Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por tiempos y gasto, ¿es conveniente que se convoquen elecciones atípicas en Riohacha?

La Silla Caribe reveló esta semana que el Ministerio del Interior planea convocar nuevas elecciones en el Distrito que lleva más de un año de inestabilidad institucional, con un alcalde titular destituido y procesado por corrupción. Expertos de nuestra red de voces informadas en los temas del Caribe debaten sobre la conveniencia de la decisión.

Debate

502

6

30 de Septiembre de 2018

La Silla Llena
La Silla Llena
La Red de Voces Informadas de La Silla Vacía
71 Seguidores0 Siguiendo

18 Debates

90 Columnas

Respuestas al Debate (6)

Diogenes Rosero Durango

28 de Septiembre

136 Seguidores

Director, Fundación Foro Costa Atlántica, profesor catedrático Universidad del Atlántico.

Mas allá de si es conveniente o no, la convocatoria a elecciones atípicas -debe resolverse el entuerto jurídico de los tiempos- lo realmente importante es la reflexión sobre cuál es la mejor opción que garantice una estabilidad institucional para la capital de la Guajira.
Con el respeto a la querida ciudad de Cartagena - ha tenido 11 alcaldes en 6 años-, no se puede Cartagenizar a Riohacha.

Una nueva elección no garantiza la exclusión de las prácticas de corrupción o clientelismo, incluso, puede llevarnos a un nuevo alcalde que deba a los pocos meses salir de...+ ver más

Director, Fundación Foro Costa Atlántica, profesor catedrático Universidad del Atlántico.

Mas allá de si es conveniente o no, la convocatoria a elecciones atípicas -debe resolverse el entuerto jurídico de los tiempos- lo realmente importante es la reflexión sobre cuál es la mejor opción que garantice una estabilidad institucional para la capital de la Guajira.
Con el respeto a la querida ciudad de Cartagena - ha tenido 11 alcaldes en 6 años-, no se puede Cartagenizar a Riohacha.

Una nueva elección no garantiza la exclusión de las prácticas de corrupción o clientelismo, incluso, puede llevarnos a un nuevo alcalde que deba a los pocos meses salir de su cargo por escándalos ligados a prácticas non sanctas.

Pero también la escogencia de la terna puede ser problemática. Si hay inhabilitados o postulados con fuertes cuestionamientos, es mejor dilatar la decisión hasta el final del periodo.

Por ese motivo, sea cual sea la decisión final para poner un nuevo alcalde o alcaldesa. Elección o selección de una terna. Es necesario que se adelante un proceso con la suficiente visibilidad y transparencia, acompañado por las diferentes instancias de control; que garantice la tranquilidad ciudadana y normalidad de la gestión en lo que queda del periodo. Lo más importante.

En estos momentos en que los colombianos han priorizado a la corrupción, como uno de los principales problemas de la agenda pública. Hay que reflexionar sobre el hecho de que muchas veces los principales riesgos sobre este tema, están más ligados a decisiones políticas; que a cambios normativos o mecánicas de selección.

César Arizmendy

28 de Septiembre

0 Seguidores

Director de Guajira 360º

La elección atípica que eventualmente se proponen realizar en Riohacha para escoger el alcalde del Distrito tiene varias lecturas.

La primera de ellas, mas allá de los costos asociados al proceso, la reflexión debería centrarse en su pertinencia. En lo que va del actual periodo institucional de gobierno el Distrito ha tenido 7 personas oficiando como alcaldes. Eso dice mucho sobre las divisiones o fracturas existentes al interior de la sociedad local y la dificultades de generar consensos entre los grupos y actores políticos, que han llevado al deterioro de la institucionalidad y la legitimidad del gobierno, lo que se traduc...+ ver más

Director de Guajira 360º

La elección atípica que eventualmente se proponen realizar en Riohacha para escoger el alcalde del Distrito tiene varias lecturas.

La primera de ellas, mas allá de los costos asociados al proceso, la reflexión debería centrarse en su pertinencia. En lo que va del actual periodo institucional de gobierno el Distrito ha tenido 7 personas oficiando como alcaldes. Eso dice mucho sobre las divisiones o fracturas existentes al interior de la sociedad local y la dificultades de generar consensos entre los grupos y actores políticos, que han llevado al deterioro de la institucionalidad y la legitimidad del gobierno, lo que se traduce en una baja calidad de las gestiones emprendidas por los alcaldes encargados, que no le dan continuidad a los programas y acciones del Plan de Desarrollo aprobado para la vigencia.

La elección popular resolvería el problema de la escogencia definitiva para terminar el periodo 2016-2019. En este sentido, la escogencia por la vía del voto ciudadano es crucial para la construcción de la democracia local, lo que tiene un valor intangible, justificando el gasto que se genere en dicho proceso.

Una segunda lectura, se deriva del tiempo efectivo de la gestión del nuevo mandatario, el cual sería por mucho, de 14 meses. El deterioro institucional ha traído como consecuencia nuevos problemas en torno de la sostenibilidad fiscal del ente territorial y la calidad del gasto.

Estos temas, serán difíciles de resolver en lo que resta del periodo, lo que nos lleva a pensar en que la elección popular que se propone será inocua para resolver los problemas de
fondo que se encuentran en la agenda social y económica del Distrito, lo que nos remite a pensar, que el gasto que se genere en este proceso se hace de manera ineficaz, sometiendo a los partidos y grupos políticos a un esfuerzo inútil, que generará mayores tensiones y
pugnacidades al interior de la sociedad local.

Una tercera lectura, tiene que ver con el uso racional de esta herramienta de escogencia en democracia y sus costos. La elección que se propone puede ser útil para resolver los problemas de baja institucionalidad, legitimidad, ineficiencia e ineficacia del gasto de
la entidad territorial, si esta se realizara de manera anticipada como sucede en los sistemas democráticos consolidados.

Esta elección no solamente serviría para resolver la actual crisis por la selección del mandatario para terminar el periodo de gobierno, sino también para asumir el desarrollo del siguiente. Desafortunadamente, esta figura de elección anticipada no hace parte de la regulación jurídica de nuestro Estado social de derechos.

Luis Fernando Trejos Rosero

28 de Septiembre

14 Seguidores

Director del Centro de Pensamiento UNCARIBE de la Universidad del Norte

En principio no sería conveniente porque se está sobre el límite temporal para la convocatoria de las mismas e incurrir en un esfuerzo fiscal e institucional para el poco tiempo de mandato que queda por cumplir,no tiene justificación. Ademas debe asumirse que la convocatoria a atípicas seguramente provocará un amplio debate jurídico que someterá a incertidumbres los resultados electorales.

Lo que necesita Riohacha es superar pronto su situación de ingobernabilidad y asumir pronto la formulación de políticas públicas que le permitan superar problemas como los impactos sociales de la migra...+ ver más

Director del Centro de Pensamiento UNCARIBE de la Universidad del Norte

En principio no sería conveniente porque se está sobre el límite temporal para la convocatoria de las mismas e incurrir en un esfuerzo fiscal e institucional para el poco tiempo de mandato que queda por cumplir,no tiene justificación. Ademas debe asumirse que la convocatoria a atípicas seguramente provocará un amplio debate jurídico que someterá a incertidumbres los resultados electorales.

Lo que necesita Riohacha es superar pronto su situación de ingobernabilidad y asumir pronto la formulación de políticas públicas que le permitan superar problemas como los impactos sociales de la migración venezolana, la deficiente presentación de los servicios públicos, entre otros problemas.

Tatiana Velásquez

28 de Septiembre

1 Seguidores

Periodista

Lo mejor que podría pasarle a Riohacha, en aras de un intento de estabilidad institucional después de casi dos años de administraciones interinas, es que el Mininterior no convoque a elecciones atípicas. Sería mejor para la capital guajira que un alcalde encargado terminara el actual periodo de gobierno. Así, no se dilatarían más los procesos de contratación locales, ni se rotaría más personal en las distintas dependencias y la ciudad comenzaría a prepararse para elegir a su próximo mandatario en propiedad en las regionales de 2019, próximas a prender motores.

Con las atípicas, además, se corre el riesgo de confundir aún más a la ciudadaní...+ ver más

Periodista

Lo mejor que podría pasarle a Riohacha, en aras de un intento de estabilidad institucional después de casi dos años de administraciones interinas, es que el Mininterior no convoque a elecciones atípicas. Sería mejor para la capital guajira que un alcalde encargado terminara el actual periodo de gobierno. Así, no se dilatarían más los procesos de contratación locales, ni se rotaría más personal en las distintas dependencias y la ciudad comenzaría a prepararse para elegir a su próximo mandatario en propiedad en las regionales de 2019, próximas a prender motores.

Con las atípicas, además, se corre el riesgo de confundir aún más a la ciudadanía con dos elecciones locales que tendrían menos de un año de diferencia. Especialmente, las atípicas generarían más trauma para la ya débil institucionalidad de la ciudad porque propiciarían una serie de candidaturas improvisadas, muchas de ellas impulsadas más por los poderes políticos locales en su afán por controlar la alcaldía.

Jacobo Solano

28 de Septiembre

138 Seguidores

Escritor

La noticia impacta, unas elecciones atípicas en la Guajira a un año de elecciones generales genera inestabilidad y desconfianza en las instituciones, no es justo con el presupuesto publico que se sigan dilapidando recursos en más votaciones por las improvisaciones de los entes nacionales y territoriales.

Riohacha es una ciudad golpeada por la corrupción y el subdesarrollo, la inseguridad se nota en todas partes, no hay liderazgos con solvencia moral y mucho menos renovación de la clase política tradicional, no han podido solucionar el problema de agua y el tema de migrantes venezolanos está desbordando su capacidad administrativa.

Por lo tan...+ ver más

Escritor

La noticia impacta, unas elecciones atípicas en la Guajira a un año de elecciones generales genera inestabilidad y desconfianza en las instituciones, no es justo con el presupuesto publico que se sigan dilapidando recursos en más votaciones por las improvisaciones de los entes nacionales y territoriales.

Riohacha es una ciudad golpeada por la corrupción y el subdesarrollo, la inseguridad se nota en todas partes, no hay liderazgos con solvencia moral y mucho menos renovación de la clase política tradicional, no han podido solucionar el problema de agua y el tema de migrantes venezolanos está desbordando su capacidad administrativa.

Por lo tanto la solo idea de convocar unas elecciones atípicas ha generando toda clase de comentarios en la ciudadanía, cansada de acudir a las urnas para nada, el desgaste es evidente y puede generar una apatía hacia la democracia.

Desde que fue capturado Fabio Velazquez electo por Cambio Radical por contratación irregular con el PAE. En el palacio municipal se vive un suspenso, no se sabe quien gobierna, varios alcaldes han desfilado y no se han logrado avances en el programa de gobierno. Improvisar otras elecciones, sería un garrafal error, ojalá desde el gobierno nacional entiendan esta problemática.

Pablo Abitbol

29 de Septiembre

129 Seguidores

Me parece interesante y acertado que entre las dos opciones de “A” elegir a un ternado por parte de la estructura política que más ha desangrado a la Guajira (esa coalición fluída que gira sobre todo en torno a Cambio Radical) o “B” darle nuevamente la oportunidad a la ciudadanía de Riohacha para que trate de desencadenarse de ese nefasto dominio, el Gobierno Nacional haya optado por la segunda.

Claramente no será sencillo: las características de nuestra cultura política hacen que la ciudadanía sea muy débil y que el clientelismo, la compraventa de votos y la corrupción se asuman como lo "normal". Además, no parece haber movimientos políticos que estén construyendo y promoviendo con suficiente ímpetu y coherencia un mensaje atractivo de renovación política.

Ojalá que esta sea una oportunidad para descubrir atisbos de nuevas fuerzas políticas y ciudadanas. Y ojalá que no sea esta otra ocasión para seguir difundiendo el mensaje equívoco de que las elecciones son muy costosas y que, por lo tanto, es mejor no convocarlas sino tomar decisiones centralizadas desde las jerarquías de la burocracia estatal.

Si hay algo en lo que Colombia necesita invertir es en darle vida y valor a su aún precaria democracia. Estos no son recursos malgastados.

Me parece interesante y acertado que entre las dos opciones de “A” elegir a un ternado por parte de la estructura política que más ha desangrado a la Guajira (esa coalición fluída que gira sobre todo en torno a Cambio Radical) o “B” darle nuevamente la oportunidad a la ciudadanía de Riohacha para que trate de desencadenarse de ese nefasto dominio, el Gobierno Nacional haya optado por la segunda.

Claramente no será sencillo: las características de nuestra cultura política hacen que la ciudadanía sea muy débil y que el clientelismo, la compraventa de votos y la corrupción se asuman como lo "normal". Además, no parece haber movimientos políticos que estén construyendo y promoviendo con suficiente ímpetu y coherencia un mensaje atractivo de renovación política.

Ojalá que esta sea una oportunidad para descubrir atisbos de nuevas fuerzas políticas y ciudadanas. Y ojalá que no sea esta otra ocasión para seguir difundiendo el mensaje equívoco de que las elecciones son muy costosas y que, por lo tanto, es mejor no convocarlas sino tomar decisiones centralizadas desde las jerarquías de la burocracia estatal.

Si hay algo en lo que Colombia necesita invertir es en darle vida y valor a su aún precaria democracia. Estos no son recursos malgastados.