Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Los retos de los Pdet en el Caribe

Se espera que a medida que avance la ruta de los Pdet el acompañamiento del personal especializado sea mayor con miras a robustecer iniciativas ante el gobierno nacional. Por otra parte, el ejercicio de la ciudadanía no debe limitarse al reclamo de derechos.

Angélica Rodríguez Rodríguez
Angélica Rodríguez Rodríguez
Profesora/ Investigadora - Universidad del Norte. Coordinadora Académica de la Maestría en Relaciones Internacionales - Universidad del Norte
13 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

1811

5

15 de Julio de 2018

En el Caribe colombiano, las cuatro subregiones donde se viene adelantando el proceso de construcción de los Pdet son: Sierra Nevada - Perijá, Montes de María, Sur de Bolívar y Sur de Córdoba. Estas subregiones agrupan siete departamentos y 42 municipios, es decir, una cuarta parte del total de los municipios a intervenir en el país.

 

Subregión

Departamentos

Municipios

 

 

Sierra Nevada - Perijá

 

Cesar

Valledupar, Agustín Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, Pueblo Bello, La Paz, San Diego y Manaure Balcón del Cesar.

Guajira

Dibulla, Fonseca y San Juan del Cesar.

Magdalena

Sta. Marta, Aracataca, Ciénaga y Fundación.

 

Montes de María

 

Bolívar

Córdoba, El Carmen de Bolívar, El Guamo, María la Baja, San Jacinto, San Juan Nepomuceno y Zambrano.

 

Sucre

Colosó, Chalán, Los Palmitos, Morroa, Ovejas, Palmito, San Onofre y Tolú Viejo.

 

Sur de Bolívar

Antioquia

Yondó.

 

Bolívar

Arenal, Cantagallo, Morales, San Pablo, Santa Rosa del Sur y Simití.

 

Sur de Córdoba

 

Córdoba

Montelíbano, Puerto Libertador, San José de Uré, Tierralta y Valencia.

Fuente: Decreto 893 del 28 de mayo de 2017, pp. 12-16.

El proceso, que se viene materializando en el nivel veredal, seguirá su curso hacia lo municipal y finalizará una vez en el nivel subregional se formule el Plan de Acción para la Transformación Regional (PATR). Actualmente la ruta de los Pdet se encuentra en la primera etapa, que inició con la celebración de las preasambleas.

Acá, los miembros de las comunidades tuvieron la posibilidad de identificar tanto las oportunidades como los problemas de sus veredas, así como de plantear posibles soluciones a las problemáticas que los aquejan en torno a ocho pilares: ordenamiento social de la propiedad rural y uso del suelo; infraestructura y adecuación de tierras; salud rural; educación y primera infancia rural; vivienda rural, agua potable y saneamiento; reactivación económica y producción agropecuaria; derecho progresivo a la alimentación y; reconciliación, convivencia y paz.

Producto de esta discusión no solo se configuraron las primeras propuestas, sino que también se eligieron los representantes que conformaron el grupo motor y que participaron en el Taller de Análisis Situacional. La discusión veredal terminará con la realización de la Asamblea Comunitaria y posteriormente dará paso a la etapa municipal.

El equipo de UNCaribe (Centro de Pensamiento de la Universidad del Norte) viene acompañando el proceso veredal que se está adelantando en el municipio de Ciénaga y fruto de este acompañamiento quisiera plantear una reflexión sobre dos líneas: por una parte, el significado de la participación y, por otra parte, la importancia del ejercicio de una ciudadanía activa.

Si bien resulta muy esperanzador ver la afluencia masiva de público en estos espacios de discusión, en tanto la deliberación no solo se considera una herramienta útil para aproximarse a temas sensibles de la arena pública, sino que también permite aumentar los niveles de consenso. Merece la pena mencionar que el éxito de las propuestas que emanan de los procesos deliberativos requiere, entre otros requisitos, de un conocimiento profundo por parte de los participantes de los temas a tratar y de las opciones existentes. Asimismo, los espacios amplios e informados de debate y la garantía de que las diversas voces serán escuchadas y que no se diluirán frente a liderazgos preexistentes.

En ese sentido se resalta, al menos en la primera etapa, que, aunque son los miembros de las comunidades quienes conocen mejor que nadie los recursos con los que cuentan y los problemas que los afectan, todavía hace falta una socialización más amplia y profunda de las iniciativas y los planes que adelanta el Gobierno para mejorar las condiciones de vida de los pobladores rurales.

Igualmente, quedan en evidencia diversos obstáculos estructurales que reducen el número de interlocutores, en tanto prevalecen el desconocimiento de los derechos y las dificultades para acceder a procesos formativos. Muchos de los residentes de estas zonas interactúan por primera vez con las instituciones del Estado y recién se están familiarizando con los múltiples requisitos que exige la interacción con éstas, lo que incluso en algunas ocasiones mina las redes de solidaridad previamente establecidas entre los habitantes.

Por lo tanto, la reflexión no puede ir solamente encaminada hacia una mayor participación, sino que debe hacer hincapié en las condiciones que fomentan una mejor calidad de la participación, de la cual depende una adecuada identificación de las problemáticas, así como de generación de posibles soluciones.

En este sentido, se espera que, a medida que avance la ruta de los Pdet, el acompañamiento del personal especializado sea mayor, con miras a robustecer las iniciativas que se presentarán ante el Gobierno nacional. Por otra parte, el ejercicio de la ciudadanía no debe limitarse al reclamo de derechos, sino que pasa necesariamente por el cumplimiento de ciertos deberes.

