Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Leer a Barranquilla, un recomendado.

Un recomendado para cualquier barranquillero,pero también para todo aquél que,desde afuera,quiera entendernos e interpretarnos de manera seria. Un libro que describe, analiza y proyecta la ciudad en sus diferentes escenarios; sin duda, un insumo para el debate informado.

Jolie Guzmán
Jolie Guzmán
Miembro de la Red de Investigación RESTEP
7 Seguidores82 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

1514

1

23 de Diciembre de 2018

“Barranquilla: política, economía y sociedad”, ese es el nombre del libro que en días recientes ha sido lanzado al mercado por la Universidad del Norte. Se trata de un proyecto editorial dirigido por Carlos Guzmán y Luis Trejos, conformado por trabajos desarrollados por investigadores adscritos al Instituto de Desarrollo Político e Institucional del Caribe (IDEPI), el Grupo de Investigación Política y Región (GIPRE) y al Centro de Estudios Urbano Regionales (URBANUM), de la División de Derecho, Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la misma Universidad. ¿Su principal objetivo? abordar, desde diferentes enfoques teóricos y conceptuales, varios de los grandes temas de la ciudad, tales como: las casas políticas, la descentralización local, las finanzas públicas, salud y seguridad.

Como lector, se espera, antes de empezar a leer sus primeras páginas, que el libro constituya uno más de los varios balances de la administración local o, con un poco más de suerte, una crítica a los diferentes programas de gobierno. Sin embargo, lejos de reducirse a uno de estos dos, el libro llama la atención precisamente por constituir un diagnóstico argumentado, serio y académico de la ciudad; los seis capítulos que lo constituyen muestran, en su conjunto, una valiosa apuesta por (re) pensar la Barranquilla de nuestros días recorriendo sus diferentes dimensiones.

¿Cómo comienza? comienza abordando uno de los temas más sensibles para cualquier ciudadano y, de manera especial, para cualquier barranquillero: la política. Estudiada desde dos orillas: la descentralización intraterritorial (objeto del primer capítulo) y el clientelismo político (objeto del segundo capítulo). Así, nos encontramos, en principio, con un análisis de la descentralización intraterritorial y el impacto que esta ha tenido en la organización político administrativa de Barranquilla, señalando cómo el crecimiento de la ciudad y la complejización de las necesidades de los barranquilleros han hecho que el poder sea redistribuido y se haya afectado, como consecuencia, la forma de gobernar y administrar la ciudad.

Los autores, Tuirán y Villalba, muestran de manera interesante el desarrollo del distrito en materia de ordenamiento intraterritorial, evidenciando su impacto en los procesos electorales y en la delimitación de competencias entre la Administración distrital, las alcaldías y las Juntas Administradoras Locales. No es una descripción de la descentralización intraterritorial en Barranquilla, es un estudio que permite, además de conocer el proceso y su estado actual, hacer un contraste entre el entendido de descentralización desde la perspectiva de los actores y el concepto teórico formulado por la academia partiendo de entrevistas y análisis de contenido.

Por su parte, el apartado dedicado a Elecciones y Clientelismo político en Barranquilla sorprende ya que se dedica a la caracterización de los intermediarios electorales en el distrito, una tarea que poco se ha hecho rigurosamente desde la academia. Se toman entrevistas como la principal fuente de análisis del fenómeno, lo que hace que se encuentren expresiones cotidianas y reales sobre el funcionamiento de la política local en tiempos electorales; el capitulo logra involucrar al lector toda vez que integra las herramientas conceptuales, los enfoques teóricos y las voces de los actores políticos que conocen desde adentro cómo “se mueve” política barranquillera.

¿Prosperidad al debe? Esta es la pregunta que motiva el análisis del capitulo tercero, refiriéndose a las finanzas públicas de Barranquilla. Se afirma que la ciudad avanza económicamente, que evoluciona y que hasta se distancia de la tendencia nacional que es la desaceleración. No obstante, la preocupación central expresada en este punto del libro por Parada es la evolución de las finanzas públicas de Barranquilla, las cuales parecen mostrar indicadores que plantean dudas, desde el punto de vista de su fiscalidad, sobre la real sostenibilidad del “buen crecimiento de la ciudad”. Lo anterior toda vez que las inversiones y el mayor nivel de gasto han sido desarrollados a partir de un mayor nivel de endeudamiento. ¿Cómo nos vemos en materia fiscal en Barranquilla los próximos 10 años? este capitulo bien nos ayuda a proyectar la respuesta.

