Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 04 de Octubre de 2019

El representante Emeterio Montes (sobrino y heredero político del parapolítico William Montes) en campaña el año pasado con Aída Merlano.

9303

0

El escándalo por la fuga, esta semana, de la primera excongresista condenada en el país por comprar votos suma nuevos capítulos cada día que pasa. El más reciente es la captura de la hija de Aída Merlano, por supuestamente haber ayudado a su mamá a que se escapara.

Mientras tanto, los reflectores mediáticos se han ido ubicando sobre los socios políticos que rodearon a Merlano en su corta y frustrada carrera política en el Atlántico: los clanes Gerlein y Char, como lo hemos venido detallando en La Silla Caribe desde 2017.

Sin embargo, también hay otros aliados que fueron clave para ella y sobre los cuales hasta ahora los ojos no han volteado: la casa Montes en el vecino departamento de Bolívar, hasta donde llegaron los tentáculos de la exrepresentante.

Esa casa política está liderada por el exsenador William Montes, quien fue condenado a siete años por haber sido uno de los políticos que firmó el llamado Pacto de Ralito con los paramilitares.

Él es el otro aliado político de Aída Merlano.

La alianza Montes-Merlano

En su primer intento por llegar al Senado, en las legislativas de 2018, Aída Merlano sacó casi la mitad de los poco más de 82 mil votos que alcanzó en su natal Atlántico (poco menos de 40 mil), un asunto que en principio no llama la atención teniendo en cuenta que ella venía de ser allí diputada en 2011 y representante a la Cámara en 2014.

(En su condena, la Corte Suprema estableció luego que buena parte de esos apoyos fueron comprados).

El otro grueso de su votación (casi 35 mil votos) los sacó en el vecino departamento de Bolívar, en el que Merlano era una absoluta desconocida política, pues hasta entonces sólo había sido representante del Atlántico, y nunca había realizado ningún tipo de gestión legislativa.

¿Cómo lo logró? 

Como lo destacamos en una historia el año pasado, lo logró tras aliarse con el parapolítico William Montes, haciendo fórmula con el sobrino de éste: Emeterio Montes, actual representante de Bolívar por el Partido Conservador.

Lo particular es que Aída no hizo mayor campaña en Bolívar que hiciera pensar que podía sacar tan alta votación allí.

Un periodista local que cubrió las legislativas y dos políticos que hicieron campaña para esos comicios por los pueblos bolivarenses nos aseguraron por aparte que nunca la vieron en grandes correrías, salvo unas visitas a algunos municipios entre enero y febrero de 2018, para presentar la fórmula con Montes.

Dos fuentes que tienen cómo saberlo nos dieron por separado una versión según la cual esa alianza se cuadró en noviembre de 2017 en Barranquilla, entre William Montes y el empresario Julio Gerlein, padrino político de Aída Merlano y quien el año pasado no aceptó los cargos que le imputó la Fiscalía dentro del mismo caso de corrupción electoral de ella.

La versión de ese encuentro no la pudimos confirmar oficialmente, pero ese fue el mes en el que justamente el dúo Aída Merlano-Julio Gerlein hizo un pacto político con la casa Char, también para cuadrar una fórmula a las elecciones, pero en el Atlántico.

Esa fórmula fue la de Merlano con la candidata a la Cámara de los Char Lilibeth Llinás.

Pero, a diferencia de la fórmula con el sobrino de Montes, la de Merlano y Llinás fue por debajo de la mesa porque ambas estaban avaladas por partidos diferentes y podían caer en doble militancia: Merlano por el conservador y Llinás por Cambio Radical.

Lilibeth Llinás y su hermano, el diputado del Atlántico Adalberto Llinás, por cierto, están, al igual que Julio Gerlein, en la lista de personas que la Corte Suprema pidió investigar dentro de la sentencia de Aída Merlano.

Consultado para esta historia, el representante conservador Emeterio Montes, sobrino de William Montes, nos aseguró que su tío no es su jefe político, que no tiene idea de ninguna reunión en Barranquilla y que las razones por las cuales hizo fórmula con Aída Merlano el año pasado son: “Por mujer, por joven y por conservadora”.

Agregó que adelantó su campaña sin recibir ni gastar un peso que no haya sido reportado oficialmente, que no tiene que ver con la forma de hacer política de Merlano y que si a alguien le debe sus apoyos es a su padre (un excongresista también llamado Emeterio que se retiró de la política hace casi 30 años).

“No voy a permitir que se mancille mi nombre con falsedades, tengan cuidado con las consecuencias jurídicas”, remató el Representante Montes, quien también nos pidió más bien destacar su labor legislativa, como un proyecto de ley que radicó para reducir los costos de derechos de grado que pagan los estudiantes en las instituciones de educación superior.

Efectivamente, el Congresista conservador no tiene ninguna investigación abierta, sin embargo no es cierto que su tío no sea su jefe político o que sus apoyos los deba a otra persona, pues los casi 70 mil votos con los que se eligió en Bolívar estuvieron determinados por la estructura de concejales, diputados y alcaldes de William Montes, quienes respaldaron su aspiración públicamente.

Entre ellos, por ejemplo, el diputado Andrés Montes (también sobrino de William y miembro de la casa Montes) y el grupo de la alcaldesa de Mompós, Nubia Quevedo, reconocida líderesa de William Montes.

Incluso, en plena campaña el año pasado, el parapolítico publicaba en su instagram imágenes de la campaña de su sobrino, como por ejemplo esta foto en la que también sale Aída Merlano:

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia