Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Pablo Pérez B. · 30 de Abril de 2019

7474

2

Pasaron cinco años desde la última vez que un presidente inauguró, en persona, el Festival de la Leyenda Vallenata, un evento antes imperdible para cualquier mandatario nacional.

Desde que empezó su segundo mandato y debido a un marcado antisantismo en el departamento, el entonces presidente Juan Manuel Santos dejó de asistir a un acontecimiento que, como hemos contado, reune a casi todo el poder nacional.

Su ausencia estuvo rodeada de rumores de que, si iba, sería abucheado: hace tres años un video que mandó al evento fue acompañado de chiflidos y gritos.

Esta seguidilla de ausencias presidenciales fue interrumpida el viernes pasado cuando el presidente Iván Duque, con un discurso que no duró más de tres minutos, prendió la parranda de cinco días que hasta hoy tiene en vela a Valledupar.

Duque, el uribista, fue recibido, en su mayoría, por aplausos ante un escenario en el que los parches de sillas vacías no eran una excepción y se concentraban principalmente en las graderías más lejanas.

Junto a él llegaron ministros, escoltas y copartidarios entre los que estaban la directora nacional del Centro Democrático Nubia Stella Martínez, el representante huilense Álvaro Hernán Prada y Sergio Araújo, el principal líder del uribismo en el Cesar y uno de los superpoderosos del departamento.

Al bajar del escenario, tras darle la mano a los periodistas que lo esperaban para dar declaraciones, el Presidente abrazó un viejo amigo de la campaña: al cantante Poncho Zuleta, conocido en el mundo del vallenato como ‘El Pulmón de Oro’ por la fuerza de su canto y a quien ‘Gabo’ bautizó como ‘Garganta de Lata’.

Más allá de lo anecdótico, el abrazo y la comitiva de uribistas, que durante los años en que gobernó el santismo no solía desfilar por el Festival y que luego de la inauguración asistió a una parranda organizada por el representante bogotano pero de origen costeño Juan Manuel Daza, son una muestra de los cambios que trajeron las elecciones del año pasado en la balanza del poder del Cesar.

Tras el regreso del uribismo a la Presidencia, el movimiento se ha empoderado en las regiones y en el Cesar la evidencia es que ya tienen candidata propia a la Gobernación este año y es, justamente, la hija de Poncho Zuleta.

Su nombre es Claudia Margarita Zuleta y ha trabajado como secretaria de Deportes de la Gobernación, como secretaria de Salud de Valledupar y recibió el aval del Centro Democrático la semana pasada.

Será una de las cartas de una coalición que se está cocinando entre varios sectores para enfrentar al cuestionado y mega poderoso clan de los Gnecco que controla la Gobernación desde hace siete años y cuya carta, este año, es el exgobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco, quien enfrenta un juicio penal por el delito de corrupción al sufragante.

De hecho, en esta ocasión, las principales parrandas fueron organizadas por estas dos fuerzas.

La del uribismo fue el sábado en la casa de campo de Poncho Zuleta y la de los Gnecco el domingo en su hacienda ‘Las Marías’.

El sábado con Poncho y Bavaria

Por la vía que lleva al aeropuerto Alfonso López Pumarejo, la casa de campo de Poncho Zuleta es reconocible por una pared blanca que tiene el logo que usó Iván Duque durante su campaña el año pasado.

Del uribismo, a ese almuerzo organizado por Claudia Zuleta, asistieron el representante Hernán Prada, Nubia Stella Martínez, el exrepresentante de Bogotá Samuel Hoyos y el exsenador, que reemplazó a Paloma Valencia durante su licencia de maternidad, Faruk Urrutia.

Al evento, en un patio ambientado con carpas blancas, también asistieron el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, quien fue uno de los que más se gozó este Festival y no se perdió ni una fiesta, y el gobernador vargasllerista de Sucre Édgar Martínez.

Otro de los que no se perdió de este almuerzo fue el expresidente Ernesto Samper, uno de los más asiduos visitantes del Festival de la Leyenda Vallenata.

Con Samper, asistió el representante de Cambio Radical Eloy Chichí Quintero, quien es amigo del Expresidente y todos los años, en época de Festival, lo hospeda en su casa en Valledupar.

Quintero lidera un grupo político propio con casa en Cambio Radical y ha sido aliado en varias ocasiones de los Gnecco.

Sin embargo, para las regionales de octubre, no apoyará a su candidato, sino que se irá con Claudia Zuleta, pues Chichí es amigo de vieja data de Poncho.

A Zuleta también la apoya el representante de La U Cristian Moreno, quien solía hacer parte del clan Gnecco, pero se distanció de ellos en las pasadas elecciones e incluso denunció de frente cómo este grupo político estaba supuestamente comprando con plata a sus líderes en las legislativas pasadas.

La idea que tienen en mente con los liberales del departamento, el exgobernador Rafael Bolaños y el exdirector de Corpocesar (ambos en proceso de recolectar firmas) y el uribismo, es armar una gran coalición para enfrentar a los Gnecco.

Sin embargo, hasta el momento no hay nada concretado y cada uno está aspirando por su lado.

La parranda se acabó cerca de las tres y media de la tarde y de ahí la mayoría de los asistentes se fueron para la fiesta que organiza cada año Bavaria y a la que fueron, calculando al ojo, cerca de unas 200 personas.

Allí, tocaron Peter Manjarrés, Iván Villazón y Silvestre Dangond y  fueron incluso miembros del clan Gnecco.

El domingo con los Gnecco

A diferencia del almuerzo de Claudia Zuleta, la tradicional mega parranda organizada por la matrona Cielo Gnecco no se acabó temprano, sino que siguió hasta la madrugada del lunes.

Como hemos contado, es la fiesta privada más importante de todas las que se realizan en el marco del Festival Vallenato.

“Es, sin lugar a dudas, la mejor fiesta del Festival, por la atención, es un buffet y tiene aire acondicionado”, nos contó uno de los asistentes.

En ella también suelen tocar los más importantes cantantes del vallenato y asistir lo más selecto del poder nacional, que se codea en fiesta con el poder cuestionado de los Gnecco. Por ejemplo, este año cantaron los mismos que el día anterior estaban en la parranda de Bavaria: Manjarrés, Villazón y Dangond.

A esta fiesta también asistió el ministro Carrasquilla, quien se tomó una foto con Cielo Gnecco y otros miembros del clan como el senador José Alfredo Gnecco y el representante Eliécer Salazar.

Este año los Gnecco le apuntarán a seguir mandando en la Gobernación de la mano del exgobernador Luis Alberto Monsalvo, hijo de Cielo Gnecco.

Como contamos, Monsalvo enfrenta, desde el 2017, un juicio penal por el delito de corrupción al sufragante por presuntamente haber pactado, durante la campaña del 2011, con los habitantes de unas invasiones ilegales en Valledupar que les ayudaría a permanecer en esos terrenos a cambio de que votaran por él a la Gobernación y por el entonces candidato a la Alcaldía por firmas, Augusto ‘Tuto’ Uhía (hoy alcalde con el aval conservador y aliado de los Gnecco).

Para continuar al mando de la Gobernación, los Gnecco tienen una alianza con el superpoderoso representante conservador Ape Cuello, quien también estuvo presente en el evento y se tomó una foto con sus colegas Wadith Manzur (conservador), Alejandro Chacón (liberal) y Jorge Eliécer Salazar (La U).

Por su lado, Ape quiere seguir mandando en Valledupar y, para ello, respalda, junto a los Gnecco, la candidatura por firmas de Ernesto Orozco y su movimiento ‘Por ti Valledupar’.

Fue así como las fuerzas que hoy se disputan la Gobernación del Cesar hospedaron a parte de la dirigencia política del Caribe y nacional y mostraron cómo la competencia por la principal silla del departamento se encarna en uno de los festivales más importantes del país.

En esta galería encontrarán más fotos de lo que fue la gran parranda que hubo este fin de semana en Valledupar.

 

Comentarios (2)

Atlas José

30 de Abril

0 Seguidores

Una pregunta pensando en la discusión del Plan de Desarrollo que se dará en ...+ ver más

Una pregunta pensando en la discusión del Plan de Desarrollo que se dará en el Congreso esta semana: ¿Carrasquilla perdió tiempo valioso en el Festival o estaba alineado Caciques Políticos?


Juan Corredor García

03 de Mayo

0 Seguidores

Muy buen escrito. Definitivamente uno de los libros que está por escribirse es el de la alianza del Poder y el Vallenato.

Muy buen escrito. Definitivamente uno de los libros que está por escribirse es el de la alianza del Poder y el Vallenato.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia