Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¡Bienvenidos a la Venezolanización!

Tanto que debatimos sobre el peligro de la venezolanización y hoy asistimos al espectáculo del pretendido aumento del periodo de alcaldes y gobernadores que propone el Congreso, en un claro raponazo a la Constitución y al elector que los eligió por cuatro años.

Carlos Suárez @carlossuarezr
Carlos Suárez @carlossuarezr
CEO de Estrategia&Poder, consultor en marketing electoral y de gobierno.
13 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Columna

4659

4

21 de Octubre de 2018

Tanto que debatimos en la campaña electoral sobre el peligro de la venezolanización del País y hoy asistimos al triste espectáculo del pretendido aumento del periodo de los actuales alcaldes y gobernadores mediante un acto legislativo que propone el “Honorable” Congreso en un claro raponazo a la Constitución y al elector que los eligió por cuatro años.

No deja de causar cierta suspicacia el hecho de que después de mucho preguntarle al Presidente su postura sobre ampliación de periodos para Alcaldes y Gobernadores sin obtener respuesta, esta aparece en boca del Senador Ernesto Macias, quien propone que se amplíen a cinco los años del periodo presidencial, empezando por el de Duque.

La Constitución Colombiana ya no aguanta más remiendos, desde 1991 han hecho con ella todo lo que se les ha ocurrido desde todos los espectros ideológicos y en todos los gobiernos. Contando sólo hasta el año 2016, se expidieron 41 actos legislativos o sea: 1,6 reformas constitucionales por año. 

Se metió la mano a la extradición; eso si, no retroactiva, como pidieron los Rodriguez Orejuela; se cambió un “articulito” para permitir la reelección de Álvaro Uribe; se incorporaron todas las normas que pidieron las FARC - a las que el pueblo había votado NO - y un sinnúmero de etcéteras que no hay espacio para enumerar.

No les basta a los “padres de la Patria” con esa colcha de retazos que han ido tejiendo y ahora - sin que haya un padre reconocido del nuevo proyecto de engendro -, nos quieren meter gato por liebre; pretendiendo, a través de una reforma constitucional, ampliar los periodos de los actuales alcaldes y gobernadores que elegimos por cuatro, a seis años, con el peregrino argumento de que se unifiquen los calendarios electorales para ahorrarle recursos al Estado haciendo una sola jornada electoral.

Para hablar tan solo de periodos electorales de Alcaldes y Gobernadores, hay que ir a estudiar la Constitución antes de empezar a hacer cábalas políticas. 

El Constituyente de 1991 elaboró una fórmula electoral conforme con el espíritu de la descentralización en la que fundó nuestro Estado: la Constitución remendada que nos rige, no solamente nos reconoce como pluriétnicos y multiculturales sino que también reconoció que somos un País de regiones y por ello - entre muchas otras razones -, estableció la descentralización y la autonomía administrativa con la consecuente elección popular de mandatarios regionales. 

Esos mismos constituyentes establecieron un sistema electoral para los entes descentralizados territorialmente que garantizase que, el enconado centralismo que creó la pétrea constitución de 1886 - que se estaba sustituyendo por la del 91 -, no se engullese la autonomía que se reconocía como novedosa para los recién creados entes territoriales descentralizados. 

Para ello, se ordenó que las elecciones de alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles, se llevaran a cabo aparte de las elecciones nacionales; es decir, de las que escogen Presidente y Congreso. 

Este diseño constitucional se hizo de sabia manera para que el centralismo no fuera a dar al traste con la autonomía territorial que el constituyente estaba reconociendo como una realidad social; lo cual podría ocurrir fácilmente en elecciones unificadas, en las que unas autoridades nacionales, centralistas y fuertes, terminarían siendo la cúspide de una pirámide en la que los candidatos regionales seguirían siendo vasallos del centralismo, fichas en un tiquete electoral que se diseñaría desde los salones del Bogocentrismo y acabaría con el artículo primero constitucional que reconoce la autonomía territorial. 

Después de las incontables reformas que han cercenado las capacidades territoriales y del evidente puño de hierro con que se maneja el Pais desde el centro del poder; se pretende además, romper esa garantía de no injerencia - al menos no tan notoria - en las elecciones territoriales que estableció el Constituyente del 91. 

Siguiendo con el tema constitucional, hay que afirmar que el constituyente derivado; es decir, el Congreso de la República, esta pretendiendo sustituir la Constitución, la reforma afecta la estructura misma del Estado ya que permite que el poder central invada la autonomía territorial desde su origen primario -la elección misma- a través de la pretendida unificación de periodos y unicidad de jornada electoral. 

El congreso pretende cambiar las reglas de juego sobre la marcha y sustituir el mandato del constituyente primario con este intento de ampliar de un plumazo el mandato de unos servidores públicos que fueron ungidos por el pueblo para un periodo de cuatro años, no de seis. Eso, no solamente es inconstitucional, es un acto de abuso de poder que rompe las reglas de la democracia moderna; en la cual, los preceptos establecidos no se pueden cambiar en medio de su ejecución fáctica.

Todas las discusiones adicionales que se dan: si el proyecto favorece a Cambio Radical y a la U, si fue un acuerdo entre Uribe y Vargas, si tiene detrás a alcaldes y gobernadores con bancada propia en el congreso, si se ahorran recursos, si se extiende a buenos o malos gobernantes. etc, son distractores que deberían ser intrascendentes porque lo único cierto es que lo pretendido es inconstitucional y atenta contra el mandato del pueblo en las urnas. ¡ Cómo nos estamos pareciendo a la Venezuela de Chávez, Maduro & Cia !

Interactiva: 

Comentarios (4)

José Saramago ..

21 de Octubre

2 Seguidores

La Reforma Política esta hecha para favorecer a las maquinarias polítiqueras...+ ver más

La Reforma Política esta hecha para favorecer a las maquinarias polítiqueras, esas maquinarias electorales contra las que los ciudadanos votaron en contra en las pasadas elecciones. Lo que hay aquí son unos intereses personales y políticos.
Lo mas sucio, lo peor y mas INCONSTITUCIONAL de dicha reforma política es lo de querer extender (no ampliar a futuro) los periodos de los actuales mandatarios locales y regionales desde ya, dos años mas hasta el 2022, algo que solo beneficia al Partido Cambio Radical, el Partido Liberal y el Partido de la U (en ese orden) y un poco a los conservadores; o sea, los partidos tradicionales. Los mas afectados con esto serian los movimientos y Partidos Políticos que manejan mas voto de opinión como los Partidos de izquierda o independientes, y el Partido Centro Democrático; la nuevas alternativas.
Hay un afán de cambiar las reglas de “juego” estando a solo un año de las elecciones, lo cual no es para nada transparente, sino todo lo contrario buscando beneficiar las maquinarias políticas y electorales. Si la intención es hacer una reforma institucional podría pensarse en que su aplicación sea para los elegidos en 2019.
Se viola el derecho al ciudadano que eligió por cuatro años, ni mas ni menos, a los actuales mandatarios. Claro hay mandatarios buenos que seria bueno su continuidad, pero no se concentran en los partidos tradicionales, y hay mandatarios actuales a los que muchos esperan salgan ya de sus puestos como el caso del alcalde de Bogota Enrique Peñalosa.
No estoy de acuerdo con la unificación de los mandatos al mismo tiempo, eso crearía un des-balance de poder, de contrapesos, no solo por lo que dice el articulo sobre un centralismo aún mas profundo, sino porque crea un monopolio de los partidos políticos.
El trabajo de la registraduria nacional se haría mas pesado si se realizara todas las elecciones el mismo día lo cual termina en detrimento de entregar resultados prontos y minimizar así intentos de fraude.
Esta propuesta de extender los periodos dos años mas, es el gran mico (orangután),
pero hay otros micos que se quieren aprobar, como el transfuguismo político con solo dos meses y no un año de renuncia, esta lo de que el 25% del los miembros de una bancada puedan conformar otro partido políticos, esta lo del voto obligatorio, y el que niños de 16 años voten.

José Saramago ..

21 de Octubre

2 Seguidores

Lo de aumentar el periodo presidencial de cuatro a cinco años, yo creo que si...+ ver más

Lo de aumentar el periodo presidencial de cuatro a cinco años, yo creo que si es necesario,
cuatro años es muy poco para gobernar, pero mas de cinco no es algo bueno, y mucho menos la reelección. En conclusión: sí al aumento del periodo presidencial sin reelección de cuatro a cinco años a partir del 2022.
Lo de extender dos años al actual periodo de los mandatarios es el gran sucio mico, y lo mas inconstitucional de la reforma política promovida por Roy barreras.
Y lo que si hay que arreglar de la Constitución del 91 es la Justicia, Justicia que no funciona y esta corrompida. La Constitución del 91 Politizo la Justicia transformadola en otro Partido Político mas, al darle funciones electorales y esta gobernando mediante fallos y persiguiendo a sus enemigos políticos.
Ademas son demasiadas Cortes y hay que sumarle ahora la JEP.
Y sí: recordar que el gobierno de Juan Manuel Santos se robo el plebiscito del 2 de octubre de 2016, plebiscito que dejo sin legitimidad los acuerdos, o dicho de otra forma, dio la legitimidad para mejorar los acuerdos.

Angel Bravo

22 de Octubre

0 Seguidores

O sea, hagamos lo que Saramago crea, pues esas creencias vienen "de arriba". S...+ ver más

O sea, hagamos lo que Saramago crea, pues esas creencias vienen "de arriba". Saramago cree que lo que su jefe cree está bien y lo demás, mal. Que la maquinaria politiquera actual del mesías es buena pero las otras, que en el pasado fueron también del mesías, ahora son malas. Buenos criterios. A Chávez no le fue tan mal haciendo así mismo ... los de a pie somos los que terminamos llevando del bulto, ¡qué más da!

José Saramago ..

22 de Octubre

2 Seguidores

“Cuando los colombianos votan eligen un periodo, y ese periodo se tiene que ...+ ver más

“Cuando los colombianos votan eligen un periodo, y ese periodo se tiene que respetar”. En la actualidad cuatro años, ni mas ni menos.
La Constitución del 91 ordeno que se eligieran alcaldes y gobernadores sin que coincidieran en el tiempo sus planes de desarrollo con los de la Nación por un tema de transparencia; no fue por un descuido, ni una inadvertencia, sino de una manera consciente, deliberada, responsable, para garantizar la identidad y la autonomía de los fenómenos, locales, regionales, alternativos, en una Colombia diversa y heterogénea.
Ni extensión de los actuales mandatarios, ni unificación de periodos que solo beneficia a los partidos políticos tradicionales y agravaría los problemas de corrupción.
Los promotores de esa doble propuesta no muestran su cara, por ahí solo se deja medio ver el ponente Roy Barreras y Lleras a través de su esposa.

Los congresistas quieren tener como jefes de debate de su reelección en el 2022 a los alcaldes y gobernadores, y cuyos periodos ahora piden que se prorroguen y se unifiquen.
La verdadera motivación de esa doble propuesta-proyecto es la de la clase política nacional con asiento en el Congreso de pretender apoderarse, controlar, manejar de todos los municipios, los distritos y departamentos, las entidades territoriales de la país porqué han visto que allí hay mucha de la mal llamada “mermelada”, una nomina grande, unos contratos grandes para adjudicar, unas partidas presupuestales, y una funciones importantes como la del plan de ordenamiento, y ese poder politiquero electorero se hará realidad el día que se unifique y se vote al mismo tiempo los periodos presidencial-congreso con el de local-regional.
Si se juntan las elecciones el tema nacional termina apoderándose del tema local-regional y dominando la opinión política electoral de los ciudadanos.
Este intento de unificar las elecciones es beneficiar a clanes familiares y reconocidos poltiqueros que son los que impulsan esta doble propuesta, es el de beneficiar a las maquinarias corruptas. Así podrían colocar a amigos, familiares, fichas claves para hacer elegir alcaldes y gobernadores, o al contrario alcaldes y gobernadores elegir congresistas. seria mas fácil controlar el presupuesto su antojo y repartir puestos si se unifican las elecciones.