Esto significa un compromiso activo, no solo de los directamente afectados por el conflicto armado, sino de todos nosotros como ciudadanos, con los mecanismos de seguimiento, veeduría, control y evaluación de los proyectos a nivel local, regional y nacional.

En conclusión, no basta con una mayor participación en la que los ciudadanos debatan sobre los asuntos de gestión pública que los afectan, sino que estos procesos requieren una participación de calidad, esto es, informada, incluyente, no jerarquizada.

No basta tampoco con una ciudadanía abstracta, sino que en el camino de la reconciliación, a través del cual queremos resignificar la nación, requerimos una ciudadanía activa, expresada mediante el compromiso cívico y encaminada a la generación de capital social.

Ambos retos: más y mejor participación y el ejercicio de una ciudadanía activa, resultan indispensables para avanzar en el proceso de construcción de paz territorial.

El contexto de los Pdet

La Reforma Rural Integral acordada en el Proceso de Paz estableció el compromiso de trabajar por alcanzar una transformación estructural del campo colombiano.

Para avanzar hacia el cumplimiento de este objetivo se priorizó la realización de Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet) en 16 subregiones que agrupan 170 municipios del país. Estos espacios se caracterizan por cuatro criterios de necesidad y urgencia que derivan en una violación constante de los derechos fundamentales de los ciudadanos que habitan estos territorios.

Los cuatro criterios son: 1) grado de afectación del conflicto, en tanto el 67 por ciento de los municipios seleccionados presentan un número muy alto o alto de sucesos relacionados con el conflicto armado, según el Índice de Incidencia del Conflicto Armado del Departamento Nacional de Planeación (DNP). 2) Variables de victimización, que incluyen tasas de homicidio, secuestro, masacres, despojo, desplazamiento, entre otras. 3) Cultivos de uso ilícito y otras economías ilegales, puesto que los municipios priorizados concentran el 94,2 por ciento de los cultivos de coca, según el Censo del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de 2016. 4) Niveles de pobreza, debido a que en estos territorios la pobreza multidimensional alcanza el 72,8 por ciento, siendo mayor al nivel nacional que se ubica en el 49 por ciento, según datos del Censo de 2005.

Los Pdet fueron creados mediante el Decreto 893 del 28 de mayo de 2017 y están encaminados a promover el bienestar de las poblaciones de zonas rurales. Se generarán por una única vez, tendrán una vigencia de 10 años y se sustentarán en una activa y efectiva participación de las comunidades.

Puesto que estos planes hacen parte del calendario de implementación que se debe adelantar durante los 12 meses posteriores a la firma del Acuerdo Final, actualmente su formulación se encuentra en marcha, bajo la coordinación de la Agencia de Renovación del Territorio (ART).

Se espera que a medida que avance la ruta de los Pdet el acompañamiento del personal especializado sea mayor con miras a robustecer iniciativas ante el gobierno nacional. Por otra parte, el ejercicio de la ciudadanía no debe limitarse al reclamo de derechos.

Comentarios (5)

Simón Sarmiento

16 de Julio

0 Seguidores

Qué bueno fuera que las acciones del estado estuvieran estructuradas en coord...+ ver más

Qué bueno fuera que las acciones del estado estuvieran estructuradas en coordinación con todo lo que significa presencia del estado (seguridad, educación, inversión en infraestructura), porque los problemas de todo el país, y en especial de esas sub-regiones están basados en una falta de presencia del estado que ha llevado a que las cosas sean como están ahora.

Alfredo Sánchez Cabrera

17 de Julio

157 Seguidores

Me encanta que la academia entre a hacer parte de la transformación del campo...+ ver más

Me encanta que la academia entre a hacer parte de la transformación del campo colombiano y en ese sentido felicito tu participación en esa construcción. Sin embargo, encuentro algunas contradicciones al pretender una mayor socialización de los planes de gobierno cuando, como bien lo concibes, la esencia de los PDETs es la construcción de planes de desarrollo desde la base, desde la visión de las comunidades rurales que, como bien lo dices “conocen mejor que nadie los recursos con los que cuentan y los problemas que los afectan”. Construir en el campo, convidado de piedra a toda actividad política y olvidado sempiterno del desarrollo, es muy difícil por la falta de credibilidad en las acciones del estado. Pero es interesante ver personas jóvenes e instituciones no tradicionales procurar acciones de desarrollo del campo con visión de sostenibilidad. Un saludo.

Líchigo Tocarruncho

17 de Julio

0 Seguidores

Hay sumercé, cómo hiciéramos para que ustedes los costeños se preocuparan ...+ ver más

Hay sumercé, cómo hiciéramos para que ustedes los costeños se preocuparan más bien por la corrupción que es el sino trágico que los acompaña como Región...ahora una región para robar?

Jairo Parada Corrales

18 de Julio

242 Seguidores

Buen articulo para entender lo que pasa con los PDET. El reto ahora es que pie...+ ver más

Buen articulo para entender lo que pasa con los PDET. El reto ahora es que piensa hacer Duque con esto. Hay que estar pendientes.

Pablo Abitbol

23 de Julio

127 Seguidores

Excelente, interesante y muy pertinente análisis sobre este proceso, en especial pensando en lo que viene ahora y las incertidumbres que se ciernen en torno a la implementación del Acuerdo de Paz. Muchas gracias Angélica.

Excelente, interesante y muy pertinente análisis sobre este proceso, en especial pensando en lo que viene ahora y las incertidumbres que se ciernen en torno a la implementación del Acuerdo de Paz. Muchas gracias Angélica.