Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 25 de Junio de 2019

9932

0

Después de casi ocho años de manejar la Gobernación de Bolívar, los liberales están contemplando no llevar candidato propio en las regionales de octubre porque, aunque tienen dos aspirantes rojos, sienten que no cuentan con la fuerza electoral suficiente para mantener el cargo. 

Es la misma situación repetida de la Gobernación del Atlántico, en donde, como hemos contado, el partido pasará de cumplir 12 años controlando ese ente con mandatarios avalados por el liberalismo a respaldar a la candidata de los Char (Elsa Noguera), que militan en Cambio Radical y llevarán a su carta con aval de casi todos los partidos tradicionales. 

De esa manera, el liberalismo ‘cede’ poder en el Caribe con sus dos gobernaciones más importantes por lo grandes y por el presupuesto que manejan. 

En Bolívar lo hacen con la particularidad de que de allí es oriundo el senador liberal más votado del país: Lidio García Turbay, quien será el próximo presidente del Senado y además es primo y socio político del gobernador Dumek Turbay.

Justamente, esta rebaja de la apuesta liberal electoral en Bolívar se da en medio de un distanciamiento entre Lidio y Dumek por desacuerdos burocráticos. 

Aunque el Senador García es el político del departamento que más representación ha tenido estos años en la Administración departamental (Dumek le dio las secretarías de Agricultura, Minas y Desarrollo regional, el Fondo Territorial de Pensiones, la Dirección de Ingresos y la Oficina Jurídica), le parece que eso no ha bastado.

“Nosotros no hemos tenido los espacios suficientes como los han tenido otros partidos, siendo que las candidaturas han sido nuestras”, dijo Lidio el mes pasado a un medio local. 

Y aunque ya volvieron a hablar, por intermediación del jefe liberal César Gaviria, según nos contó una fuente que lo sabe de primera mano; en medio de estas grietas color rojo no se ha podido concretar una candidatura liberal para mantener el poder en la Gobernación.

El partido tiene dos precandidatos: Fejed Alí (exsecretario Privado de la Gobernación de Dumek) y el exgobernador Luis Daniel Vargas, recordado por haber sido destituido e inhabilitado 10 años por la Procuraduría por irregularidades en la contratación y porque, según asegura el portal Verdad Abierta, su campaña le recibió plata a la criminal La Gata en 2000.

Lidio García, no obstante, no quiere ir con ellos porque calcula que la colectividad y su grupo no tienen para poner solos los más o menos 400 mil votos que se necesitan para ser Gobernador bolivarense (Dumek ganó con 418.682 votos, mientras Lidio sacó a Senado en Bolívar 86.463 votos el año pasado).

Por ello, lo que está pensando es en coavalar candidaturas más fuertes, así no sean del liberalismo, como las de Vicente Blel Scaff (hijo y heredero político del grupo que aún sigue liderando el exsenador y parapolítico Vicente Blel Saad) y Hernando ‘Picho’ Padauí (exrepresentante de Cambio Radical y quien ha sido cercano al grupo de La Gata).

Blel va por el conservatismo y Picho por Cambio Radical y, por ahora, los dos son los aspirantes punteros, según reveló la semana pasada una encuesta de la encuestadora Mediciones Estratégicas S.A.S., que publicó la revista local Metro.

Esta idea de coaval nos la confirmó el representante liberal Silvio Carrasquilla, fórmula de Lidio en el Senado, quien nos aseguró que, de todas maneras, por ahora no se ha tomado una decisión definitiva.

Otra alta fuente del liberalismo en Bolívar nos confirmó que Lidio García ya se ha reunido con Padauí y con Blel para hablar de las condiciones del eventual respaldo liberal a alguno de ellos.

Este jueves que viene arranca el mes para las inscripciones de candidatos oficiales a las regionales de octubre, por lo que en unos días seguramente se sabrá cómo continúa la novela de los liberales en Bolívar que, aún sin haberse abierto las urnas, ya están cediendo poder en el Caribe.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia