Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 09 de Febrero de 2018

2817

0

Tras tres meses largos de la renuncia del detenido alcalde Manolo Duque, por fin está listo en Presidencia el decreto que convoca nuevas elecciones atípicas en Cartagena el próximo 15 de abril. Sólo falta que el presidente Juan Manuel Santos  firme, lo que ocurriría en las próximas horas.

Mientras eso sucede, el panorama muestra dos candidatos entre quienes está dividida hoy la clase política local, y varios otros aspirantes con respaldos más independientes o que aún no suman mucha maquinaria.

Los dos primeros son los exconcejales Antonio Quinto Guerra (conservador, reconocido por ser representante de las formas tradicionales de hacer política y quien en 2015 quedó segundo a la Alcaldía con poco más de 100 mil votos). Y Andrés Betancourt (quien por firmas y con una campaña de corte ciudadano se convirtió en el palo de las regionales de hace tres años, al alcanzar 50 mil apoyos).

La indecisión de las casas políticas entre ellos es clave porque tradicionalmente han sido esos clanes (varios de ellos liderados por parapolíticos y corruptos) los que han determinado quién llega al Palacio de la Aduana en Cartagena.

Esos grupos políticos hoy son señalados como grandes responsables de la crisis institucional y social en la que está sumida la ciudad, que en 2017 completó ocho alcaldes -entre encargados y titulares- en siete años, y por primera vez desde 2008 vio cómo sus cifras de pobreza aumentaban.

Por ahora, a Quinto lo apoyan entre otros la casa Blel (que fundó y ha liderado el exsenador, condenado por parapolítica, Vicente Blel) y el representante conservador Pedrito Pereira (quien no va por la reelección en las legislativas porque planea lanzarse en las próximas ordinarias a la Alcaldía cartagenera).

Mientras, alrededor de Betancurt está la senadora vargasllerista Daira Galvis (quien en privado ha dicho que lo respaldará), el grupo del gobernador liberal Dumek Turbay Paz y su primo, el senador rojo Lidio García Turbay; y también ha conversado con el excandidato a la Alcaldía de Magangué Giovanni Meza (cabeza visible junto a su esposa, la representante de Cambio Radical, Karen Cure, del combo de Enilce López ‘La Gata’).

Otras casas fuertes como los García (liderada por el exsenador condenado por corrupción Juan José ‘Juancho’ García Romero) y los Montes (cuya cabeza ha sido el excongresista, condenado por parapolítica, William Montes) no cantan aún cuál será su carta en abril.

En la línea de partida también están los aspirantes César Anaya, quien ya está visitando barrios en una campaña que asegura es “independiente”, aunque en la ciudad es recordado por haber sido aspirante a la Gobernación con respaldo de La Gata (como lo contamos en La Silla en 2010) y por su pública cercanía con el alfil de la exempresaria: Giovanni Meza.

El exconcejal del Polo David Múnera (el aspirante más viable de la Coalición Colombia de Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo, que va a escoger un candidato único de entre esas tres fuerzas).

Y las candidaturas de los sectores cristianos: la del exconcejal Javier Bustillo, que irá con el aval del Partido Somos (antiguo Alas), y la del empresario Juan Carlos Ayala, el candidato por ahora del reconocido ‘Pastor del No’, Miguel Arrázola, quien jugará en la contienda de la mano del uribismo.

Aunque en el Centro Democrático también se ha considerado el nombre del almirante Gabriel Arango Bacci.

La largada de la partida la dará la salida oficial del decreto presidencial. Las movidas del poder apenas empiezan en una ciudad para la que muchos quieren una suerte mejor a lo mismo de siempre.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia