Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Bogotá, el mayor trancón del mundo

En Bogotá no hay horas pico ni valle. Sólo hay trancón, y eso a pesar del terrible invento del pico y placa que no hizo más que aplazar las urgentes necesidades de infraestructura vial de la ciudad.

Jorge Tovar
Jorge Tovar
Profesor Economía - Universidad de Los Andes
43 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

1470

5

24 de Febrero de 2018

Hace unos días salió en la prensa que “Los Ángeles fue en 2017 la ciudad con más embotellamientos del mundo”. Bogotá, decía la noticia, estaba entre las “10 ciudades con más trancones del mundo”. La realidad es que Bogotá es la ciudad más trancada del mundo.

No es que la noticia fuese falsa. Es que había que leer el informe de Inrix.com, la fuente de la noticia, para entender la métrica relevante. El dato que saltó a la prensa es el número de horas al año que pasa en promedio un ciudadano en el carro durante las horas pico. Es decir, con 102 horas al año en trancón, es cierto que Los Ángeles es donde más tiempo pasan en el carro durante las horas pico. Bogotá, como se observa en la gráfica (mirando desde el eje horizontal), es la sexta ciudad del mundo, con 75 horas al año.

Cuando se pide la construcción de una vía, salen los negacionistas del trancón a decir que estamos pidiendo que Bogotá se convierta en “una Los Ángeles”. Ojalá fuera Bogotá como Los Ángeles. ¿Por qué?

Simple. En Los Ángeles, ciudad con un precario sistema de transporte público, los desplazamientos son largos, muy largos. No es extraño que entre la casa y el trabajo haya 40, 50 o 60 kilómetros de distancia. En Bogotá, 60 kilómetros (medido por google maps) es salir de Multiparque en el norte de la ciudad, cruzarla hacia el sur, llegar al Parque el Tunal, y dar vuelta nuevamente hasta Multiparque. La diferencia es que mientras que en Los Ángeles es relativamente normal hacer los 40 o más kilómetros de viaje diario, en Bogotá, la distancia de viaje en horas pico es menor.

Es cierto, en hora pico el trancón de Los Ángeles es complicado. Pero la diferencia en horas perdidas en el trancón no sirve como comparativa porque los desplazamientos son más largos en la ciudad californiana que en Bogotá.

Inrix.com trae otro indicador que a mi juicio permite comparar mejor el trancón entre ciudades. Lo definen como el porcentaje del tiempo que se pierde en trancón considerando el tiempo total que se está en el carro. A diferencia del indicador que presentaron las noticias, el valor obtenido es comparable entre ciudades e independiente de la distancia del desplazamiento. La gráfica muestra en su eje vertical este porcentaje: cuánto del tiempo total que estuvo en operación un carro, estuvo en trancón.

Bogotá, según este criterio, es de lejos la ciudad más trancada del mundo. Hay trancón un 30% del tiempo que se está en un carro. En Bogotá no hay horas pico ni valle. Sólo hay trancón, y eso a pesar del terrible invento del pico y placa que no hizo más que aplazar las urgentes necesidades de infraestructura vial de la ciudad. La segunda ciudad es Moscú, con un 26%, y luego Krasnodar que luego de buscar en google encontré que queda en Rusia.

En Los Ángeles, el eterno ejemplo perverso de los negacionistas del trancón en Bogotá, la cifra baja al 10%. El problema allá es en la hora pico por las distancias. Efectivamente en Los Ángeles el indicador pasa al 21%. En Bogotá, por supuesto también sube, a 36%. Se concluye que si Bogotá fuera como Los Ángeles, en lugar de pasar en promedio 1/3 del tiempo en trancón, andando a 23 km/h, se pasaría sólo un 10% del tiempo en trancón, circulando a 43 km/h.

La gráfica revela otro resultado preocupante. Bogotá está mal. Pero Medellín y Cali no están mucho mejor. Sin llegar a los nefastos niveles de la capital, el porcentaje de tiempo que pasan en trancón ronda el 20%. El problema tiene carácter nacional.

