Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Las Farc victoriosas en Conejo

La “visita pedagógica” del jueves anterior en el corregimiento de Conejo, en Fonseca, La Guajira, es al extremo preocupante, puso en evidencia la falta de control del gobierno nacional sobre lo que están haciendo y puedan hacer las Farc, ya se habían presentado en otras partes del país. Pone en el tapete serios interrogantes de lo que puede ser el futuro del proceso de paz y lo que pasará cuando se reincorporen a la sociedad. 

Jacobo Solano
Jacobo Solano
Escritor
142 Seguidores0 Siguiendo

25 Debates

93 Columnas

Columna

28

21 de Febrero de 2016

Por: JACOBO SOLANO C.*

La “visita pedagógica” del jueves anterior en el corregimiento de Conejo, en Fonseca, La Guajira, es al extremo preocupante, puso en evidencia la falta de control del gobierno nacional sobre lo que están haciendo y puedan hacer las Farc, ya se habían presentado en otras partes del país. Pone en el tapete serios interrogantes de lo que puede ser el futuro del proceso de paz y lo que pasará cuando se reincorporen a la sociedad. 

El Gobierno, tratando de lavarse las manos, dice que todo es culpa de las Farc. Falso, la culpa es del gobierno Santos, que constitucionalmente tiene la obligación de garantizar el orden público en cualquier zona del país y tener todo controlado para evitar que se presenten situaciones de esta índole. Entonces aparecen las peguntas ¿Cómo llegaron 300 hombres armados a Conejo sin que nadie los viera? ¿Llegaron de Venezuela? ¿Qué pasó con los retenes del ejército? ¿Por qué se dice que se movilizaron como Pedro por su casa desde la zona de Carraipia, cerca de Maicao y desde el Cesar, de Medialuna y Manaure por trochas en inmediaciones de El Plan, Urumita hasta llegar a Cañaverales y hacer el ingreso triunfante a Conejo? ¿Por qué el Comandante del Grupo Rondón le dijo al alcalde Fonseca: “no pregunte”? ¿Por qué, si las Farc querían dar a conocer los avances del proceso a sus hombres, no lo hicieron en sus campamentos? ¿Por qué amedrentar a una población con tres días de zozobra por no saber que pasaba? ¿Por qué no había ni siquiera un representante del gobierno? ¿Por qué el alcalde de Fonseca, Misael Velázquez no fue informado por el Ministerio del Interior y le tocó enterarse por los medios la noche anterior? ¿Será esta la forma como las Farc van a reincorporarse a la vida civil? ¿Será que el nuevo modelo de pedagogía de paz es con fusil en mano? ¿Por qué Santos trata de exculpar a los militares si también tiene responsabilidad? ¿Por qué el Ministro de Defensa, que solo piensa en comida, no dice nada ante los señalamientos de la Cruz Roja, que confirmó que todo estaba acordado entre las partes? Demasiados cuestionamientos sin respuestas y la gente sigue esperando porque se viene la etapa más crucial del proceso. Lo que se vivió en Conejo fue un “Caguancito” consentido por el gobierno y algunos áulicos guerrilleros de La Guajira que avalan el proceder de estos terroristas; Joaquín Gómez estaba feliz porque volvió a su tierra triunfante, todo lo tenían calculado para demostrar poder y control territorial, conocían la repercusión: reventar el plebiscito, con esto, no creo que pase ni si le bajan aún más el umbral. La gran preocupación es lo que viene, con un Santos timorato, sin autoridad, con una popularidad del 16%, una economía en picada, escándalos de todo tipo y un gobierno carcomido por la corrupción; el ultimátum que le dio a las Farc parece más un chiste para los 44 años de Sábados Felices,

¿Qué hacer? Nadie sabe, con lo crecidos que están los “señores” de las Farc cualquier cosa puede pasar.