Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

El destape de Vargas, del pantano a la playa

Los creativos imaginaron que con solo media hora de publicidad en las playas iban a sacar a Vargas del pantano en el que lo han metido sus alianzas. 

Luis Oñate Gámez
Luis Oñate Gámez
Periodista
124 Seguidores0 Siguiendo

2 Debates

17 Columnas

Columna

717

0

08 de Mayo de 2018

Por Luis Oñate Gámez.

A Eider Macías, un vendedor de servicios turísticos que tiene más de 20 años de trabajar en El Rodadero, el viernes 4 de mayo le marcó una nueva visión sobre la vida política de Santa Marta. Ha sido tradicional que en el Caribe el mar saque a flote a los ahogados en elecciones, pero nunca se había visto que los votos para evitar esa ahogada estuvieran mimetizados en las arenas blancas de la playa. Ese día, cuando la tarde, nublada y calurosa, pintaba como todas en temporada baja, tediosa y alargada, un enjambre de mujeres en vestidos de baño blanco de dos piezas y con gorra roja rompió la monotonía.

El suceso no pasó desapercibido. Llamó la atención de vendedores, curiosos y de los escasos turistas del balneario. Por espacio de media hora, cuenta Eider, las damas comenzaron a parar taxis y carros particulares a cuyos ocupantes ofrecían afiches y calcomanía del candidato a la Presidencia Germán Vargas Lleras. Avisos con publicidad política también fueron colocados en cocoteros y postes que rondan el camellón.  

En la parte de atrás del bikini las damas portaban la leyenda #MejorVargasLleras, de inmediato en redes sociales aparecieron críticos asegurando que al aparecer en la cola el candidato Vargas mostró su sintonía con las encuestas. Un aviso similar llevaban las modelos en un botón adherido en la mitad del brasier, tal vez recordándonos que desde su nacimiento Germán ha estado pegado a la teta pública. El otro aviso-eslogan se hallaba en la gorra roja que portaban, quizás para simbolizar que el Man puede sacar la cabeza por las casas, los puentes y las vías prósperas pero no por los amigos de “dudosa ortografía” que aterrizaron en su partido.

Antes que el sol se ocultara las modelos desaparecieron, dejando su huella, no en la arena, donde fueron borradas por las olas, sino en el ciberespacio. Las fotos de esa corta y sustanciosa cruzada de publicidad política en las playas de El Rodadero volaron de inmediato, y las críticas por una supuesta cosificación de la mujer fueron el boom del momento en las redes sociales. La campaña de Mejor Vargas Lleras sacó comunicado condenando el hecho y atribuyéndoselo a enemigos políticos.

Varios caminos conducen a Roma. Tal vez no se trató de un montaje, sino de una acción a mutuo propio del nivel regional, en un afán por mostrar su creatividad y sacar a Vargas del pantano. Allegados a la campaña, quienes prefieren mantenerse en el anonimato, manifiestan que la idea y su ejecución nació en la comarca. Además, los montaje no son tan ordenados y por tanto tiempo a la vista de muchos. Hay publicidad engañosa o negra en las redes a través de portales falsos y muchos pegan afiches a escondidas pero tan de frente no es fácil creerlo.  

No está claro decir que por aparecer en vestido de baño haciendo publicidad se atropelló la dignidad de la mujer, fue a orillas de la playa no en una iglesia, convento o colegio. En los grandes eventos mundiales, musicales y deportivos, se ve publicidad similar. Ha habido campañas a gobernaciones, alcaldías y congreso publicitadas con modelos bailando sobre una tarima móvil.  Creo que más daño hace aprovecharse de la candidez e inocencia de los niños para hacer publicidad política. Acepto que el disgusto venga de las vargaslleristas porque a ellas no les dieron también la oportunidad de apreciar modelos masculinos promocionando a su candidato.   

Los creativos imaginaron que con solo media hora de publicidad en las playas iban a sacar a Vargas del pantano en el que lo han metido sus alianzas. De pronto la aceptación no se dio como esos creadores pensaban. Fue un hecho, la movida de los bikinis “mojó” prensa y redes sociales.

Por lo general, especialistas en belleza, glamour, lentejuelas y canutillos suelen decir que en el reinado de Cartagena el día del destape se sabe quién es quién y el acto comienza a marcar la tendencia sobre las favoritas a la corona. Ese día se pueden apreciar celulitis, gorditos, flacidez y cirugías. ¿Será que el destape de Germán mostró un poco más su realidad? ¿Incidirá ese destape en las encuestas o en las elecciones mismas?    ¡Averígüelo Vargas!