El negacionismo sobre las causas del trancón en Bogotá le ha hecho mucho daño a la ciudad. Nos tiene hoy con la ciudad al borde del colapso. En su momento se diagnosticó como un problema de los “ricos” que tenían carro. A pesar de la casi nula construcción de vías nuevas en la ciudad, se concluyó que el carro se usaba demasiado. Nunca se quiso entender que la cifra de carros per cápita era mundialmente baja en Bogotá. Lo era entonces, lo es hoy. La solución, prometieron, pasaba por construir un proxy de sistema de transporte masivo que en 20 años resolvería los problemas de transporte de los bogotanos. Por ello, temporalmente, se aplicaría un pico y placa para solventar el trancón mientras se construía la solución. El resultado no era tan difícil de prever. El Transmilenio fracasó como sistema de transporte masivo, el pico y placa se tuvo que ampliar hasta cubrir el 50% del parque automotor y, el carro llegó a prácticamente todas las capas de la sociedad bogotana. No en vano hoy, la mayor parte de carros pertenecen a hogares estrato 3 y 4. Mientras tanto, corruptos o no en la alcaldía, repetían el discurso original: hay que aguantar, que el sistema de transporte masivo ya llega.

Es preocupante que hoy día el discurso sigue igual. El sistema de transporte masivo llegará, no hay que construir vías y sólo los “ricos” usan carros. Al discurso oficial se añade que todos circularán en bicicleta y haremos un metro elevado que es un cuarto de la primera línea originalmente planteada. Del comparativo de Ámsterdam, las bicicletas y los carros ya escribí en el pasado. De la fracción de metro, que irá por encima de un Transmilenio, poco hay que decir.

El resultado no es tan difícil de prever. Bogotá seguirá siendo por lo que resta de siglo, la ciudad más trancada del mundo. Ya no será el 30%, será el 40%, 50%, 60%. Los responsables tomarán el metro en Londres y Nueva York. El costo económico lo asumirán quienes se queden. 

Comentarios (5)

OMAR MARTINEZ

27 de Febrero

0 Seguidores

Que triste realidad. El informe es inobjetable, pero no parece preocuparle a m...+ ver más

Que triste realidad. El informe es inobjetable, pero no parece preocuparle a mucha gente, excepto a los expertos. La mayor amenaza sigue siendo de todos modos el mercado automotriz, algo que no se toca en el artículo

Andres Felipe Garcia Rovira

02 de Marzo

2 Seguidores

A ver supongamos que no se renuevan los carros y no se vende uno mas, asi que...+ ver más

A ver supongamos que no se renuevan los carros y no se vende uno mas, asi que nos quedamos con las tecnologias viejas que son mas contaminantes, segun su ilustre comentario se soluciono el problema al no vender mas carros, la solución cubana, aqui no se controlaban los carros por un tema ambiental sino por un esquema alcabalero de gravar las importaciones, el bus del distrito requiere 600.000 millones de pesos al año, la cicla no da un peso sino cuesta, las motos no reflejan en el soat todo su riesgo, los unicos contribuyentes netos a la movilidad son los que tienen carro, lo digo porque yo solo monto en transporte publico y se que la culpa no es de la vaca.

dokholord

27 de Febrero

0 Seguidores

Buen y sensato articulo. Ese es el análisis real, en Bogotá faltan vías y a...+ ver más

Buen y sensato articulo. Ese es el análisis real, en Bogotá faltan vías y ante la incapacidad de los gobernantes de atacar el problema estructural y de nosotros de de exigir o revocar a mandatarios incompetentes, la solución es atacar al individuos que con esfuerzo o sin este tiene un automotor y tratarlo como un vil delincuente si decide utilizarlo, estigmatizarlo por no meterse en un trasmilenio o juzgarlo si no utiliza la bicicleta para desplazarse desde Soacha su lugar de vivienda hasta la 127 su lugar de trabajo. Vías es lo que necesita la ciudad y si claro sistema de transporte masivo pero ligado al metro y por la escasez de espacio que sea subterráneo, es tan difícil de entender.

Simón Sarmiento

27 de Febrero

0 Seguidores

Nuestro principal problema es que las administraciones con pocas excepciones construyen sobre lo avanzado. El ego les da para echar por tierra lo q otros iniciaron. Con esos egos, no hay planes a mediano y largo plazo. Hay más preocupación por el CVY que por hacer algo para los demás. Por eso estamos como estamos.

Nuestro principal problema es que las administraciones con pocas excepciones construyen sobre lo avanzado. El ego les da para echar por tierra lo q otros iniciaron. Con esos egos, no hay planes a mediano y largo plazo. Hay más preocupación por el CVY que por hacer algo para los demás. Por eso estamos como estamos.