Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¿Qué le falta al Plan de Desarrollo para combatir la deforestación?

Para combatir la deforestación no es suficiente con las estrategias propuestas por el Plan Nacional de Desarrollo. ¿Cuál es el plan para cooperar con las comunidades étnicas donde están gran parte de los bosques?

María Alejandra Vélez
María Alejandra Vélez
Profesora Facultad de Administración, Uniandes y Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina y el Caribe (CODS)
3 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

1466

2

06 de Febrero de 2019

Los medios nacionales, las voces ambientalistas y el gobierno nacional coinciden en que el principal reto ambiental de este cuatrienio es detener la deforestación que ya llegó a cifras escandalosas: y .

Hoy se presenta en el Congreso el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022: “Pacto por Colombia, pacto por equidad” y según el borrador de sus el nuevo gobierno propone tres grupos de intervenciones  y unos indicadores para atacar este problema. Me referiré aquí a las intervenciones, los indicadores ya fueron cuestionados en otro que recomiendo leer. Estos son los tres tipos de intervenciones:

1. Ejercer control territorial

2. Gestión Transectorial

3. Conservación de Ecosistemas

Sobre el primer punto, muchas voces ,incluyendo , coinciden en que esta tarea no es solo del Ministerio de Medio Ambiente y la Unidad de Parques Nacionales, sino que debe ser una estrategia articulada con otras instancias incluyendo los Ministerios de Defensa y Agricultura y la Policía Nacional, pues en muchos casos se trata de empresas criminales y grandes capitales (ilegales) financiando la deforestación. Ahí parecen estar todos de acuerdo y lo que se necesita es pasar de la alerta a la acción.

El segundo punto está orientado a las empresas legales y a la agroindustria. Por ejemplo, se busca implementar Acuerdos de Cero Deforestación con las cadenas de valor de lácteos, carne, madera, cacao y palma de aceite para diferenciar la producción nacional en el mercado internacional con mecanismos de trazabilidad. Esto ya está inventado y se puede aprender de la experiencia brasilera por ejemplo con casos como la moratoria de la soya en Brasil que tuvo resultados muy alentadores.

El tercer punto es tan amplio que comento solo la apuesta por los pagos por servicios ambientales (con una meta de 260.000 hectáreas bajo este mecanismo al 2020). Un instrumento económico de conservación que busca cambiar el comportamiento de los dueños de tierras al pagar de manera contractual y condicionada a los propietarios locales por adoptar prácticas que aseguren conservación de los ecosistemas. Con los pagos por servicios ambientales (PSA) el diablo realmente está en los detalles: en dónde, quién recibe, quién paga, quién monitorea, cómo, cuánto, durante cuánto tiempo, son algunas preguntas que determinan la efectividad de esta estrategia.  Para el contexto colombiano, es necesario que las propuestas sean no solo efectivas sino incluyentes. Una manera de hacerlo es, por ejemplo, combinar pagos por conservación con pagos en paisajes agrícolas que financien la transición de productores a cadenas de valor que reconozcan prácticas ambientales y asi garantizar su sostenibilidad financiera a largo plazo como lo discutimos en del Foro Nacional Ambiental.

Ahora, en lo que leí del plan, y al menos en la estrategia para controlar la deforestación, brilla por su ausencia un cuarto punto que considero fundamental. Un punto además esencial para la equidad. Gran parte de los bosques de este país están en territorios étnicos y de propiedad colectiva (indígenas y de ). ¿Cuál es el plan con estos actores? Estamos hablando de más del 30 por ciento del territorio nacional.

Ellos son los otros defensores del ambiente, los del día a día, los que le están poniendo el pecho a las presiones ilegales y las presiones económicas para generar ingresos; muchas veces arriesgando sus propias vidas. La literatura ya es amplia al mostrar que la tragedia de los bosques (de los comunes) no se logra sin la acción coordinada de quienes viven en ellos. En esos territorios difícilmente hay cadenas de valor articuladas al mercado global y en esos territorios no se puede “”. Para salvar los bosques, creería yo, se necesita apoyar a las organizaciones étnico-territoriales que además dependen de esos bosques para vivir.

Interactiva: 

Comentarios (2)

Jorge Enrique Giraldo Barbosa

10 de Febrero

16 Seguidores

Totalmente de acuerdo con la idea de incluir a las poblaciones indígenas en e...+ ver más

Totalmente de acuerdo con la idea de incluir a las poblaciones indígenas en esta problemática nacional. Igualmente se debe apostar a generar economías limpias en los entornos ambientales atacados por la deforestación, ya que las economías legales e ilegales muy atenazadas en estos espacios, con sientas de familias y poblaciones, deben contar con alternativas viables para cambiar de prácticas económicas, en las que no se puedan cambiar esta la estrategia 2.

lomagrande

10 de Febrero

0 Seguidores

El párrafo final " se necesita apoyar a las organizaciones étnico-territoria...+ ver más

El párrafo final " se necesita apoyar a las organizaciones étnico-territoriales que además dependen de esos bosques para vivir" muestra como si el medio ambiente sirviera únicamente a esta población y los otros fuera un favor que hacen al tratar de conservar el medio ambiente, cuando la realidad es que gracias a los grupos étnicos que defienden con su vida sus territorios, Colombia aún tiene agua, porque a las multinacionales no les importa el tema, para los "empresarios" que miran el futuro en pesos, nada que ver con el medio ambiente, ejemplo claro Hidroituango, ¿qué les a importante semejante crimen ecológico?, nada, las multinacionales de la minería, ¿han valorado el daño que causan?. No. Para éstos, la conservación del medio ambiente no tiene sentido, para ellos, vale la riqueza a cualquier costo; no piensa que sus hijos, nietos y las generaciones venideras van a necesitar agua para vivir, a ellos les importa su presente,saben que en poco tiempo van a dejar este "paraíso", convencidos que van a encontrar otro igual...es cierto que los grupos étnicos dependen de los bosques y de la naturaleza de su entorno, pero esto no quiere decir que los otros no, grasa forma de interpretar el uso de los bienes de la naturaleza.
Aunque, de qué sirve decirles a estos gobernantes de los daños que están causando con el mal uso de los recursos naturales, si para estos gobernantes, les importa un pepino, lo que no produce plata y venden hasta el alma al diablo para seguir aumentando sus fortunas; lo social es harina de otro costal para ellos, y el que se atreva defender los bosques y los sitios donde hay minerales, se le califica de terrorista, guerrillero y antipatriota....y más, con este pretexto se le manda a fumigar, porque la fumigación es costosa y ¿ a dónde se compran? ¿quien se enriquece con la venta de estos químicos para fumigar¡... es un negocio de las multinacionales..de manera que nadie va a dejar de acabar con lo poco que queda en Colombia de lo que llamamos MEDIO AMBIENTE,