Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Los desafíos del Pdet que se firma hoy en los Montes de María

Pablo Abitbol, investigador de la Universidad Tecnológica de Bolívar, explica lo que logra y le falta al programa de desarrollo con enfoque territorial de esta subregión.

Pablo Abitbol
Pablo Abitbol
Profesor
129 Seguidores206 Siguiendo

0 Debates

8 Columnas

Columna

2699

3

03 de Septiembre de 2018

Hoy en Sincelejo se firma por fin el Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (contemplado en los Acuerdos de La Habana) en la subregión de Montes de María.

Durante año y medio, diez mil personas pertenecientes a comunidades y organizaciones sociales de los 15 municipios, de Bolívar y Sucre, han estado construyendo este Pdet, uno de los 16 que en total crea el Acuerdo en todo el país (cuatro son en el Caribe), para garantizar el desarrollo territorial de las zonas afectadas por el conflicto. 

En las jornadas de ideación y debate del Programa -en las cuales pude estar presente-los protagonistas fueron las comunidades y organizaciones campesinas, poblaciones afro e indígenas y de víctimas del conflicto.

Por el contrario, la participación de la institucionalidad local fue muy tenue y la del sector privado casi que ausente.

En las discusiones de elaboración de este programa hubo un consenso en que la conflictividad de la zona nace de los usos de la tierra.

El documento elaborado por la comunidad montemariana, de hecho, rechazó la imposición de economías extractivistas, como la gran minería, la agricultura basada en monocultivos y la ganadería extensiva, que han desplazado a la gente, contaminado las aguas y los suelos y limitado las oportunidades productivas.

Las organizaciones sociales participantes lograron establecer en el Pdet una visión territorial marcada por una producción alimentaria agroecológica y sostenible basada en la innovación social articulada a las tradiciones. Además, plantearon que los procesos de transformación y comercialización tengan como prioridad la seguridad y la soberanía alimentarias.

Además, propone el desarrollo de la actividad turística con sentido tradicional y le apuesta a un turismo desde, con y para las comunidades.

Las estrategias elaboradas por la comunidad muestran que hay una visión a nivel territorial, en la que queda contemplada la disposición a un cambio a partir de la justicia transicional y la construcción de paz.

En esta región, en donde la gente está acostumbrada a luchar por las cosas, este proceso ha servido para revitalizar la participación comunitaria y el movimiento social para seguir avanzando en clave de un desarrollo humano inclusivo y sostenible.

Sin embargo, la escasa participación de las instituciones públicas y de la empresa privada en la elaboración del programa plantea varias incertidumbres frente a cómo va a funcionar la articulación de comunidad, Gobierno y empresa.

Aún existe inseguridad sobre la posición del Gobierno Nacional frente a la reforma rural integral.

También, las comunidades necesitan certeza sobre disponibilidad de recursos para cumplir los objetivos del programa.

Hace falta, igualmente, definir los mecanismos de evaluación de las estrategias diseñadas en el Pdet y se requiere claridad en la configuración de la Red de Aliados Estratégicos y en su esquema de trabajo.

El reto fundamental es que los PDETs se articulen a la visión territorial, regional y nacional del desarrollo que se estará elaborando en el Plan Nacional de Desarrollo, así como en los planes locales y departamentales de los 16 territorios priorizados.

En ese sentido, existe una posibilidad de reconciliación nacional y local en la medida en que los políticos, las instituciones y el sector privado contribuyan a la visión de desarrollo construida por las comunidades más afectadas por el conflicto y la pobreza en Colombia.

Pero aún falta ver expresiones reales y concretas en tal sentido.

Comentarios (3)

Simón Sarmiento

05 de Septiembre

0 Seguidores

El uso de la tierra con minería que daña los suelos y es contraria a la natu...+ ver más

El uso de la tierra con minería que daña los suelos y es contraria a la naturaleza, o en ganadería extensiva que solo favorece a unos pocos está mandada a recoger. El futuro está en la producción de comida sana. Por eso las comunidades deben protegerse entre si y evitar que hayan asesinatos de líderes sociales. Solo la educación nos ayudará a lograr una paz estable y duradera.

Flora Mercado

07 de Septiembre

0 Seguidores

Me pregunto si más bien no es necesario que las visiones regionales y naciona...+ ver más

Me pregunto si más bien no es necesario que las visiones regionales y nacionales de desarrollo tomen como insumo las visiones comunitarias que los PDET están develando, y se adecuen a ellas. Eso sería lo democrático.

Pablo Abitbol

12 de Septiembre

129 Seguidores

Exacto. Eso es lo que quería decir, gracias por ponerlo más claro.

Exacto. Eso es lo que quería decir, gracias por ponerlo más claro.