Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 27 de Agosto de 2019

14733

0

Como lo hemos contado, por decisión de su jefe, el expresidente César Gaviria, el Partido Liberal se alió para las elecciones regionales de este año con varios cuestionados de todo el país. En el Atlántico, las bases ya le están cobrando factura por eso.

Se trata de un grupo de dirigentes locales autodenominados "liberales libres", que en los últimos días anunciaron que no apoyarán a la Gobernación a la exministra charista Elsa Noguera (a quien Gaviria avaló), sino a su principal contrincante: el abogado Nicolás Petro, hijo del senador Gustavo Petro.

El anuncio lo hicieron de frente, aunque fuentes nos confirman que otros líderes rojos están con ellos, pero no dan la cara para evitarse problemas con el partido o, incluso, perder los contratos de prestación de servicio que tienen en la actual Gobernación del mandatario Eduardo Verano, quien es liberal, pero está aliado con la poderosa casa Char. 

El apoyo de parte de la base liberal a Petro en Atlántico es importante porque los rojos controlan la Gobernación hace casi 12 años y en las pasadas elecciones legislativas pusieron dos senadores y sacaron 91 mil votos. 

Por eso, el hecho de que un sector de esta militancia se haya rebelado contra las directrices oficiales del partido es un refuerzo importante para la campaña del delfín de Petro, que, en su carrera por enfrentar a los Char, ya ha sumado a otros clanes políticos del departamento como el de los Herrera en Soledad y el del exalcalde Víctor Escorcia en Malambo.

La campaña roja en la luz y en la sombra

Esta fuga de parte del liberalismo al petrismo tiene su origen en las presidenciales del año pasado en las que, como contamos, un sector del partido en el Atlántico abandonó la languideciente campaña de Humberto De la Calle para irse con Gustavo Petro, pues sentían que representaba los viejos ideales del liberalismo.

En segunda vuelta, tras la decisión del expresidente César Gaviria de apoyar al uribista  Iván Duque, muchos se molestaron y siguieron apoyando a Petro, desacatando la directriz del partido.

El aval para aspirar a la Gobernación del Atlántico que le entregó Gaviria a la charista Elsa Noguera revivió ese viejo malestar de las bases con las directivas. 

Varios militantes, como contamos, manifestaron su inconformismo días antes de que se conociera oficialmente el apoyo a Noguera convocando a un plantón para pedirle al exgobernador liberal  José Antonio Segebre que se lanzara para evitar, así, que los Char llegaran al liberalismo.

Segebre, finalmente, no se lanzó y el sello de los rojos quedó en manos de Elsa Noguera, quien además cuenta con avales de Cambio Radical, La U, los conservadores y el Centro Democrático.

Desde ese momento, las principales cabezas del liberalismo en el departamento, el diputado David Ashton (sobrino y heredero del detenido exsenador Álvaro Ashton) y el senador Mauricio Gómez, han estado haciéndole campaña a la Exalcaldesa barranquillera.

Sin embargo, parte de las bases del partido nunca estuvo de acuerdo con ese coaval y, cuando Nicolás Petro oficializó su candidatura a la Gobernación, decidieron apoyarlo.

Pero, unos lo hacen a plena luz del día y otros en la sombra.

El pasado 13 de agosto, en el hotel NH Collection de Barranquilla, se llevó a cabo una rueda de prensa en la que se anunció que un grupo de liberales, que se declaró en “rebeldía” con “la imposición” de Gaviria de avalar a Noguera, se iría de frente con Petro.

Este grupo está liderado por Antonio Vallejo, un militante liberal que lleva más de 30 años ondeando el trapo rojo.

Entre las razones que dieron, y que se hicieron públicas en un comunicado, para no apoyar a la candidata del charismo está el hecho de que Noguera es de “origen conservador y militante de Cambio Radical”, que no comparte “la ideología liberal socialdemócrata” del partido y que Gaviria no tuvo en cuenta a ninguno de los seis precandidatos que había en el Atlántico.

En esa misma rueda de prensa, Petro anunció que Vallejo sería su jefe de debate.

Aunque ‘Liberales Libres’ ha tenido una mayor visibilidad y su adhesión al petrismo se difundió en medios, la mayoría de los liberales que están con Nicolás Petro lo hacen sin hacer ruido.

Esto, porque, como nos lo contó una persona que milita en el liberalismo desde hace varios años y que prefirió que guardáramos su nombre para evitarse problemas, muchos de los liberales tienen intereses propios que defender y no pueden cantar su voto en público.

“La avalancha de liberales con Petro está por fuera de ‘Liberales Libres’, pero muchos no pueden salir a la luz porque tienen contratos o compromisos con una casa política y no pueden perjudicarlos”, nos aseguró.

Afirmó, también, que, además de Barranquilla, Petro tiene el respaldo de algunos liberales en los municipios de Suan, Polo Nuevo, Ponedera y Baranoa.

La llegada de liberales al petrismo se ha incrementado en las últimas semanas, desde las polémicas declaraciones del senador Arturo Char burlándose del gobernador liberal Eduardo Verano y de la Ley de Regiones. Así nos lo aseguraron, por aparte, dos personas que han estado en reuniones con liberales que ahora están en el petrismo.

“Las declaraciones de Arturo Char molestaron mucho a la gente, en especial al sector de Verano, y eso ha ayudado a consolidar ‘Liberales Libres’”, nos dijo a su vez Antonio Vallejo.

Así, mientras las cabezas del liberalismo atlanticense hacen campaña con Elsa Noguera, parte de su militancia, que desde el año pasado mostró su desacuerdo con las decisiones de César Gaviria, se está yendo a la campaña de Nicolás Petro.

Su finalidad es ayudar a repetir los buenos resultados (331 mil votos en primera vuelta y 440 mil en segunda) que sacó Petro padre en la campaña presidencial del año pasado y que contó, también, con el apoyo de parte de las bases liberales.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia