El País, de España, la acusa de carecer de independencia y tener una posición para el medio en que trabaja, una especie de títere de Caracol, según él, responsable directo de la guerra; Timochenko la sitúa como carne de cañón y la arriesga a un sinnúmero de dificultades para eldesarrollo de su labor y en la mira de cualquier actor armado que pretenda generar caos; una amenaza tácita, si se tiene en cuenta que ya hubo un antecedente terrorista en el 2010, un carro bomba dirigido a las instalaciones de Caracol Radio.

En ambos hechos se limita la libertad de expresión y se pretende silenciar a quienes piensan diferente, lo que evidencia, una vez más, que hay sectores interesados en influir desde la opinión para hacer la paz bajo ciertos parámetros,alejados de la justicia. En cuanto a las Farc, es claro que no quieren que se le remueva su negro pasado: el Collar Bomba, la masacre de Bojayá, el Carro bomba del Club el Nogal, entre otros, para poder salir ilesos de sus atrocidades.

Estocada: ¿Qué tal la respuesta de Santos sobre su capital político?, similar “el tal paro, no existe y muchas más, que muestran la desconexión del presidente con el país real. A propósito ¿Ya llegó de Europa o sigue gobernando del otro lado del Atlántico?