Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 11 de Octubre de 2018

3223

0

En este momento en cabeza de Eduardo Verano, el Partido Liberal va a cumplir doce años seguidos de tener la Gobernación del Atlántico, una de las más importantes de la región Caribe. Sin embargo, al arranque de la puja para mantenerla, la colectividad llega dividida.

Ad portas del comienzo de la precampaña por las regionales de 2019, en el liberalismo atlanticense suenan como posibles cartas para reemplazar a Verano el exgobernador José Antonio Segebre, el concejal Óscar David Galán, el secretario privado de la Gobernación Pedro Lemus y el gerente del proyecto del súper puerto de aguas profundas Rodney Castro.

Sus cuatro nombres, aunque no están seguros aún como candidatos, evidencian las distintas corrientes que se mueven dentro del partido en una fractura.

A Segebre lo apoya como posible aspirante el grupo del hoy detenido por parapolítica exsenador Álvaro Ashton; a Galán lo quiere el grupo del senador Mauricio Gómez; y a Lemus y a Castro los impulsan desde el grupo del Gobernador Verano.

Los sectores de Ashton, Gómez y Verano representan justamente la fractura del Partido Liberal del Atlántico, cuya historia de división se remonta al 2014.

Como contamos en La Silla Caribe, durante muchos años el exsenador Ashton fue el único barón liberal que reinaba en el departamento. Esto cambió hace cuatro años cuando Mauricio Gómez, quien venía de ser concejal en Barranquilla, aspiró a la Cámara y derrotó a la fórmula de Ashton, Elverth Santos.

Gómez venía de tener fuertes vínculos con el charismo, que datan de su primer periodo en el Concejo, lo que hizo que su triunfo como congresista molestara a algunos liberales de trapo rojo que lo consideran un 'infiltrado' del charismo, que milita es en Cambio Radical.

Desde ese momento, Gómez ha venido aumentando su poder en el departamento, a tal punto que este año se convirtió en Senador, para lo cual el Atlántico le puso 33 mil votos. 

Por otro lado, está el grupo de Eduardo Verano, un viejo peso pesado del liberalismo en el departamento, quien, para ganar la Gobernación en 2015, se alió con la poderosa casa Char. Aunque, pese a ello no comparte movimiento con Gómez.

Cada una de estas tres corrientes le quiere apostar a una carta propia, que por ahora no está definida.

Segebre nos aseguró que “en principio, no está aspirando a la Gobernación”, aunque un amigo suyo nos dijo que "hay días que lo veo convencido y otros que no". 

Óscar David Galán, quien actualmente es presidente del Concejo, por su lado, ha dicho públicamente que está analizando la posibilidad de lanzarse.

Rodney Castro nos detalló que un grupo de dirigentes de la Alianza Verde lo contactó y le ofrecieron proponer su nombre para una posible candidatura. Afirmó que, dado que es liberal, estudiaría la posibilidad de lanzarse en una coalición multipartidista.

Y, por último, Pedro Lemus ha manifestado a personas cercanas a él que tiene la intención de renunciar este mes para, así, poderse presentar a la contienda sin inhabilitarse. Incluso un medio local ha afirmado que su renuncia será el próximo 16 de octubre.

Aunque no es propiamente liberal, en el sonajero de los liberales se ha escuchado también el nombre del exdirector de Cormagdalena, Alfredo Varela, quien fue mencionado por el senador Mauricio Gómez como uno de los precandidatos que pelearan por el aval del trapo rojo.

En concordancia con sus vínculos charistas, lo que quiere proponer Gómez es una consulta interna para elegir un único candidato liberal a la Gobernación. En esa puja él apoyaría a Varela, que iría en alianza con los Char, pues Varela haría fórmula con la carta charista a la Alcaldía: el exministro Jaime Pumarejo, quien se presentaría con aval de Cambio Radical.

Mejor dicho, con ayuda de Mauricio Gómez los Char se volverían a quedar con la Gobernación (como la tienen ahora con Verano) vía el Partido Liberal.

Todavía no es claro cómo hará el partido para definir aval y si todas estas facciones del liberalismo lograrán ponerse de acuerdo en torno a un solo candidato.

La pelea por el trapo rojo apenas comienza.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia