Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 15 de Julio de 2019

10184

0

Ad portas de que termine el periodo de inscripciones y arranque oficialmente la campaña de las locales de este año, en La Silla Caribe seguimos nuestro especial para conocer quiénes son los superpoderosos de los departamentos de la región. Esta es la quinta entrega de esta serie versión 2019, después de publicar los superpoderosos de Bolívar, Magdalena, Cesar y San Andrés y Providencia.

Para armar el listado de superpoderosos de Sucre buscamos a las personas o grupos con la capacidad para mover los hilos y hacer que pasen o dejen de pasar cosas en lo público. Hablamos con doce fuentes, entre periodistas, altos funcionarios de la Alcaldía y la Gobernación, precandidatos y líderes políticos, y completamos con reportería propia.

Al comparar este ranking con el que hicimos en el 2015, llama la atención el ascenso del alcalde de Sincelejo Jacobo Quessep, quien no aparecía en la edición pasada y ahora encabeza el top, y del uribismo local, cuyo poder se entiende porque ahora tienen Presidente.

#1
Jacobo Quessep

El Alcalde de Sincelejo es el superpoderoso del departamento.

Más allá del poder evidente de la Alcaldía, desde que llegó al poder de la mano de otros superpoderosos, Quessep logró armar un grupo propio, con el que alcanzó vuelo al punto de tener silla en el Congreso y estar a punto de poner un candidato fuerte en estas locales.

El grupo de Quessep logró el año pasado poner al representante a la Cámara más votado del departamento (su primo, Salim Villamil de Cambio Radical), también cuenta con una mayoría cómoda en el Concejo e influencia en entidades municipales y en medios de comunicación locales.

Aunque en el 2015 llegó a la Alcaldía como representante del grupo político del exsenador liberal Mario Fernández, tuvo una ruptura con él, y ha liderado su Administración consolidando un poder propio.

El mandatario tiene influencia en la Contraloría Municipal, en donde fue nombrado su amigo Mauricio Hernández tras llegar a acuerdos burocráticos con el Concejo. Aunque Hernández renunció este año, su periodo lo culminará Vivian Montaño, quien fue designada por el propio Jacobo.

También tiene gran influencia en la empresa de transporte municipal Metro Sabana, cuya gerente Rosa Romero fue secretaria General en la Administración de Quessep. Y en el Fondo Municipal de Valorización tiene a Fernando Ramos, quien fue asesor de despacho de la Alcaldía y es amigo personal de Jacobo.

Asimismo, según coincidieron cinco de nuestras fuentes, el periódico El Meridiano, el más leído de Sucre con un tiraje aproximado de tres mil ejemplares diarios, ha tenido una línea editorial que ha favorecido a Jacobo Quessep, y a los precandidatos cercanos a él. Para muchas de nuestras fuentes esto se explica en que la gerente general del medio, Ana Margarita Eljaiek, es esposa de Fernando Ramos, del grupo de Jacobo.

Por todo este poder, en estas elecciones su carta (el exconcejal Andrés Gómez, quien ya recibió el aval de Cambio Radical) se ve como el favorito de la contienda por la Alcaldía de Sincelejo.

 
#2
Joselito y María del Rosario 'Charo' Guerra de la Espriella

Estos hermanos (él, excongresista, condenado por el proceso 8.000 y ella actual senadora uribista), hijos de una de las familias más tradicionales de Sucre, son el segundo poder en el departamento, básicamente gracias a la fuerza que les ha dado ser cercanos al senador Álvaro Uribe y a su pupilo, el presidente Iván Duque.

Ellos son hijos del patriarca liberal y exgobernador de Sucre José Guerra Tulena, superpoderoso en la década de los 80. Y hasta hace poco tenían poder vía su otro hermano: el exsenador investigado por el escándalo de Odebrecht Antonio Guerra, quien hacía parte de la coalición santista como escudero fiel del exvicepresidente Germán Vargas Lleras.

Tras perder Antonio en su intento por seguir en el Senado el año pasado, y luego del triunfo de Duque, quienes empezaron a ascender en términos de poder fueron Joselito y Charo, dos de las personas más cercanas de Uribe. 

A pesar de que no tienen fuerza electoral en el departamento (Charo Guerra solo sacó en Sucre 2.337 de los casi 30.000 votos que obtuvo en todo el país) son superpoderosos porque, al representar al uribismo localmente, los políticos locales los escuchan y les están dando juego burocrático.

Jacobo Quessep les dio la Secretaría del Interior y en la Gobernación manejan la Secretaría de Salud. Además, desde Presidencia al uribismo le dieron la Unidad de Víctimas de Sucre.

También tienen representación en el Consejo Superior de la Universidad de Sucre, por lo que jugaron un papel clave en la elección del rector, como contamos.

A pesar de este poder, un uribista en Sucre nos contó que la diferencia de estilos entre Joselito y Charo ha generado divisiones internas en el partido. En La Silla Caribe contamos que cuando en la Alcaldía de Sincelejo y en la Gobernación de Sucre nombraron a uribistas en dos secretarías Joselito (más político tradicional) lo reconoció públicamente, mientras Charo Guerra (reconocida por su talante técnico) lo desmintió.

 

#3
Alejandro Char y Mario Fernández

El exsenador liberal y el grupo Char (liderado por el alcalde barranquillero Álex Char) al que representa en Sucre, son el tercer superpoder.

Con la ayuda de los Char, Fernández logró 'heredarle' su curul en el Senado el año pasado a su esposa, Ana María Castañeda, una desconocida en política; mientras él alistaba su candidatura a la Alcaldía de Sincelejo.

Además, su movimiento tiene injerencia en la Alcaldía de Tolú y en la de Ovejas, tiene al único concejal de la oposición en Sincelejo y cercanía con el gerente de la empresa Veolia (antigua Aguas de la Sabana) que se encarga del alcantarillado de Sincelejo, Corozal y Sincé, pues ese fucionario ha pertenecido a su grupo y, de hecho, viene de ser secretario de la Alcaldía cuando ésta estaba en cabeza de Jairo Fernández, tío de Mario. Por ese hecho, muchos en el Sucre político creen que Veolia es de los Fernández, aunque ahí lo niegan.

También controla parte de la Caja de Compensación de Sucre, que, como hemos contado, los liberales usan para sumar votos.

Todo ese poder de Mario Fernández se entiende a nivel local como de los Char porque ellos son sus aliados públicos. Eso quedó en evidencia hace poco por ejemplo cuando, como contamos, el Alcalde de Tolú (de la cuerda de Fernández) invitó a Álex Char a un evento oficial para poner la primera piedra de un malecón y lo elogió frente a todos los medios locales.

El grupo de Fernández tuvo el poder de la Alcaldía de Sincelejo desde 2012 a 2015, a través de su tío Jairo Fernández, y aunque en el 2015 la volvió a ganar con Jacobo Quessep, este se separó del grupo y lo dejó sin representaciónen la Alcaldía.

Para estas elecciones, el exsenador liberal aspira a volver a ese poder en cuerpo propio. Para ello cuenta con el aval del Partido Liberal, partido al que regresó luego de que Cambio Radical le diera el aval a Andrés Gómez, el candidato al que apoya el grupo de Jacobo Quessep.

 
#4
Yahir Acuña

El cuestionado exrepresentante, investigado por parapolítica y reconocido nacionalmente por repartir billete a cambio de apoyos, encabezaba este ranking hace cuatro años, pero tras su exposición pública ha ido perdiendo poder y quedando en el ostracismo. 

De todas maneras, aún cuenta con una curul en la Cámara (en cabeza de su esposa Milene Jarava) y conserva burocracia (una cuota en el dirección de Carsucre y un asesor de despacho en la Dian Sucre), fuerza con la cual se está moviendo como posible aspirante por firmas a la Gobernación.

Su grupo también mantiene injerencia en las alcaldías de Caimito y Chalán. 

 
#5
Álvaro ‘el Gordo’ García

A pesar de estar condenado a 40 años de cárcel por la masacre de Macayepo, el exsenador sigue liderando su grupo político desde la cárcel La Picota en Bogotá.

Aunque hoy no tiene el poder de hace quince años cuando ponía al gobernador del departamento, todas nuestras fuentes coincidieron en que sigue siendo uno de los superpoderosos de Sucre, que sus votos son clave para inclinar una elección y que los políticos locales lo escuchan y le dan burocracia.

“Es sinónimo de respeto, aquí en Sucre aún hay que esperar las decisiones de Álvaro para que pasen las cosas”, nos dijo un líder político off the record.

Evidencia de ello es la reunión que tuvo en septiembre del año pasado, durante un chequeo médico, con el gobernador Édgar Martínez. Según el mandatario, esa reunión fue de carácter humanitario, pero la realidad es que el Gordo García fue uno de los que apoyó a Martínez en las elecciones de 2015.

Según nos confirmó una persona cercana a su grupo, García tiene injerencia en la Secretaría de Infraestructura de la Gobernación. Además, mantiene el poder en dos entidades que históricamente han sido de él: Invías Sucre y el Plan Departamental de Aguas vía Aguas de Sucre, esta última se encarga de suministrar el agua potable a 22 de los 26 municipios del departamento. También maneja el Hospital de San Marcos.

En las últimas legislativas perdió en su intento por tener curul en el Senado con su sobrina Juliana Escalante García, quien se quemó con 51.577 votos.

Ahora suena que podría poner de candidata a la Gobernación a su hermana, la exsenadora Teresita García Romero.

 
#6
Édgar Martínez

Tiene el poder obvio de manejar la Gobernación de Sucre, a la que llegó con 207.383 votos, el aval de Cambio Radical y el apoyo de ciudadanos por opinión y gran parte de la política tradicional local para frenar la candidatura de Milene Jarava, la esposa del cuestionado Yahir Acuña.

A pesar de encabezar la entidad pública más importante del departamento, no está en los primeros puestos de este ranking porque, justamente por el apoyo que le dieron para llegar al poder, otros grupos políticos tienen influencias en su Administración.

Según nos dijo una alta fuente de la Gobernación, Martínez solo maneja la Secretaría de Educación.

Por sus funciones, por supuesto sigue siendo decisivo en la adjudicación de contratos y en los nombramientos en entidades territoriales, como hemos registrado en el caso de la Universidad de Sucre y el Icbf Sucre.

 
#7
Héctor Vergara

Es uno de los tres representantes de Sucre, en las últimas legislativas sacó 41.945 votos con el partido Cambio Radical.

Además de su credencial, su grupo tiene la Secretaría de Hacienda en la Gobernación. Y mantiene influencias en la Alcaldía de Corozal, el segundo municipio más fuerte electoralmente de Sucre, en donde Alcaldía y Concejo le hicieron un reconocimiento por su labor legislativa.

 
#8
Héctor Olimpo Espinosa

Reconocido a nivel nacional por haber sido muchos años secretario general del Partido Liberal, el hoy aspirante a la Gobernación de Sucre maneja un grupo que tiene su fortín electoral en su natal Sincé, en donde fue alcalde y cuenta con influencia por haber ayudado a llegar a la actual mandataria, Lucy García.

Además, su papá, el excongresista Gabriel ‘el Bayo’ Espinosa, es el segundo diputado más votado del departamento con 21.443 votos.

En la Gobernación manejan la Secretaría de Desarrollo.

También tiene influencias en la Caja de Compensación de Sucre, que los liberales usan para conseguir votos, como hemos contado.

En 2017, en el Gobierno de Juan Manuel Santos, Héctor Olimpo fue nombrado viceministro del Interior, una cartera manejada en ese entonces por los liberales.

#9
Clan del Golfo

Este grupo ilegal tiene presencia en el Golfo de Morrosquillo, especialmente en el municipio de San Onofre, y el poder de causar terror entre muchos habitantes.

Por ser territorio costero, San Onofre históricamente ha sido clave para trasladar droga por el mar. Sin embargo, uno de los habitantes del municipio nos dijo que “desde hace nueve meses la presencia de ese grupo paramilitar ha sido más contundente y organizada”.

El habitante conocedor, cuyo nombre omitimos por su seguridad, nos dijo que están realizando prácticas de décadas pasadas en los que los paramilitares tenían control absoluto del territorio. Por ejemplo, el pasado 30 de marzo, tras amarrarlos a un cáñamo, torturaron y asesinaron al joven cantante Arleys Bello y a su padre Eliécer Bello.

A su vez, el Clan del Golfo extorsiona, amenaza y controla la movilidad de la población civil.

El 24 de julio del año pasado la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana denunciado la presencia de este grupo armado en San Onofre.

Además, para las elecciones legislativas del año pasado, la misma entidad reportó alertas de riesgos por la presencia de este grupo en otros pueblos como Sincelejo, Guaranda, Coveñas, Ovejas y Santiago de Tolú.

 
#10
Eduardo Pérez Santos

El exrepresentante y candidato a la Gobernación Eduardo Pérez Santos es el líder de un grupo político que en décadas pasadas tuvo la Gobernación con su hermano Héctor Pérez Santos.

Hoy tienen al diputado de Cambio Radical Héctor Pérez Pernett (sobrino de Eduardo Pérez), quien en las últimas locales sacó 14.855 votos. También manejan la Secretaría de Planeación de la Gobernación.

Los Pérez Santos son reconocidos en Sincelejo por ser dueños del Hotel Boston y el Hotel Malibú, en este último se realizan casi todos los eventos políticos importantes de la ciudad, desde actividades oficiales de la Presidencia hasta la entrega de avales a los candidatos.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia