Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Las marchas de los que sobran

El “baile” de los estudiantes en las calles, aunque se estigmatice por algunas acciones violentas justificando su represión policial, es un llamado a una colectividad que impasible ve como la exclusión se reproduce, sin que le genere preocupación.

Jair Vega Casanova
Jair Vega Casanova
Profesor - Investigador
130 Seguidores52 Siguiendo

0 Debates

10 Columnas

Columna

1311

5

19 de Noviembre de 2018

Para muchos que terminamos el bachillerato en colegios públicos a mediados de los años 80, y tuvimos toda la incertidumbre sobre las posibilidades de acceso a la universidad, la canción El Baile de los que Sobran se convirtió en un ícono.

Esta versión muy popular de Rock en español ponía sobre la mesa el discurso oficial romántico que se nos vendía sobre la educación en el continente latinoamericano: “jueguen a estudiar… los hombres son hermanos y juntos deben trabajar”, mientras “había tanto sol sobre las cabezas”, para hacernos creer que todos tendríamos el mismo exitoso futuro. Sin embargo, nos mostraba también la trágica realidad, pues “no fue tan verdad, porque esos juegos al final terminaron para otros con laureles y futuro” y dejaron a muchos de esa generación “pateando piedras”.

Por esos mismos años, el sociólogo Rodrigo Parra Sandoval nos mostraba en varios estudios, tales como, la Monografía titulada La Educación Superior en Colombia (escrita para CRESALC-UNESCO), la existencia de instituciones educativas de élite y otras instituciones educativas de masas. Las primeras con presupuestos, infraestructura y condiciones adecuadas para la generación de una alta calidad educativa y las segundas, con un conjunto de carencias que no garantizaban la misma calidad, pero con estándares menores para el acceso masivo a ellas.

Curiosamente, tanto la canción como los estudios sociológicos llegaban a las mismas conclusiones.

En primer lugar, esta estratificación entre universidades de élite y de masas generaba un destino ocupacional diferenciado. Esto es, a pesar de obtener un título similar, dependiendo de la universidad, los egresados tenían cargos, ingresos y prestigios desiguales, siendo los mejores, esto es, los “laureles y futuro”, para los graduados de las universidades de élite. En segundo lugar, era muy clara la exclusión de las universidades de élite a los jóvenes de sectores populares, bien por el alto costo de las matrículas o por los altos estándares de admisión, los cuales no eran alcanzados por quienes venían de una educación media, pública o privada, de calidad inferior.

Han pasado más de 30 años y hoy por hoy podríamos entonar con la misma sensación y sentimiento esta canción de la banda Los Prisioneros de Chile. Diversos estudios siguen mostrando que, entendiendo que la educación no es el único elemento necesario para la movilidad social, tiene todo potencial para ser uno de los más importantes. El problema es que, en casos como el colombiano, aún con desarrollos como la Constitución de 1991 (que consagra a la educación como un derecho) y de la Leyes 30 de 1992 y 115 de 1994 (que establecen a la educación como un servicio público) y todas sus reformas, el sistema educativo, tal como se encuentra operando sigue reproduciendo la inequidad social existente y no constituye un soporte para la construcción de un país más equitativo.

Tan solo en el momento en que la educación pública de calidad sea realmente una prioridad para el Estado colombiano en todo su territorio, como ha sucedido en países como Nueva Zelanda que han logrado convertir el acceso universal a la educación de calidad en una estrategia de equidad, podríamos decir que habría un escenario de futuro para la población joven de este país.

Es por lo que el “baile” de los estudiantes por estos días en las calles, aunque se quiera estigmatizar por algunas acciones violentas y se quiera justificar su represión policial, no es más que un grito de auxilio, un llamado a una colectividad que impasiblemente ve que la exclusión se sigue reproduciendo día a día, sin que esa situación le genere preocupación alguna.

Lamentablemente esta sociedad indiferente y esta dirigencia rancia los sigue viendo como los “que sobran”, llamándolos “vagos”, simplemente porque no aceptan la condena a las migajas que como educación se les ofrece y salen a pronunciarse. ¡Y tienen que salir a hacerlo!, para que puedan ser escuchados.

Desafortunadamente, y a diferencia de otros sectores que son atendidos de manera inmediata pues cuando paran detienen la productividad, cuando los estudiantes paran sin salir de sus claustros, no pasa nada más. De hecho, a los medios de comunicación solo les interesa cubrir los escenarios en los que puedan culpar a los estudiantes de generar el llamado “caos” y no otras formas de protesta que también se están haciendo, como las campañas púbicas de salud de los estudiantes de medicina y los conciertos públicos de los estudiantes de música. Lo único que está a su alcance y pueden parar para ser escuchados es el tráfico.

Estos son jóvenes que no se quieren quedar “pateando piedras”, que para bien o para mal quieren entrar al sistema, pero de una manera digna y equitativa. Son jóvenes que le gritan con sus consignas al Estado y a la sociedad en general que a otros les están enseñando “secretos” que a ellos no y que quieren que les den de verdad “esa cosa llamada educación”.

Así es que el llamado en este momento sigue siendo el mismo:

“Únanse al baile, de los que sobran

Nadie nos va a echar de más

Nadie nos quiso ayudar de verdad”

Interactiva: 

Comentarios (5)

José Saramago ..

20 de Noviembre

2 Seguidores

vi un vídeo donde la fuerza publica esta cuidando el bien publico, simplement...+ ver más

vi un vídeo donde la fuerza publica esta cuidando el bien publico, simplemente están haciendo eso, pero es atacada por estos muchachitos encapuchados que los insultaban, los escupían, les tiraban piedras a los soldados que no estaban ahí “sanos”.
vi otro vídeo, en donde en vez de marchar bloquean la vía de los héroes y colapsan la movilidad de las demás personas que solo quieren llegar a sus hogares,
entonces estos encapuchados, no son estudiantes, no puede ser un estudiante alguien con papas bomba, bombas molotov, vándalos que dañan el bien publico, que son malaclase con las demás personas de la ciudad, que arengan esos panfletos babosos de extrema izquierda,
luego llega el ESMAD, a hacer su trabajo y ahí si se victimizan, se refugian detrás de la ley, dicen que les están atacando el libre albedrío, el derecho “pacifico” a protestar(si que son cínicos) .
Dos cosas:
- una aclaración antes de que digan que hablo de todos los estudiantes, ¡no!: hablo es de los encapuchados, no de los miles de estudiantes que en verdad salen a marchar pacíficamente y que son justos su exigencias por la educación, sentimiento y raciocinio que compartimos todos los que queremos ver una mejor educación, y que se salde la deuda histórica.
- un hecho innegable: detrás de los estudiantes hay politiqueros oportunistas de izquierda que promueven el desorden y que quieren apropiarse de esas banderas para sus fines electorales.
Especialmente el populista de Petro. Ayer salio el senador gustavo Bolivar de la “Colombia Humana”:diciendo:
“hemos tomado la decisión de que estas marchas van a ser continuas, van a ser sostenidas, y no se van a mover...estos van a ser cuatro años de LUCHA sostenida en las calles, vamos a parar este gobierno”,
en otras palabras su intención detrás de las marchas estudiantiles es llegar al poder en el 2022 incendiando las calles y quebrando este país.

Jair Vega Casanova

20 de Noviembre

130 Seguidores

De acuerdo contigo cuando afirmas:

"es de los encapuchados, no de los miles de estudiantes que en verdad salen a marchar pacíficamente y que son justos su exigencias por la educación, sentimiento y raciocinio que compartimos todos los que queremos ver una mejor educación, y que se salde la deuda histórica. " Ese es mi punto. Lo demás no lo puede deslegitimar, son interpretaciones. Ahora, ojalá todos los políticos se pusieran del lado de ellos, salieran a marchar con ellos y como gobernantes invirtieran en una educación pública universal.

De acuerdo contigo cuando afirmas:

"es de los encapuchados, no de los miles de estudiantes que en verdad salen a marchar pacíficamente y que son justos su exigencias por la educación, sentimiento y raciocinio que compartimos todos los que queremos ver una mejor educación, y que se salde la deuda histórica. " Ese es mi punto. Lo demás no lo puede deslegitimar, son interpretaciones. Ahora, ojalá todos los políticos se pusieran del lado de ellos, salieran a marchar con ellos y como gobernantes invirtieran en una educación pública universal.

José Saramago ..

20 de Noviembre

2 Seguidores

Los estudiantes marchan por la educación publica y exigen mayores recursos pa...+ ver más

Los estudiantes marchan por la educación publica y exigen mayores recursos para esta, lo cual es totalmente valido.

El contexto de porque el des-financiamiento nos conduce al gobierno santos, quien prometió y prometió, pero nada mas. Esta también lo de los interés de “la izquierda” detrás de estas marchas, sobre eso ya he escrito. También esta el asunto de diferenciar entre lo que son estudiantes, y los que son vándalos, infiltrados, radicales de izquierda.

Pero veamos ahora que se ha logrado en estos cien días de gobierno Duque:
- El presidente Duque hizo un esfuerzo fiscal muy grande, asigno 41.4 Billones de pesos para 2019 lo cual es es 4 Billones mas que el presupuesto para la educación par 2018.
- Lanzo el programa generación E, cuyo pilar fundamental es aumentar la disponibilidad de cupos para aspirantes de bajos recursos en Universidades Publicas, esos son 320 mil cupos para los próximos cuatro años. Paralelamente trabajar por el fortalecimiento en la calidad de la educación publica.
- Beneficiar a 16 mil estudiantes de bajos recurso con el 100% de la matricula en la universidad publica. Mas un auxilio de sostenimiento por el tiempo que dure la carrera.

Con eso no estoy diciendo que sea suficiente, el gobierno debe buscar recursos , pero hay que entender la situación fiscal, y entender que aquí hay intereses políticos e ideológicos que se salen del tema de la educación. Marchas que son incentivadas de forma negativa de dirigentes de izquierda dentro de FECODE y “lideres” dañinos como Petro. resulta curioso que todos ellos, 'verdes', 'progresistas, polo, apoyaron al gobierno Santos y jamas protestaron por falta de recursos y sus incumplimientos por la educación, eso si aplaudían todas las promesas que hacia Santos.
¿que maravillas hubiera hecho duque si hubiera recibido el presupuesto de 2010?
lo triste de todo es que en apenas 100 días es difícil arreglar el país, Duque lo esta intentando y hace grandes esfuerzos, pero “la culpa de todo es de Duque” y no de Santos.

Jair Vega Casanova

21 de Noviembre

130 Seguidores

Hacer un análisis para terminar diciendo que unos son buenos y otros son malos, no aporta nada al debate. Lo que acabas de decir lo he leído todo el tiempo en muchos post. Que unos tienen propósitos malos y otros buenos. Depende del lado que se quiera justificar. En mi caso no quiero justificar ni defender a ningún grupo partidista en particular. Saludos

Hacer un análisis para terminar diciendo que unos son buenos y otros son malos, no aporta nada al debate. Lo que acabas de decir lo he leído todo el tiempo en muchos post. Que unos tienen propósitos malos y otros buenos. Depende del lado que se quiera justificar. En mi caso no quiero justificar ni defender a ningún grupo partidista en particular. Saludos

José Saramago ..

21 de Noviembre

2 Seguidores

https://pbs.twimg.com/media/DsE1HZEXcAIaHsu.jpg

Por supuesto que es...+ ver más

https://pbs.twimg.com/media/DsE1HZEXcAIaHsu.jpg

Por supuesto que es lo que leemos todos por todo lado, polarización, radicalismo en las posturas. Algunos se benefician de eso.
Ojala todo este debate se realizara con respeto, con argumentos, concertando y entendiendo las partes, dejando a un lado intereses políticos, ideológicos, electorales. Aquí ni los estudiantes son malos, ni Duque es malo. Aquí lo único que interesa es la educación, y en el caso de las manifestaciones: la universidad publica. Y aclaro que se del tema, lo se porque soy egresado profesional de la universidad publica. Esperemos a ver que pasa, ojala concreten algo mas que promesas, y eso es de parte y parte.