Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. | Daniel Morelo · 08 de Febrero de 2018

4241

0

Debido a la reciente ola de investigaciones y acusaciones que ha caído sobre el  exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons y sobre el actual gobernador Edwin Besaile, ambos de La U, en La Silla Caribe nos propusimos mirar cuáles son los negocios cuestionados por la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía que cada uno de ellos entregó en su paso por la Gobernación de Córdoba.

Sólo esta semana, el lunes, la Procuraduría anunció que, a ambos, les formulará cargos por las presuntas irregularidades en los pagos a unas IPS para hacer terapias de neurorehabilitación y, al día siguiente, la Fiscalía  anunció que le imputará cargos a Besaile por irregularidades en la financiación de su campaña a la Gobernación del 2015, luego de que Lyons confesara que le aportó a la campaña del actual Gobernador 2.100 millones de pesos que venían de recursos destinados a ser invertidos en salud.

En total, sus negocios cuestionados suman cerca de 283 mil millones de pesos, más del doble de lo que recibió el año pasado Montería por medio de ingresos tributarios.

Los llamamos negocios, puesto que no se trata de contratos en todos los casos. Por ejemplo, en el caso de los carteles de la salud no hubo contratos entre la Gobernación y las IPS, sino que la plata se entregó por medio de resoluciones. No incluimos lo que la Procuraduría ha llamado el ‘cartel del sida’, pues éste está en investigación y todavía el ente de control no ha terminado de definir las IPS que presuntamente habrían recibido estos pagos.

Estas son las conclusiones de esta base de datos:

1 La mayoría de negocios cuestionados fueron hechos durante la Administración de Lyons

El 94 por ciento de los negocios que están siendo investigados por los entes de control fueron entregados durante la Gobernación de Alejandro Lyons. De hecho, los negocios por los que Edwin Besaile está siendo investigado, como el cartel de la hemofilia y el de las terapias de neurorehabilitación, empezaron en la era Lyons.

El otro caso por el que Besaile es investigado es, justamente, por la cancelación de un convenio de cooperación que entregó Lyons con plata de Regalías.

2 La mayoría de los negocios cuestionados fueron pagados con plata de regalías

La mayoría de los recursos para pagar estos negocios cuestionados vino del Sistema General de Regalías. El 61,46 por ciento de la plata investigada (cerca de 174 mil millones de pesos) vino de estas transferencias que hace el Gobierno de los ingresos que obtiene de la explotación de los recursos naturales no renovables, mientras el 30,48 por ciento (cerca de 86.300 millones) vino del Sistema General de Participaciones.

El ocho por ciento restante vino de recursos propios de la Gobernación y se destinaron a proyectos de infraestructura.

3 Ciencia, tecnología y Salud, los más afectados

Dado que la mayoría de los recursos de los negocios cuestionados vinieron del Sistema General de Regalías y del Sistema General de Participaciones, los sectores más afectados fueron el de ciencia y tecnología y el de salud.

En el área de ciencia y tecnología los negocios cuestionados suman 174 mil millones de pesos, más de la mitad de lo que invertirá este año el Gobierno Nacional en Ciencia y Tecnología.

En salud, el presunto desfalco es de 53 mil millones de pesos, casi seis veces lo que costó, en Bogotá, la promocionada reapertura del Hospital San Juan de Dios que, ahora, tendrá la capacidad de atender a cerca de 14 mil personas mensualmente.

4 Los negocios que se hicieron con viejos conocidos

En uno de los negocios cuestionados de Besaile y en cinco de los de Lyons, los beneficiarios eran cercanos a los gobernadores. Besaile, por ejemplo, es cercano al director de la IPS San José de la Sabana, Rubén Guerra, pues, en las elecciones de 2015, cuando éste aspiraba a la Asamblea con el aval del antiguo PIN, respaldó la candidatura de Besaile.

Sin embargo, como contamos en La Silla Caribe, Guerra era más cercano a Lyons y de hecho era uno de los candidatos que el exgobernador apoyaba.

A Lyons también es cercano Guillermo Pérez Ávila, quien entre 2013 y 2015 era el representante legal de la IPS Unidos por su Bienestar -que es una de las que está enredadas en el cartel de la hemofilia- y es conocido por ser uno de los alfiles políticos del exgobernador, como también contamos en esta historia.

Del lado del cartel de las regalías, cuatro de estos cuestionados convenios fueron firmados con la Universidad del Sinú de la cual es dueña Mara Bechara. Bechara, como también hemos contado, es muy cercana al grupo de los Besaile (de hecho su hija está casada con Edwin Besaile) y cuando éstos apoyaron a Lyons en su campaña a la Gobernación, ella también lo hizo. Posteriormente, Lyons nombró como director de regalías del departamento a la persona a quien ella le había recomendado: el asesinado Jairo Zapa.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia