Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 19 de Diciembre de 2017

3797

0

Este 2017 de precampañas, aterrizaje de los acuerdos con las Farc en la región, escándalos de corrupción en casi todos los departamentos y tiempo de hablar de posconflicto y descentralización, fueron muchos los personajes del Caribe que protagonizaron, para bien o mal, movidas del poder en los temas que cubrimos. Escogimos los más relevantes para esta lista:

#1
Adolfo Meisel

Barranquillero criado en Cartagena, codirector del Banco de la República desde 2013 y uno de los economistas más importantes del país, Adolfo Meisel Roca es desde hace años una de las voces técnicas más respetadas de la región. Esa condición la ratificó en 2017 como coordinador de la iniciativa Casa Grande Caribe. Como lo contamos, se trata de un proyecto que, desde lo técnico y sin intereses políticos, propone medidas concretas para superar las brechas sociales y pensar en una verdadera transformación en el Caribe. Además del Banco de la República, reúne entre otros a varios tanques de pensamiento y a la red de Ciudades Cómo Vamos de Cartagena, Barranquilla y Santa Marta. Este año, además, Meisel fue escogido como nuevo rector de la Universidad del Norte, la más grande de la Costa. Asumirá el cargo a mediados de 2018.

#2
Weildler Guerra

El antropólogo wayuu Weildler Guerra Curvelo fue el gobernador encargado de La Guajira entre febrero y noviembre de 2017 (lo encargó Presidencia, tras la captura del mandatario titular, Wilmer González de La U, por corrupción electoral) y está en esta lista porque demostró que es posible hacer un Gobierno decente en ese departamento. Allí desde hace varios años las noticias sobre sus mandatarios sólo hablan de condenas, capturas y corrupción. Aunque, debido a la intervención que adelantó el Gobierno Nacional en la península,  no pudo manejar las transferencias de la Nación para educación, salud y agua potable, su corta Administración registra logros como que el Ministerio de Salud le hubiese aprobado un programa -que tenía 14 años sin ser aprobado para La Guajira- que permite inversiones en la red hospitalaria local. También, concretó con Colciencias un programa de becas por 31 mil millones de pesos para docentes, directivos docentes y profesionales guajiros. Y una iniciativa vía OCAD para alfabetización en Uribia, la llamada capital indígena de Colombia, en la que el porcentaje de analfabetismo es del 65 por ciento. Todo eso sin escándalos a su alrededor. Tras dejar esa silla, volvió a su cargo de gerente del centro cultural del Banco de la República en San Andrés.

#3
Soraya Bayuelo, Odorico Guerra y Nayibis Mercado

Soraya (premio nacional de paz y directora del Colectivo de Comunicaciones de Montes de María Línea 21), Odorico (coordinador de la Mesa nacional de participación efectiva de las víctimas, oriundo de Aracataca) y Nayibis (secretaria general de las Organizaciones de Población Desplazada OPD en Montes de María), son las tres víctimas del Caribe que, a pesar del limbo en el que están las curules para las víctimas contempladas en los acuerdos con las Farc, no desistieron en su intento por buscar un espacio en el Congreso. Ellos decidieron candidatizarse a las legislativas del año entrante por la circunscripción ordinaria. Bayuelo es candidata a la Cámara de Bolívar por el Partido Liberal. Nayibis también va a Cámara en la llamada Lista de la Decencia con aval de la ASI y la UP. Y Odorico aspira al Senado por los verdes.

#4
Antonio Celia

Presidente de Promigas, impulsor de múltiples iniciativas cívico-empresariales y uno de los empresarios de más alto perfil del Caribe, el nombre de Antonio Celia es hoy uno de los más destacados en el país a la hora de nombrar a los dirigentes privados que se le están midiendo a leer públicamente los tiempos del posconflicto en Colombia. Su discurso, en noviembre, en el Consejo Privado de Competitividad que preside, generó un gran impacto y fue incluso publicado por varios medios. En él, dijo que hay que superar la ‘fracasomanía’ e hizo un llamado a los empresarios a poner su cuota de “eficiencia, respeto y noción de país”. Abogó por el gasto social para cerrar las brechas y se atrevió a opinar sobre la JEP (un asunto al que pocos de sus colegas se han atrevido en público), asegurando que no cree que sea “el monstruo que algunos dicen”. Hace parte de Consejo Empresarial para una paz sostenible (del que hacen parte varios gremios y empresarios), que hizo comentarios al proceso de La Habana y este año le hizo seguimiento a la implementación. Y también, a través de la Fundación Promigas, fue uno de los impulsores de la iniciativa Casa Grande Caribe, que hace propuestas desde lo técnico para eliminar la pobreza en la región.

#5
Los campesinos del Ñametón

Para salvar más o menos 400 toneladas de ñame, de una sobreproducción que había hecho caer los precios y estaba a punto de dañar el producto, en septiembre de este año organizaciones campesinas y agricultores de manera individual en los Montes de María alzaron sus voces pidiendo ayuda y generaron un mini movimiento nacional a favor del consumo de este tubérculo, con lo cual no terminaron tan afectados y pusieron los ojos de muchos en su producción. Lo hicieron vía un video, en el que los apoyó la Fundación Semana, y a través de líderes mediáticos de la zona (como Soraya Bayuelo). Gracias a eso, por redes, a través del HT #ElRetoDelÑame, muchos ciudadanos terminaron compartiendo recetas para hacer con ñame, aparte del tradicional mote de queso. Y también la Gobernación de Bolívar organizó en Cartagena un Ñametón, con la presencia de los productores, para que los interesados llegaran a comprarles a precios justos.

#6
Eduardo Verano y Dumek Turbay

Verano del Atlántico y Turbay de Bolívar, fueron los gobernadores que más impulsaron la Región de Administración y Planificación del Caribe RAP Caribe que, seis años después de que se creara la ley que la reglamentó, nació como un primer paso hacia la descentralización y la posibilidad de que el Caribe pueda planear y ejecutar proyectos de desarrollo regional y aspirar a contar con recursos de la Nación de manera directa, sin tener que ir a hacerles lobby a altos funcionarios en Bogotá. El proyecto no es nuevo para Verano, quien en 2010 había impulsado el voto Caribe, la consulta popular que expresó la voluntad de integración y alcanzó más de dos millones de votos. Como la RAP debía ser autorizada por la Asamblea departamental respectiva, para que cada departamento pudiera hacer parte de la misma, ese Gobernador se movió por ejemplo hasta donde los diputados guajiros que estaban reacios a que la península también se integrara, para intentar convencerlos. Verano también encabezó, junto a Dumek, reuniones con el sector privado para sumar voces de respaldo al proyecto de autonomía regional. Los dos mandatarios venían de hacer dupla frente al Gobierno el año anterior en la crisis de Electricaribe, el operador de energía.    

#7
Álex Char

En 2017, el alcalde barranquillero Álex Char ratificó su condición de político regional más poderoso del país con otro ministro propio, así haya durado apenas unos meses (Jaime Pumarejo, quien llegó en agosto a la cartera de Vivienda en reemplazo de la exalcaldesa Elsa Noguera, también charista, y salió en octubre, luego de que su partido Cambio Radical se retirara del Gobierno). Además de eso, la casi pelea que tuvo en marzo con su aliado, el candidato presidencial Germán Vargas Lleras, evidenció que en ese matrimonio quien tiene hoy la sartén por el mango es Char, como principal dueño de la gasolina de la aspiración de Vargas. Y, por último, el mandatario termina el año con la definición de la apuesta a legislativas más alta que hasta ahora haya hecho su clan: el año entrante intentará pasar de uno a tres senadores y de una cámara a contar con al menos cuatro representantes por el Atlántico.

#8
Los miembros de la Farc en el Caribe

En los tres espacios de reincorporación que tienen en el Caribe: en La Paz (Cesar), en Pondores (La Guajira) y en La Fortuna (que queda en el Urabá antioqueño, pero hace trabajo político en el sur de Córdoba), el nuevo partido Farc se constituyó este año en un naciente actor político en terreno, protagonista de movidas locales. No sólo inscribieron lista a Cámara en el Atlántico (como parte de las cinco curules a las que tienen derecho ahí, según los acuerdos de paz). También, y en la vía de su proceso para reincorporarse, afianzaron relaciones con actores locales como las respectivas cámaras de comercio, alcaldías y juntas de acción comunal, en foros, conversatorios y reuniones privadas. En el Cesar, por ejemplo, hicieron una actividad llamada “cartografía social para el Fondo de Tierras”, en el que campesinos y organizaciones sociales de la región dieron su opinión y aportaron información sobre los predios que serán objeto de distribución gratuita.

#9
Carlos Caicedo

El exalcalde samario fue protagonista de movidas del poder en el Caribe por dos lados: primero, ratificó el poder que ejerce tras bambalinas sobre la Alcaldía de Santa Marta, cuyo titular, Rafael Martínez, es aliado suyo. Como lo contamos en La Silla Caribe, esa Administración fue puesta en varias ocasiones a lo largo del año al servicio de causas suyas, por ejemplo con ayuditas para que Caicedo pudiera recoger las firmas con las que aspira a ser candidato presidencial. De hecho, Martínez fue suspendido tres meses por la Procuraduría por su presunta participación en política a favor de su amigo y jefe político. Y segundo, el exmandatario reportó que entregó dos millones de firmas a la Registraduría, con lo cual lanzó una precandidatura que de una vez cantó alianza con los también aspirantes Gustavo Petro y Clara López. Su año, sin embargo, terminó de manera agridulce por cuenta de las capturas de las que a fines de noviembre fueron objeto él y Martínez por presuntas irregularidades en la contratación. Aunque un juez de control de garantías se abstuvo de dictarles medida de aseguramiento por considerar que los argumentos de la Fiscalía no eran suficientes, y se defenderán en libertad, los procesos de ambos siguen abiertos. Poco antes de su detención temporal, Caicedo y Martínez venían de anotarse un hit político con la realización de los Juegos Bolivarianos en Santa Marta, cuya organización estuvo a cargo de sus dos administraciones.

#10
Néstor Humberto Martínez

El Fiscal General es personaje del año en el Caribe porque, por cuenta de los procesos de su programa anticorrupción Bolsillos de Cristal y de las compulsas de copias hechas a la Corte Suprema (en los casos de información sobre congresistas), su Fiscalía puso a temblar, y en algunos casos ya tumbó, a varios poderosos de la región en 2017. Entre ellos están: el gobernador de La Guajira Wilmer González (detenido por corrupción electoral), los alcaldes de Santa Marta (Rafael Martínez, quien se defenderá en libertad de presuntas irregularidades en la contratación), Riohacha (Fabio Velásquez, detenido por corrupción), Valledupar (Tuto Uhía, a quien le imputarán corrupción al sufragante e invasión de tierras), Montería (Marcos Daniel Pineda, procesado en libertad por irregularidades en la contratación) y Cartagena (Manolo Duque, capturado por corrupción). Y otros políticos como Carlos Caicedo y Carlos Correa (por el mismo caso de Marcos Daniel Pineda). Además, dentro de los escándalos de Odebrecht o el cartel de la toga, pidió a la Corte que investigara entre otros a congresistas costeños como Armando Benedetti, Álvaro Ashton, Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, Musa Besaile y Antonio Guerra.

#11
Los Ñoños

Los cordobeses Bernardo ‘el Ñoño’ Elías y Musa Besaile, conocidos como “los Ñoños”, arrancaron 2017 siendo todavía dos de los senadores más votados y poderosos de la coalición del Gobierno y su partido La U, y con toda la expectativa de reelegirse en las legislativas de 2018. Pero terminan el año presos, desprestigiados, sin sus curules y con unos herederos a Congreso que no la tendrán tan cantada para salir elegidos. Protagonistas de los dos escándalos de corrupción que más sacudieron al país en este periodo, el primero aceptó haber cometido los delitos de cohecho y tráfico de influencias en el caso Odebrecht y el segundo reconoció haber pagado dos mil millones de pesos para que le frenaran un proceso por parapolítica en la Corte Suprema. Mojaron muchos titulares y por eso son personajes del año y uno de los símbolos del fracaso de la coalición santista.

#12
Manolo Duque

El periodista Manolo Duque es personaje del año también porque en 2017 no sólo cayó estrepitosamente de su silla de Alcalde de Cartagena, sino que en medio de su debacle se convirtió en uno de los más grandes símbolos de la corrupción en el Caribe y el país, y en clara muestra de lo que pueden hacer las malas compañías en política. Su caída en picada arrancó en firme en mayo, cuando la Procuraduría le abrió una investigación disciplinaria y lo suspendió debido al desplome de un edificio ilegal que dejó 21 muertos. A comienzos de agosto, fue capturado por concierto para delinquir, cohecho y tráfico de influencias, porque la Fiscalía considera que, de la mano de su hermano de crianza y jefe político José Julián Vásquez, ferió puestos en el Distrito entre algunos concejales a cambio de hacer elegir a una contralora de bolsillo. Justamente, varios concejales, esa contralora y su hermano cayeron con él. El derrumbe de Manolo Duque selló una grave crisis institucional que se venía cocinando en Cartagena desde hace años, por cuenta de varios malos y cuestionados gobiernos, elegidos con la venia de casas políticas lideradas por condenados por corrupción y parapolítica.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia