Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¡Las pensiones sí se tocan!

Poner a tributar al 1.3% de la población con más ingresos pensionales, que además los recibe subsidiados con cargo a nuestros impuestos, debería contar con el apoyo todos los partidos políticos. 

Marc Hofstetter
Marc Hofstetter
Profesor - Economía - Universidad de los Andes
52 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas

Columna

3757

1

14 de Noviembre de 2018

¿Sí es verdad—me preguntaba hace pocos días una pensionada—que le quieren poner impuestos a mi pensioncita? Impuestos a lo que yo llamaría “pensioncita” no habrá—pensé—pero vaya uno a saber a qué llama “pensioncita” la amable señora.

Le solté los detalles: si su mesada pensional es de más de 4.5 millones al mes, la propuesta es que la plata que reciba por encima de ese monto, pague impuestos. Mi contertulia no clasificó. Como tampoco clasificaría el 98.7% de la población en edad de recibir una pensión en Colombia. Eso es correcto: ¡el 98.7%!

Veamos los números y los argumentos en favor de la propuesta. En Colombia, según los datos del Censo 2018, hay cerca de 6.1 millones de personas de más de 60 años de edad. De esos, solo cerca de la tercera parte, 2.1 millones de personas, recibe una pensión.

Las restantes dos terceras partes de los mayores de 60 años no tienen ingreso pensional. Y dentro del tercio de privilegiados que clasificó para tener una pensión, sólo cerca de 80.000 personas reciben pensiones por encima del límite que prende los pagos del impuesto propuesto. Ese pequeño grupo poblacional corresponde al 1.3% de los adultos de más de 60 años. Es decir, el 98.7% de la población de más de 60 años no pagaría el impuesto.

A esos contundentes datos se le suman dos hechos que fortalecen los argumentos a favor del impuesto. El primero, que las contribuciones pensionales que hicieron esos privilegiados a lo largo de su vida estuvieron exentas de impuesto a la renta.

El segundo, que la mayoría de pensionados dentro de ese 1.3% privilegiado, recibe su pensión o bien de Colpensiones (régimen de prima media) o bien de regímenes públicos especiales.

En ambos casos reciben un fuerte subsidio con cargo a los contribuyentes (subsidio en el sentido en que las contribuciones que hicieron en la fase de acumulación no alcanzan para pagar las pensiones que reciben). Las cifras de ese subsidio son vergonzosas: según cálculos del DNP, Colombia se gasta cerca de 2.4% del PIB en subsidiar pensiones (incluyendo las no contributivas).

De esa enorme cifra, sólo el 4.3% le llega al quintil más pobre de los adultos mayores mientras que el 51% le llega al quintil más rico. Un verdadero Robin Hood al revés.

Así, lo que tenemos es una propuesta de poner a tributar al 1.3% de la población con más ingresos pensionales, que además los recibe subsidiados con cargo a nuestros impuestos. Uno creería que esta propuesta debería contar con el apoyo unánime del Congreso y con una defensa vehemente del mismo especialmente por parte de aquellos que se autodenominan de izquierda. Así que busqué en el twitter de Jorge Robledo, el senador del Polo, sus trinos de apoyo a la propuesta (por si tiene dudas, sí, sí estoy siendo irónico).  Esto encontré:

Difícil saber si este tipo de posturas son una forma de corrupción (con certeza la pensión de un senador clasifica en la categoría de privilegiados del 1.3% de marras y por tanto legisla en causa propia al oponerse), ignorancia (creer que un colombiano con ingresos limpios de 4.5 millones o más es “clase media”) o incoherencia (la oposición política consiste en oponerse a todo lo que proponga el gobierno así sea coherente con el ideario político que dice defender el opositor).

Gravar las pensiones altas ya se ha propuesto con anterioridad y el Congreso no lo ha aprobado. ¿Lo logrará finalmente, qué paradoja, un gobierno de derecha contra la voluntad de la izquierda? Lo dudo. Pero estaré atento a ver qué congresistas votan por perpetuar las injusticias de nuestro sistema para luego hacer campaña como adalides contra las mismas.

Twitter:

 


Los datos son los siguientes: Las pensiones empezarían a pagar impuestos si son mayores a 85 UVT. La UVT de 2019 estará cerca de 34.200 pesos. Eso quiere decir que se pagaría a partir de 2.9 millones de ingresos. Sin embargo, la misma ley establece que el 35% del ingreso está exento. Así, en realidad los pagos comienzan en 2.9/0.65, es decir, cerca de 4.5 millones mensuales.

Interactiva: 

Comentarios (1)

Juan Sebastián Parada

15 de Noviembre

0 Seguidores

Qué interesante. Hace unos meses para mi tesis hice los cálculos de focaliza...+ ver más

Qué interesante. Hace unos meses para mi tesis hice los cálculos de focalización de los subsidios en pensiones con la Encuesta de Calidad de Vida 2016 y los resultados son muy similares (el primer quintil solo recibe el 5% mientras el quinto quintil recibe el 49%). Para agregar, otro dato preocupante es que los subsidios a las pensiones representan cerca de la cuarta parte del gasto público social de país.