Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Inseguridad: entre la sensación y la realidad

Sin apasionamientos y con las cifras de delitos que maneja la Administración Distrital y los resultados de las encuestas de percepción y victimización de Bogotá Cómo Vamos y de la Cámara de Comercio de Bogotá, veamos qué tanto la inseguridad es percepción y qué tanto es realidad.

Hugo Acero
Hugo Acero
Experto en seguridad y convivencia
489 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

42 Columnas

Columna

36

10 de Diciembre de 2015

Con la entrega pública de los resultados de la Encuesta de Percepción de Seguridad y Victimización de 2015 de la Cámara de Comercio de Bogotá, se suscito un debate con la Administración Distrital respecto al incremento de la  percepción de inseguridad, que pasó de 49% de los ciudadanos que consideraban que la inseguridad había aumentado en el segundo semestre de 2014 a 55% en el primer semestre de 2015. Según la Secretaría de Gobierno, esta sensación no corresponde a la realidad, si se tiene en cuenta los datos de denuncias de los delitos, que según los funcionarios Distritales han disminuido.    

Sin apasionamientos y con las cifras de delitos que maneja la Administración Distrital y los resultados de las encuestas de percepción y victimización de Bogotá Cómo Vamos y de la Cámara de Comercio de Bogotá, veamos qué tanto la inseguridad es percepción y qué tanto es realidad.

  

Cifras vs encuestas.

En materia de violencia homicida, la ciudad en el año 2012 registró una importante disminución, pasó de una tasa 22,1 de homicidios por cada 100.000 habitantes en 2011 a 16,9 en 2012. Sin embargo, en 2013, con igual número de homicidios del 2012 (1283), registró una tasa de 16,7, en 2014 aumentó a 17,3 y en el 2015, una vez se tengan los datos consolidados, es posible que también aumente la tasa de homicidios, si se tiene en cuenta los resultados que presenta el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana –CEACSC- hasta septiembre de este año (ver reporte enero, septiembre de 2015). Es decir en los últimos dos años volvió a aumentar la violencia homicida en Bogotá.

Por otro lado, las muertes en accidentes de tránsito, que son un problema de seguridad ciudadana, aumentaron en los últimos tres años en un 11,7%, al pasar de 566 casos registrados en 2011 a 641 en el 2014, es decir se pasó de una tasa de 7,5 muertos en accidentes de tránsito por cada 100.000 habitantes en 2011 a 8,2 en el 2014. Entre enero y septiembre de este año se registró una baja importante, pero no suficiente para regresar a la tasa anterior.  

Con relación a los demás delitos, de acuerdo con los reportes del CEACSC de la Secretaría de Gobierno y los distintos informes de la Veeduría Distrital, entre 2011 y 2014 aumentaron los hurtos a personas (62,4%), establecimientos comerciales (98%), motos (49,8%) y las lesiones comunes (21,4%) y disminuyeron los hurtos a vehículos (26,3%), residencias (1,5%) y bancos (21,2%). En el primer semestre de 2014 este comportamiento de los delitos se mantiene (ver siguiente cuadro).

De acuerdo con estas cifras, que muestran cómo la mayoría de los delitos han aumentado en los últimos años, se puede asegurar que la inseguridad no es solo percepción, también es realidad, como lo muestra el cuadro anterior.

En lo que hace a la percepción de inseguridad, las encuestas de Bogotá Cómo Vamos y de la Cámara de Comercio de Bogotá reportan aumentos importantes de este indicador en los últimos años. La primera, reporta un incremento del 28,2%, al pasar de 46% de los ciudadanos que se sentían inseguros en 2012 a 59% en 2015, y en la segunda, la percepción de inseguridad pasó de 38% en el primer semestre de 2012 a 55% en el primer semestre de 2015, es decir se incrementó la sensación de inseguridad en un 44,7%.

En materia de victimización los resultados de las dos encuestas son diferentes. Mientras la encuesta de Bogotá Cómo Vamos reporta que la victimización directa bajó de 26% de los ciudadanos que dijeron haber sido víctimas de un delito en 2012 a 20% en 2015; la encuesta de Victimización y Percepción de la Cámara de Comercio de Bogotá reporta que la victimización directa creció de 10% en el primer semestre de 2012 a 13% en el primer semestre de 2015, es decir aumentaron los ciudadanos que han sido víctimas de un delito en un 30% (ver siguiente gráfica). En este caso, es importante que los responsables de estas dos encuestas discutan estos resultados diferentes, en la medida en que las administraciones van a aceptar los resultados que le favorecen y a rechazar y descalificar los que no le son favorables. 

Las cifras de denuncias de delitos y los resultados de las encuestas de percepción de seguridad y victimización, además de poner en evidencia que los ciudadanos que consideran que la inseguridad ha aumentado tienen la razón, son, en parte, las líneas base sobre las cuales la nueva Administración del alcalde Enrique Peñalosa y las autoridades de seguridad y justicia tendrán que formular su política para garantizar la seguridad de los ciudadanos y recuperar la confianza en las autoridades.

Independiente de lo que haga la nueva Administración Distrital, los ciudadanos se sentirán seguros en la ciudad si todos los anteriores indicadores mejoran y ahí deben centrarse los objetivos de las nuevas políticas de seguridad y convivencia, que deben tener metas precisas de reducción en cada uno de estos indicadores.  

 

Reconocimiento al general

Hoy cuando el ascenso del General Luis Eduardo Martínez ha quedado suspendido por unos anónimos, quiero hacer un reconocimiento a la dedicación y trabajo de este buen oficial. Lo conocí cuando era Subsecretario de Seguridad de Bogotá y él se desempeñaba como director de la SIJIN entre los años 2001 y 2003, periodo durante el cual su trabajo en inteligencia evitó muchos atentados terroristas de las FARC, después del Caguán. A él también los bogotanos le debemos los buenos resultados de reducción de la violencia homicida en Bogotá en el 2012, cuando fue comandante de la Policía Metropolitana e hizo un excelente trabajo. Ojala, mas pronto que tarde, se aclare la situación del General, sea ascendido y pueda seguirle dando buenos resultados al país en materia de seguridad ciudadana.      

 

 


La seguridad vial es parte importante de la seguridad de los ciudadanos. Una  persona se siente segura no sólo cuando su integridad, vida, bienes y honra no se ven amenazadas por la actividad de los delincuentes y violentos, sino cuando puede salir a los espacios públicos sin el riesgo de ser víctima de un accidente vial.