Conforme se avanza en la lectura del libro, se entiende que los autores no sólo buscaban mostrar a la sociedad barranquillera “cómo estuvimos” y “cómo estamos” en materia política, económica y social, sino también un “cómo estaremos” en clave de proyección y, además, un “cómo estaríamos mejor” en clave de propuestas y recomendaciones.

Ese es el caso del cuarto capitulo escrito por De la Puente, el cual, continuando con la línea económica, nos propone un análisis de la competitividad de la ciudad desde una perspectiva asociativa limitada ya que esta resulta aplicable a las nuevas interacciones de diversas industrias y a la nueva realidad sectorial que vive Barranquilla. La concepción de competitividad en términos asociativos supone que los organismos distritales deben ser facilitadores y promotores del comercio internacional, generando entornos que faciliten y promuevan los sectores productivos para alcanzar un crecimiento real y sostenido para la ciudad dadas sus nuevas dinámicas. Es un análisis propositivo, novedoso y pertinente para el desarrollo económico de la ciudad.

El análisis político y económico hasta aquí propuesto se complementa armoniosamente con los dos capítulos finales. Estos abordan temáticas sociales cercanas también a cualquier barranquillero: salud y seguridad.

En torno al tema de salud, se encuentra en el libro un trabajo reivindicatorio del modelo barranquillero a partir de un análisis serio sobre las estrategias implementadas por la administración local para lograr la transformación de la prestación de este servicio. Las autoras, Vásquez y Zúñiga, evidencian que el caso barranquillero constituye una experiencia exitosa toda vez que sus usuarios pueden gozar de un derecho en condiciones dignas, de calidad e igualdad; el sistema aporta a la ciudad un bien público y un punto de convergencia en la construcción de ciudadanía y abre la puerta a alternativas para el aparente imperativo neoliberal de la salud. Barranquilla como modelo para el resto del país: una apuesta valiosa y argumentada sobre nuestro sistema de salud.

Las últimas páginas del libro nos llevan a adentrarnos en la dinámica del crimen organizado en la ciudad en el periodo 2000-2016, describiendo el paso de una llamada hegemonía paramilitar a la subcontratación de bandas locales. En este capitulo Trejos da cuenta de las diferentes formas de acción de los grupos paramilitares en la ciudad, sus objetivos, relaciones y principales estrategias de control. Llama la atención de este trabajo no sólo la manera de describir el accionar de los grupos ilegales, haciéndolo comprensible e interesante para el lector, sino también la integración de diversas categorías conceptuales dentro del análisis propuesto. Es, sin duda, un estudio necesario para el conjunto de la sociedad barranquillera ya que se desconoce cómo han operado realmente estas organizaciones en el territorio. Muy pocos son los análisis que podemos encontrar hoy sobre este tema, por lo que se llena también con este capitulo un vacío académico evidente.

Así, cuando se van leyendo las últimas páginas y se cierra el libro, se puede afirmar que, sin duda, el equipo de investigadores que tuvo participación en este esfuerzo colectivo logró su objetivo: entregar a la sociedad barranquillera un insumo académico y sólido para cualificar el debate público en torno a la ciudad, motivando discusiones informadas en todos los niveles y temas; evitando que estas se basen en subjetividades y, sobre todo, contribuyendo a la eliminación de la concepción de la crítica como algo nocivo para el desarrollo de la ciudad, entendiendo que es un rasgo fundamental de las democracias modernas.

En últimas, una obra que nos invita a leer a Barranquilla para debatirla con altura, a conocerla desde sus distintas realidades y a proyectar escenarios mejores; un libro recomendado para todo barranquillero y para aquél que, viniendo de afuera, quiera estudiarnos y comprendernos de manera seria. Un diagnóstico que ojalá tengamos en cuenta para las locales de 2019. 

Interactiva: 

Comentarios (1)